09/05/2014, 00.00
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: los misioneros abran y tengan abiertas para todos las puertas de la Iglesia

Hablando a las pontificias obras misioneras el Papa Francisco dice que: "La Iglesia, misionera por naturaleza, tiene como prerrogativa fundamental el servicio de la caridad a todos". "A ustedes les es pedido obrar para que las comunidades eclesiales sepan acoger con amor preferencialmente a los pobres". "Con paciente perseverancia, promuevan la corresponsabilidad misionera". "Hay tanta necesidad de sacerdotes, de personas consagradas y fieles laicos".

Ciudad del Vaticano (AsiaNews)-  La acción misionera "paradigma de toda la Iglesia", en este tiempo de grandes transformaciones, "exige una Iglesia misionera toda en salida", lista en el "servicio de la caridad para todos" y comprometida para obrar para que las comunidades eclesiales "tengan abiertas las puertas" y "sepan acoger con amor preferencial a los pobres". El encuentro de esta mañana con los participantes al encuentro de las Pontificias obras misioneras dio ocasión al Papa Francisco el poder subrayar algunas de sus expectativas de parte de aquellos que están "al servicio de la misión de la Iglesia para llevar el Evangelio a las gentes en cada parte de la tierra".

Respondiendo al saludo del Card. Prefecto Fernando Filoni, el Papa recordó que "con la Exhortación apostólica "Evangelii gaudium", quise invitar a todos los fieles a una nueva evangelización; y también en nuestra época la "missio ad gentes", es la fuera que lleva a este dinamismo fundamental de la Iglesia. El ansia de evangelizar "los confines", atestiguada por misioneros santos y generosos, ayuda a todas las comunidades a realizar una pastoral extrovertida y eficaz, una renovación de las estructuras y de las obras. La acción misionera es paradigma de cada obra de la Iglesia (Cfr. Evangelii gaudium, 15)".

"Evangelizar, en este tiempo de grandes transformaciones sociales, requiere una Iglesia misionera toda en salida, capaz de obrar con discernimiento para confrontarse con las diversas culturas y visiones del hombre. Por un mundo en transformación se necesita una Iglesia renovada y transformada por la contemplación y por el contacto personal con Cristo, por la potencia del Espíritu. Es el Espíritu de Cristo la fuente de la renovación, que nos hace encontrar nuevos caminos, nuevos métodos creativos, varias formas de expresión para la evangelización del mundo actual. Es Él que nos da la fuerza de comenzar el camino misionero y la alegría del anuncio, para que la luz de Cristo ilumine a cuántos todavía no lo conocen o lo han rechazado. Por esto se nos pide el coraje de "alcanzar a todas las periferias que necesitan de la luz del Evangelio" (Evangelii gaudium, 21). No nos pueden impedirlo nuestras debilidades, ni nuestros pecados, ni tantos obstáculos que se nos ponen delante del testimonio y de la proclamación del Evangelio. Es la experiencia del encuentro con el Señor Jesús que nos empuja y nos dona la alegría de anunciar a Él a todas las gentes"

"La Iglesia, misionera por su naturaleza, tiene como prerrogativa fundamental el servicio de la caridad para con todos. La fraternidad y la solidaridad universal son connaturales a la vida y a la misión en el mundo y por el mundo. La evangelización, que debe alcanzar a todos, es llamada todavía a partir de los últimos, de los pobres, de los cuales tienen las espaldas curvas bajo el peso y la fatiga de la vida. Obrando así, la Iglesia alarga la misión de Cristo mismo, el cual "vino porque tenemos la vida y la tenemos en abundancia" (Jn. 10,10). La Iglesia es el pueblo de las  Bienaventuranzas, la casa de los pobres, de los afligidos, de los excluidos y de los perseguidos, de aquellos que tienen hambre y sed de justicia. A ustedes les es pedido de obrar para que las comunidades eclesiales sepan acoger con amor preferencial a los pobres, teniendo las puertas abiertas para que todos puedan entrar y encontrar refugio".

"Las Pontificias Obras Misioneras, son el instrumento privilegiado que reclama y cuida con generosidad la "missio ad gentes" . Por esto me dirijo a ustedes como animadores y formadores de la conciencia misionera de las Iglesias locales: con paciente perseverancia promoverán la corresponsabilidad misionera. Hay tanta necesidad de sacerdotes, de personas consagradas y de fieles laicos que, aferrados por el amor de Cristo, están marcados a fuego por la pasión por el Reino de Dios y disponib,es para ponerse en el camino de la evangelización".

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: y ¿si mañana un marciano me pidiese el bautismo?
12/05/2014
Papa: la misión es obra del Espíritu, es para el pueblo y no es proselitismo
21/05/2020 16:57
Papa: la misión, para la iglesia es el “compromiso esencial”, “máximo desafío” y “fuente de renovación”
05/06/2015
Papa a las víctimas del terremoto: “Apenas sea posible también yo espero ir a visitarlos”
28/08/2016 13:40
Director POM: Mes misionero extraordinario, para renovar a la Iglesia india
22/02/2019 15:27