22/06/2017, 17.13
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: Las iglesias Orientales, vivaces no obstante las persecuciones y el terrorismo

Recibiendo a los participantes en la asamblea de la “Reunión de las Obras para la Ayuda a las Iglesias Orientales”, Francisco recomienda la formación del clero. “No olvidemos que en Oriente también en nuestros días, los cristianos-no importa si católicos, ortodoxos o protestantes- derraman su sangre como sigilo de su testimonio”.

Ciudad del Vaticano (AsiaNews)- “No olvidemos que en Oriente también en nuestros días, los cristianos-no importa si católicos, ortodoxos o protestantes- derraman su sangre como sigilo de su testimonio”. Volvió a repetirlo el Papa Francisco que, recibiendo a los participantes en la asamblea de la “Reunión de las Obras para la Ayuda a las Iglesias Orientales” (ROACO), recordó que las Iglesias orientales han sufrido “terribles olas de persecuciones” y todavía son víctimas del “terrorismo fundamentalista”, también si se ven signos de retorno de tantos cristianos escapados.

El Papa recomendó que las Iglesia orientales continúen dedicando particular atención a la formación del clero y a sostener “los proyectos y las iniciativas que edifican en modo auténtico el ser Iglesia”.

Francisco, tomando como referencia el centenario de la Congregación de las Iglesias Orientales dijo que: “fueron decenios que han visto el sucederse de eventos dramáticos: las Iglesias orientales fueron a menudo investidas por terribles olas de persecuciones y de angustias, ya sea en el Este europeo co0mo en Oriente Medio. Enormes migraciones han debilitado la presencia en los territorios en los cuales habían florecido desde hacía siglos. Ahora, gracias a Dios, algunas de ellas volvieron a la libertad después del doloroso período de los regímenes totalitarios, pero otras, especialmente en Siria, Irak y Egipto, ven a sus hijos sufrir a causa del perdurar de la guerra y las insensatas violencias realizadas por el terrorismo fundamentalista”.

“Todas estas vicisitudes nos han hecho atravesar la experiencia de la Cruz de Jesús: esa es causa de turbación y sufrimiento, pero al mismo tiempo es fuente de salvación”.

Por otra parte, manifestó su alegría por la reflexión conjunta de las Iglesias sobre la importancia de la formación inicial de los seminaristas y aquella permanente de los sacerdotes: “Somos conscientes de la elección radical expresada por muchos de ellos y del heroísmo de su testimonio de entrega al lado de sus comunidades, a menudo sometidas a duras pruebas”, expresó, a la vez que puso en guardia de las tentaciones que pueden encontrarse, como la búsqueda de un estatus social o de un modo de ejercer el papel de guía, siguiendo criterios humanos de consolidación de la propia posición. “Somos conscientes de la elección radical expresada por muchos de ellos y del heroísmo de su testimonio de entrega al lado de sus comunidades, a menudo sometidas a duras pruebas”, expresó, a la vez que puso en guardia de las tentaciones que pueden encontrarse, como la búsqueda de un estatus social o de un modo de ejercer el papel de guía, siguiendo criterios humanos de consolidación de la propia posición.

“El esfuerzo que la Congregación y las agencias deben seguir cumpliendo es aquel de sostener los proyectos e iniciativas que edifican con autenticidad el ser Iglesia, el pontífice puntualizó que todo debe ser realizado alimentando el estilo de la proximidad evangélica: en los Obispos, para que lo vivan en relación con sus presbíteros, para que éstos puedan sentir la caricia del Señor a los fieles a ellos confiados. Pero custodiando todos, la gracia de permanecer como discípulos del Señor, a partir de los primeros que aprenden a hacerse últimos con los últimos. El seminarista y el joven sacerdote sentirán así la alegría de ser colaboradores de la salvación ofrecida por el Señor, que se inclina como el Buen Samaritano a derramar sobre las heridas de los corazones y de las historias humanas el aceite de la consolación y el vino de la esperanza evangélica”.

“¡Sintámonos piedras vivas unidas con Cristo, que es la piedra angular!. Las Iglesias orientales custodian tantas veneradas memorias, iglesias, monasterios, lugares de santos y santas: hay que custodiarlos y conservarlos, también gracias a vuestra ayuda, favoreciendo así la peregrinación a las raíces de la fe. Pero cuando no se pueden reparar o mantener las estructuras, hay que seguir siendo templo vivo del Señor, recordando que la "arcilla" de nuestra vida creyente ha sido moldeada por las manos del “alfarero”, el Señor, que ha infundido en ella su Espíritu vivificador. Y no hay que olvidar que en Oriente, incluso en nuestros días, los cristianos – no importa que sean católicos, ortodoxos o protestantes - derraman su sangre como sello de su testimonio”.

“Los fieles orientales, cuando estén obligados a emigrar, puedan ser acogidos en los lugares adonde llegan, y puedan seguir viviendo según las propias tradiciones eclesiales, de modo que la labor de los representantes de los organismos, sea puente entre Oriente y Occidente, tanto en los países de origen como en aquellos de los que provienen”. 

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: Iglesia católica oriental perseguida por el comunismo y el fanatismo
22/06/2018 15:49
Papa: En Oriente Medio "acuerdos tácitos por los cuales la vida de miles y miles de familias" valen menos que el petróleo
15/06/2015
Medio Oriente, no el radicalismo, sí a un Islam"iluminado"
29/11/2013
Patriarcas de la Iglesia Oriental con el Papa por el futuro del cristianismo en Medio Oriente
19/11/2013
Papa: Oriente Medio, para la paz se necesita una voluntad de diálogo, no treguas garantizadas por muros
07/07/2018 22:11