30/06/2018, 15.12
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: para dar testimonio de Jesús, se necesita el coraje de la verdad y una atención hacia todos

 “Se trata de hablar con claridad y de no mirar hacia otro lado, frente a los ataques al valor de la vida humana desde su concepción hacia su ocaso natural, frente a la dignidad de la persona humana, frente a los males sociales, frente a las variadas formas de pobreza”.  

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) – Tener “el coraje de la verdad”, la atención hacia todos, especialmente a los alejados, y la capacidad de cautivar y comunicar. Son los tres aspectos del testimonio cristiano señalados por el Papa Francisco, para la actividad de las Familias de la Preciosísima Sangre, que fueron recibidas hoy en el Vaticano.

El Papa subrayó de qué manera, “ya desde los inicios del Cristianismo, el misterio de amor de la Sangre de Cristo ha cautivado a muchas personas”. “La meditación del sacrificio de Cristo –agregó- nos impulsa a realizar obras de misericordia, entregando nuestra vida por Dios y por los hermanos sin guardar nada para sí. La meditación del misterio de la Sangre de Cristo derramada en la cruz por nuestra redención, nos empuja, sobre todo, hacia cuantos podrían ser curados de sus sufrimientos morales y físicos pero que, sin embargo, son abandonados para dejarlos languidecer,  marginados por una sociedad de consumo e indiferencia.  Es en esta perspectiva que debe resaltarse en toda su importancia el servicio que ustedes prestan a la Iglesia y a la sociedad. Por mi parte, les sugiero tres aspecto que pueden ayudarles en vuestra actividad y en vuestro testimonio: el coraje de la verdad, la atención hacia todos, especialmente hacia quienes están alejados; la capacidad de cautivar y comunicar”.

El coraje de la verdad. Es importante  ser personas valientes, construir comunidades valientes que no tengan miedo de tomar partido para afirmar los valores del Evangelio y la verdad sobre el mundo y sobre el hombre. Se trata de hablar claro, y de no mirar hacia otro lado frente a los ataques contra el valor de la vida humana desde su concepción hacia su ocaso natural, frente a la dignidad de la persona humana, frente a los males sociales y frente a las variadas formas de pobreza. El testimonio de los discípulos de Jesús es una llamada a tocar la vida de las parroquias y de los barrios, a no quedarse indiferentes sino por el contrario, a incidir, transformando los corazones y la vida de las personas”.

“El segundo aspecto es la atención hacia todos, especialmente hacia quienes están alejados. En su misión, ustedes son llamados a llegar a todos, a hacerse entender por todos, a ser, por así decir, ‘populares’, usando un lenguaje gracias al cual todos puedan comprender el mensaje del Evangelio. Los destinatarios del amor y de la bondad de Jesús son todos: los que tenemos cerca, pero sobre todos, los que están lejos. Por lo tanto, se necesita identificar las formas más adecuadas para lograr acercarse a una multiplicidad de personas en sus casas, ambientes sociales y en la calle. Para hacer esto, tienen delante el ejemplo de Jesús y de sus discípulos, que caminaban por las calles de Palestina, anunciando el Reino de Dios”.  

“El tercer aspecto que sugiero, para el testimonio de ustedes, es la capacidad de cautivar y comunicar. La misma se orienta especialmente a la predicación, a la catequesis, a los caminos a través de los cuales profundizar la Palabra de Dios. Se trata de hacer surgir un compromiso y una participación cada vez mayor para ofrecer y para saborear los contenidos de la fe cristiana, llamando a vivir una vida nueva en Cristo. El Evangelio y el Espíritu Santo hacen brotar palabras y gestos que hacen arder los corazones y los ayudan a abrirse a Dios y al prójimo. Para este ministerio de la Palabra, puede obtenerse inspiración partiendo de la actitud que tenía Cristo cuando dialogaba con la gente para revelar su misterio a todos, para cautivar a la gente común con enseñanzas elevadas y exigentes. “Creo que el secreto se esconde en esa mirada de Jesús hacia el pueblo, más allá de sus debilidades y caídas: «No temas, pequeño rebaño, porque a vuestro Padre le ha parecido bien daros el Reino» (Lc 12,32)» (Exhortación apostólica Evangelii gaudium, 141). Imitar el estilo de Jesús cuando predicaba, nos ayuda a acercarnos a los demás haciendo que ellos perciban la ternura de Dios. Creo que vivimos en una época en la cual es necesario llevar adelante la revolución de la ternura”.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa a las víctimas del terremoto: “Apenas sea posible también yo espero ir a visitarlos”
28/08/2016 13:40
Papa: Los refugiados son nuestros hermanos, para ser acogidos
22/06/2016 12:39
Papa: chismosear es matar y quien chismosea es un terrorista
14/11/2018 12:05
Papa: el testimonio cristiano es ‘fruto’ de la misa
04/04/2018 12:11
Papa: Dios “ablande un poco el corazón” de quien condena todo aquello que está “fuera de la Ley”
02/05/2017 13:54