04/11/2017, 12.37
INDONESIA
Enviar a un amigo

Yakarta, un estudiante sobre cinco por el Califato. Uno sobre cuatro pronto para combatir

Los grupos islámicos se abren camino a la fuerza en la vida pública y política de la joven democracia. Las autoridades lanzan la alarma por las infiltraciones radicales en las organizaciones estudiantiles y en los campus. La intolerancia crece entre los indonesios de clase media que viven en las periferias.

Yakarta (AsiaNews/Agencias)- Cerca del 20% de los estudiantes de las escuelas superiores y de las universidades indonesias prefieren la institución de un Califato en cambio de un gobierno laico. Casi un joven sobre cuatro declaró que está listo para combatir por sus propias creencias religiosas y para alcanzar tal objetivo. Es cuanto revela un sondeo de Alvara, organización que tiene su base en Yakarta, publicado el 31 de octubre.

Indonesia, país islámico más poblado en el mundo vio en los últimos años su reputación por la tolerancia religiosa sometida a escrutinio, desde el momento que los grupos islámicos se abren paso por la fuerza en la vida pública y política de la joven democracia. La gran mayoría de los indonesios practica una forma moderada del islam y el país hospeda importantes minorías de hindúes, cristianos y personas que profesan creencias tradicionales. La diversidad religiosa está también sancionada en su Constitución.

Los movimientos islámicos extremistas, a fines del año pasado, han organizado numerosas manifestaciones contra el ex gobernador de Yakarta,  Jakarta Basuki Tjahaja Purnama, llamado “Ahok”, un cristiano de etnia china, que fue acusado de hebr insultado al islam. En abril de este año, ellos lograron impedir su reelección y también influenciaron en que fuese condenado a dos años de cárcel por blasfemia. La sociedad civil indonesia criticó duramente la sentencia, que la definieron como una injusticia. Grupos como el Islamic Defenders Front (Fpi) piden sea impuesta en el país la sharia y sostiene que sus líderes deben ser sólo musulmanes.

Las autoridades han lanzado varias veces la alarma por las infiltraciones del pensamiento islámico radical en las organizaciones estudiantiles y en las actividades en los campus. El presidente Joko Widodo y su gobierno están tratando de frenar la influencia creciente de los islamistas, sobre todo en las universidades y en las escuelas islámicas.

El mes pasado el Parlamento aprobó un decreto presidencial que prohíbe las organizaciones civiles contrarias a la ideología secular del país. Hizb-ut-Tahrir, una organización que pide la institución de un Califato en Indonesia, fue el primer grupo en ser disuelto por efecto del decreto. Widodo realizó diversos discursos en las escuelas islámicas de todo el país, subrayando la importancia de la diversidad y de la unidad nacional. En setiembre el presidente organizó una conferencia con unos 3 mil rectores universitarios para la promoción en la instrucción de la ideología pluralista del país, la Pancasila.

El extremismo en Indonesia no se difunde solamente entre las fajas más jóvenes de la población. La intolerancia creció entre los indonesios de clase media que viven en las periferias. Lo afirma un estudio de Setara, organización por los derechos humanos. La investigación, realizada de julio a octubre pasado, descubrió que Bogor y Depok, dos ciudades satélites al sur de Yakarta (Java Oeste), se convirtieron para los predicadores radicales en centros para la difusión  de sus propios mensajes de odio en lugares como universidades y complejos residenciales.

En los últimos dos años en Java Oeste fue clasificada como la provincia menos tolerante, según la Comisión nacional por los derechos humanos (KOmnas Ham). En marzo, los miembros de 3 congregaciones cristianas protestantes han visto interrumpidas sus funciones dominicales por manifestantes junto al complejo de Griya Parung Panjang, en el distrito de Parung Panjang, regencia de Bogor. Los manifestantes declararon que, celebrando las funciones en un complejo residencial, los miembros de las congregaciones habían violado los reglamentos, ignorando el hecho que no fueron autorizados para construir un lugar de culto en la zona. Los fieles se reunían dentro de una casa porque sus intentos de construir una iglesia fueron en varias oportunidades rechazados.

 

 

    

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Yakarta, aprobó la ley que prohíbe los grupos radicales islamistas
12/07/2017 13:53
Papa: El hombre nos es dueño del tiempo, que pertenece a Dios
26/11/2013
Yakarta, Ahok rechaza la libertad condicional: espera en la liberación anticipada
13/07/2018 12:37
Los ciudadanos de Yakarta condenan el uso de la religión para fines políticos
06/04/2017 16:12