15/11/2016, 13.36
TURQUIA
Enviar a un amigo

Presidencialismo, islamización, lucha contra los kurdos: el camino de Erdogan por el poder

El partido de oposición kurdo HDP fue el único en contrastar en el Parlamento el plan de modificación institucional del país. El voto sobre la reforma debería realizarse en abril de 2017. En el caso de victoria en manos de Erdogan habrá una concentración de poderes único. La lira turca paga la inestabilidad y pierde el 6% sobre el dólar en un mes. La política de represión post-golpe golpea también a la escuela.

Estambul (AsiaNews)- En Turquía continúa la campaña del jefe de Estado Recep Tayyip Erdogan que, a través de un referéndum, quiere modificar el orden institucional del Estado de la actual república parlamentaria al presidencialismo, con un ulterior aumento de sus poderes. En esta óptica el Partido por la Justicia y el Desarrollo (AKP, en el gobierno en el país) intensificó la campaña de represión contra los kurdos, para conquistar siempre más votos en la derecha nacionalista. Una campaña que contribuyó a radicalizar aún más los contrastes en el país y aumentó las tensiones con Europa, que denuncia una verdadera y propia derivación autoritaria.

Después del fallido golpe de Estado en Turquía de julio pasado, el presidente Erdogan y el gobierno de Ankara han lanzado una campaña de represión contra los presuntos autores del fallido golpe. Entre éstos están también los seguidores del predicador islámico Fethullah Gülen, considerado la mente del golpe de Estado en el cual murieron 270 personas y miles de heridos.

 Hasta ahora las autoridades turcas han detenido decenas de miles de personas, entre los cuales docentes, militares, intelectuales, opositores políticos, empresarios, periodistas, activistas y simples ciudadanos. La represión del gobierno golpeó con particular crueldad al más importante partido de oposición filo-kurdo (el partido democrático de los pueblo, HDP), cuyos dirigentes fueron arrestados recientemente.

Analistas y expertos explican que el gobierno muestra los músculos en la lucha contra los kurdos para complacer a la derecha nacionalista, cuyo apoyo en el Parlamento es esencial para llamar a un referéndum sobre el presidencialismo. Un voto que se debería realizar en primavera-los bien informados hablan de abril de 2017- y que llevaría a transferir el poder ejecutivo del primer ministro al presidente, además de introducir la contemporaneidad de voto para las presidenciales y las legislativas.

De este modo, Erdogan se pone a la cabeza del Estado, como guía del gobierno y mantiene la dirigencia de su partido. Una concentración única de los poderes, contra el cual se declaró en modo abierto el partido kurdo HDP; de aquí la decisión del “sultán” y de sus más fieles de iniciar la caza a los kurdos, un tiempo “explotados” para subir al poder.

La política de represión kurda promovida por Erdogan es apoyada con fuerza por los nacionalistas del MHP, que han recibido con favor el arresto de la dirigencia del partido filo-kurdo. Y justamente por cortejar a la derecha el jefe de Estado se dijo disponible para reintroducir la pena de muerte, levantando de este modo protestas de Bruselas. Hisyar Ozsoy, vicepresidente del HDP, afirmó recientemente que “nosotros somos el obstáculo principal al presidencialismo y debemos ser eliminados”.

La situación de instabilidad y represión promovida por la dirigencia de Ankara tuvo pesadas repercusiones en la vida económica, cultural y escolástica del país. Esto lo confirma el clima de incertidumbre de los mercados, el hecho que la lira turca haya perdido casi el 6% del propio valor sobre el dólar en el solo mes de octubre.

Sin embargo, los efectos más evidentes de la política post (fallido) golpe deseada por Erdogan surgen en la escuela y en el sistema educativo turco. En estos meses las autoridades suspendieron o despedido a treinta mil docentes. Uno de éstos el profesor Erdem (que no quiere revelar la total identidad por miedo a retorsiones) que declara que supo la noticia de su despido “a través de las redes sociales”.

“Mi nombre-explica- estaba dentro de una lista pública” con la acusación de haber “apoyado a organizaciones terroristas”. En realidad él en el pasado se batió por las luchas sindicales y después de 20 años de carrera, se encuentra sin un trabajo y con el pasaporte (así como el de la esposa y de los hijos) suspendido de oficio por las autoridades. Su nombre está marcado en “rojo” en el sitio de internet perteneciente al gobierno. “No soy el único caso-concluye el hombre- aquí todos tienen miedo”.

Además de las modificaciones en clave institucional, para muchos el intentado golpe se reveló para Erdogan como “un don de Dios” para cambiar también el sistema escolar y educativo. Una verdadera y propia “revolución cultural” que da una visión laica de la instrucción se está progresivamente transformando en un modelo radical islámico. Del velo a la prohibición de usar faldas a las mujeres, de los programas educativos a la presencia de imanes en las escuelas coránicas, el fin de un modelo educativo laico y pluralista aparece siempre más evidente. Estudiantes y docentes han intentado protestar contra esta campaña del gobierno, iniciada mucho antes del intentado golpe, sin embargo, las represiones que siguieron al fallido golpe de Estado han silenciado las voces de los jóvenes y de sus profesores.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Turquía, nuevas purgas post-golpe: fueron arrestados 103 académicos y expulsados dos intendentes
18/11/2016 09:49
Estambul: fue arrestado un periodista alemán de origen turco que estaba investigando al gobierno
28/02/2017 10:53
Ankara arresta a un juez turco de la ONU, en una clara violación de la inmunidad diplomática
10/11/2016 10:49
Represión interna y sueños neo-otomanos de Ankara ya preocupan a la comunidad internacional
05/11/2016 13:02
Condena de un año para la líder kurda. Sospechas en torno a las muertes en las cárceles turcas
12/04/2017 10:17