20/02/2019, 15.12
COREA DEL SUR
Enviar a un amigo

Subsidios para bodas con extranjeras: las instituciones, acusadas de favorecer la trata de mujeres

El objetivo de la iniciativa emprendida por algunas administraciones locales es contrarrestar el éxodo en el campo. Los incentivos van desde 2.355 a 7.850 euros, dependiendo del gobierno en cuestión. La mayor parte de las esposas proviene de Vietnam (73%), seguido por otros países del sudeste asiático. Los críticos: “Las bodas vistas como un shopping, traen aparejadas barreras lingüísticas y problemas de derechos humanos”. Las mujeres provenientes de Uzbekistán son las más “costosas”.   

Seúl (AsiaNews/Agencias) –  Son más de 35 gobiernos municipales de Corea del Sur los que están ofreciendo ayudas económicas a los ciudadanos que celebren bodas con esposas extranjeras, con el objetivo de incrementar una población rural en franco declive desde hace casi 30 años y de esta manera contener el éxodo desde el campo hacia las grandes ciudades. Los expertos dan a conocer sus preocupaciones por las leyes introducidas por las administraciones locales, que son acusadas de alentar el tráfico de personas que parte, sobre todo, del sudeste de Asia.

Los polémicos incentivos –que, dependiendo de cuál sea el gobierno municipal, pueden variar entre 3 y 10 millones de wons surcoreanos (de 2.355 a 7.850 euros)- apuntan a sostener a los solteros surcoreanos que tienen dificultades para encontrar mujer. El condado de Yangpyeong, en la provincia noroccidental de Gyeonggi, otorga 10 millones de wons a los hombres locales cuyas edades estén comprendidas entre los 35 y los 55 años y que aún no se han casado, y lleven viviendo en la zona más de tres años. Todos los hombres de esta franja etaria trabajan en la agricultura, la pesca y la industria forestal.  

El condado de Yangpyeong adoptó la ley en 2009. Fuentes de gobierno informan que hasta hoy, solo un 10% de las familias multiculturales registradas en aquella época han recibido los fondos. La mayor parte de las esposas proviene de Vietnam, al que le siguen otros países del sudeste asiático. Si bien el programa está dirigido a los hombres, este es supervisado por un funcionario responsable que se ocupa de hacer un seguimiento del bienestar de las mujeres, monitoreado por la Oficina para la Igualdad de Género y la Familia.  

Uno de los que critican estos incentivos es el director del Ewha Multicultural Research Institute, Jang Han-up, quien denuncia que esta forma de matrimonio “consiste, de hecho, en la compra de una esposa, una unión que está más basada en el dinero que en el amor”. “Semejante enfoque de la boda, visualizada como shopping, conlleva barreras lingüísticas y problemas de derechos humanos. Ellas (las esposas extranjeras) son vulnerables a los abusos, son tratadas como una propiedad y corren el riesgo de asumir un rol de ama de llaves o de objeto sexual”, declara Jang.  

Según una  investigación conducida por la Comisión Nacional de Derechos Humanos de Corea, el 42,1% de la esposas migrantes ha sufrido episodios de violencia doméstica, y el 68% ha sido obligado a mantener relaciones sexuales no deseadas. El subsidio para las uniones internacionales cubre parte de los gastos para el matrimonio, incluso los gastos para el viaje, alojamiento e intermediación. Tras seleccionar un determinado número de candidatas en el sitio web de una agencia que organiza matrimonios, los hombres de Corea del Sur generalmente viajan al país extranjero para conocer a la mujer personalmente.  

Redactado por el Ministerio para la Igualdad de Género y la Familia con alcance nacional, un estudio del 2017 revela que contraer matrimonio con mujeres provenientes de Uzbekistán comporta los mayores gastos: el promedio de gastos en ese caso es de 18,3 millones de wons (14.375 euros); le sigue las Filipinas, con 15,2 millones de wons (11.940 euros); Camboya, con 14,4 millones de wons (11.312 euros); Vietnam, con 14,2 millones de wons (11.155 euros); China, con 10,7 millones de wons (8.405 euros). En los matrimonios internacionales entre hombres surcoreanos y mujeres extranjeras, las vietnamitas representan el 73% de las esposas. En promedio, pasan 3,9 días desde el momento del primer encuentro de la pareja hasta su camino hasta el altar. En lo que respecta a las edades de los contrayentes, los esposos coreanos tienen en promedio 43,6 años y las esposas extranjeras 25,2, mostrando una diferencia de edad promedio de 18, 4 años. 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Iglesia pakistaní contra el tráfico de mujeres: los maridos chinos las usan como prostitutas
01/03/2019 15:39
Misionera franciscana: la desesperación en los campos, ‘es lo que abastece’ la explotación sexual
19/03/2018 13:46
Encuentro Xi-Trump: la promesa de un mayor diálogo y una visita a China
08/04/2017 12:26
Detuvieron a traficantes que vendían mujeres camboyanas a maridos chinos
01/05/2018 12:19