22/05/2017, 13.53
IRAN
Enviar a un amigo

Rouhani: economía, Riad y Washington, los desafíos internos y globales del Presidente confirmado

Miles de personas en las calles celebran la victoria del candidato moderado, confirmado para un segundo mandato. El programa de reforma, condicionado al éxito económico y la lucha contra la corrupción. El voto en las elecciones municipales en los grandes centros premia a los candidatos reformistas y moderados.

Teherán (AsiaNews) - Una lucha frontal contra la corrupción, el fortalecimiento de la economía con el fin de reducir el desempleo, para plantear la cuestión de las reformas en materia de derechos civiles e individuales. Estos son los desafíos que enfrenta el nuevo presidente de Irán, Hassan Rouhani, que ganó las  elecciones del 19 de mayo pasado asegurándose un segundo mandato.

La victoria del candidato moderado, apoyado por la facción reformista a expensas del líder ultraconservador Ebrahim Raisi fue recibido con celebraciones callejeras, especialmente en las grandes ciudades y entre los sectores de la población más joven. Con el 57% de los votos, Rouhani, de 68 años de edad, ganó la carrera contra su rival Raisi, quien recibío un 38%. Para el candidato vencido, que habría denunciado "irregularidades" en el proceso de votación, fue una dura derrota a pesar del apoyo de los religiosos y del sistema, desplegados en masa a su favor. Ahora, también se alejan las posibilidades de que algún día él sea nombrado sucesor del gran Ayatollah Ali Jamenei, como líder supremo del país.

El resultado de la elección confirma que la mayoría de los iraníes aprueba la política de apertura promovida por Rouhani, que culminó en el histórico acuerdo sobre el programa atómico, que ha determinado un parcial aligeramiento de las sanciones económicas occidentales. En la capital, miles de personas salieron a las calles vestidos con los colores verde y púrpura - un símbolo de los reformadores y los moderados - expresando su alegría y cantando consignas y canciones, entre ellas "con Irán", "Vivan las reformas" y "Larga vida a Rouhani".

Para el presidente se proyecta en el horizonte un doble desafío, tanto en el interior y como en el exterior del país: en Irán, la confrontación con los conservadores y los líderes religiosos, hostiles a la política de reformas. El riesgo es que Rouhani repita el segundo y  fallido mandato de Mohammad Khatami (1997-2005), que fue incapaz de proseguir el camino de la tímida apertura del primer cuatrienio. Los analistas y expertos explican que el programa de reformas quedará condicionado al éxito en el sector económico y a una consiguiente mejora de la vida cotidiana de las personas. El mismo ayatola Khamenei, al dirigir sus felicitaciones por la victoria "del pueblo iraní" ha recordado que "la prioridad es la lucha contra la corrupción, los sectores deprimidos de la población y las zonas rurales".

A nivel internacional, se mantiene el conflicto con Arabia Saudita, que durante el fin de semana, ha fortalecido la alianza con los Estados Unidos con un sello anti-iraní en la región. En este sentido, Washington -con la administración dirigida por un Donald Trump desconfiado cuando no abiertamente hostil hacia Teherán - ha firmado un acuerdo para el suministro de armas  por un valor de 400 millardos de dólares. Por su parte, los gobiernos europeos, Rusia y los países asiáticos han recibido favorablemente la victoria de Rouhani para relanzar el camino de diálogo y cooperación que llevó a la firma del acuerdo en materia nuclear y a una apertura a los mercados para los iraníes. Las inversiones, sin embargo, se ven afectadas por el bloqueo al uso del dólar en las transaciones bancarias, poniendo un freno al crecimiento y al desarrollo, incluso ocupacional.

La habilidad diplomática del líder iraní se medirá en su capacidad de aplicar una política férrea, tanto en el plano interno como en el ámbito internacional..

Por último, el éxito de los moderados y los reformistas se evidencia en los resultados de las elecciones municipales en Irán, abierta a las mujeres, en las que los candidatos han sido capaces de ganar los 21 escaños disponibles en Teherán. Los reformistas tendrán el control total de la capital por primera vez desde 1999,  año en que se desarrollaron las primeras elecciones.  Los éxitos se registraron también en muchas otras grandes ciudades como Isfahan, Kerman, Mashhad, Semnan, Shiraz, Tabriz y Zahedan. Los reformistas también removerán de su cargo al actual alcalde (ultraconservador) Mohammad Bagher Qalibaf, que swe contó entre los candidatos presidenciales antes de retirarse de la carrera política y anunciar su apoyo a Raisi.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Elecciones en Irán: Hassan Rouhani triunfa y va por un segundo mandato
20/05/2017 13:04
Presidenciales en Irán: Rouhani contra todos en el último debate televisivo antes de la votación
13/05/2017 14:15
Las elecciones presidenciales en Irán se libran entre Rouhani y Raisi. Ahmadinejad quedó excluido
21/04/2017 12:00
Irán: la economía, más que el islam, mueve la aguja de la balanza en las elecciones presidenciales
13/04/2017 12:43
La Liga árabe condena a Irán por el ataque a la embajada saudita
11/01/2016