07/11/2017, 12.51
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: quien pierde la capacidad de sentirse amado por Dios pierde todo

La iniciativa de Dios es gratuita, la salvación es gratuita, el Señor "no pide nada a cambio": "Solo amor, fidelidad, como Él es amor y Él es fiel". "La salvación no se compra".

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) - La iniciativa de Dios es gratuita, la salvación es gratuita, por lo que no se pierde la capacidad de sentirse amado: la de amar se recupera, pero si se pierde la sensación de ser amado, se pierde todo. El Papa Francisco lo dijo durante la misa celebrada esta mañana en Casa Santa Marta comentando el pasaje del Evangelio de Lucas (14, 15-24) en el que Jesús cuenta una parábola para animar a quienes tienen que invitar a alguien a casa para invitar a los que no pueden corresponder.

Un hombre - dice la parábola - dio una gran cena e invitó a muchas personas. Los primeros invitados no quisieron ir porque no les importaba ni la cena ni a las personas ni la invitación del Señor: estaban tomados por sus propios intereses, más grandes que la invitación. Quién había comprado cinco pares de bueyes, quién un campo, quién porque se había casado. En esencia, señaló el Papa, se preguntaron qué podrían ganar. Estaban "ocupados" como el hombre que hacía tiendas para acumular sus pertenencias, pero murió esa noche. Estaban tan apegados al interés que esto los lleva a una "esclavitud del Espíritu", es decir, a ser "incapaces de comprender la gratuidad de la invitación".

"Y si no se entiende la gratuidad de la invitación de Dios", advirtió Francesco, "nada se comprende". La iniciativa de Dios es siempre gratis. Pero para ir a este banquete, ¿qué se tiene que pagar? Pero, el boleto de entrada es estar enfermo, ser pobre, ser un pecador... Estos (así) les dejan entrar, este es el boleto de entrada: tener necesidad tanto en el cuerpo como en el alma. Pero, por la necesidad de cuidado, de curación, necesidad de amor...".

Por lo tanto, hay dos actitudes: por un lado, a Dios no hay que pagarle nada y luego le dice al siervo que conduzca a los pobres, tullidos, buenos y malos: esto se trata de una gratuidad que "no tiene límites", Dios "recibe a todos". Por otro lado, la forma de obrar de los primeros que no entienden la gratuidad. Como el hermano mayor del Hijo Pródigo, que no quiere ir al banquete organizado por su padre para su hermano que se había ido, él no entiende. "'Pero esto ha gastado todo el dinero, gastado la herencia, con los vicios, con los pecados, ¿eres parte de ello? Y yo que soy católico, práctico, voy a misa todos los domingos, hago las cosas, ¿a mi nada? Este no entiende la gratuidad de la salvación, él piensa que la salvación es el fruto de 'yo pago y tú me salvas'. Pago con esto, con esto, con esto... ¡No, la salvación es gratis! Y si no te metes en esta" dinámica de la gratuidad no entiendes nada. La salvación es un regalo de Dios a lo que uno responde con otro regalo, el regalo de mi corazón".

Aquellos que piensan en sus propios intereses, dijo el Papa, cuando oyen hablar de los dones, saben que se tiene que hacer, pero de inmediato piensan en "reciprocidad": "Voy a hacer este regalo," y luego "en otra ocasión, hará otro". El Señor, por otro lado, "no pide nada a cambio": "Solo amor, fidelidad, ya que Él es amor y Él es fiel". "La salvación no se compra, simplemente ingresas al banquete". "Bienaventurados los que tomarán alimento en el Reino de Dios": esto es la salvación.

Los que, sin embargo, no están dispuestos a entrar en el banquete, "se sienten seguros", "salvados a su modo fuera del banquete": "han perdido el sentido de la gratuidad, el sentido del amor". "Perdieron una cosa muy grande y muy hermosa todavía y esto es muy malo: han perdido la capacidad de sentirse amados". "Y cuando pierdes (no digo la capacidad de amar, porque eso se recupera) la capacidad de sentirte amado, no hay esperanza, lo has perdido todo. Nos hace pensar en la escrito en la puerta del infierno de Dante: 'Dejada la esperanza', has perdido todo. Debemos pensar delante de este Señor: 'Porque te digo, quiero que se llene mi casa'. Este gran Señor, que es tan amoroso, quiere llenar su casa de forma gratuita. Le pedimos al Señor que nos salve de perder la capacidad de sentirnos amados".

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa a las víctimas del terremoto: “Apenas sea posible también yo espero ir a visitarlos”
28/08/2016 13:40
Papa: ir siempre a la ‘fiesta’ gratuita a la que nos invita el Señor
05/11/2019 13:27
Papa: "la salvación es gratuita”, no cerrar la puerta a quien la busca
19/10/2017 14:16
​Papa: Los doctores de la ley “acortaban los horizontes de Dios y hacían el amor de Dios pequeño, pequeño”
15/10/2015
Papa: aquellos que se reconocen pecadores "abren el corazón en la confesión de los pecados, al encuentro con Jesús"
18/09/2014