28/01/2014, 00.00
MEDIO ORIENTE
Enviar a un amigo

Con el fin de no perder el nuevo Despertar árabe

de Marwan Muasher *
Una evaluación de los avances que está teniendo la Primavera Árabe en los países de Oriente Medio y una sugerencia a la forma en que el mundo occidental podría ayudar a la transición de estos países hacia la democracia y el pluralismo.

Beirut (AsiaNews) - El despertar árabe, que Occidente ha llamado "Primavera" se está dando principalmente en los regímenes autoritarios o controlados por los militares o los gobiernos liderados por islamistas, como lo demuestra lo ocurrido en Egipto, especialmente a la luz del anuncio de la candidatura de al- Sisi. De la Primavera se esperan cambios inmediatos, pero tomará décadas para construir la base de los sistemas políticos que defienden la democracia y preservar sus principios fundamentales año tras año. Es un proceso en el que alguna nación tendrá éxito, en otros se lucha, y en otros fallará. El resultado en cada país estará en función de cuales elementos de la sociedad guiarán la transformación.

Cuando en diciembre de 2010, un vendedor ambulante tunecino se prendió fuego, lanzando el segundo despertar árabe, muchos fueron tomados por sorpresa. Aunque no puedo presumir de tener el don de la profecía, tuve una fuerte sensación de haber vivido estas cosas - y que no se aprendió las lecciones del pasado, habríamos fallado de nuevo esta vez.

Esos temores han resultado bien fundados. Una transición tras otra ha luchad o fallado en el producir algún gobierno que responda a las expectativas de libertad y oportunidades de los ciudadanos. La fragilidad de las -alguna vez- prometidas transiciones árabes demuestra claramente la urgente necesidad de iniciar un doloroso proceso de la construcción de un mundo definido por el pluralismo y la tolerancia árabe. Sólo entonces se puede decir que se está realizando el segundo Despertar árabe y la lucha por el pluralismo.

Un repaso al "primer" despertar árabe, que comenzó a mitad del siglo 19, puede ser esclarecedor. El despertar tomó la forma de una revolución intelectual en el que una amplia gama de pensadores árabes comenzó a cuestionar el control sobre sus naciones de los déspotas otomanos distantes, criticando a sus propios contactos estrechos con el mundo exterior. Dichas peticiones de un cambio en lo intelectual, económico, político, sentó las bases para un nuevo mundo árabe, lo que conduce finalmente a producir una ola de luchas por la independencia en los años 40 y 50 del siglo pasado.

Dictaduras e islamistas

En conclusión, sin embargo, el primer despertar árabe no ha realizado plenamente las aspiraciones de muchos de los instigadores. Con el tiempo, las autocracias coloniales han sido reemplazados por las autocracias locales - a menudo de un sólo partido con el apoyo de los militares, que se aprovechan de su legitimidad revolucionaria han fortalecido su control del poder. Los nuevos regímenes no se han molestado en desarrollar sistemas políticos dotados de controles y equilibrios que aseguren el acceso de todos. Vieron el pluralismo como una amenaza potencial y han tomado medidas pesadas para prevenir cualquier tipo de construcción.

Este rechazo del pluralismo ha condenado la región árabe a décadas de fracasos políticos. Las políticas económicas y las expectativas no cumplidas, la falta de resolución de la cuestión palestina, la falta de voluntad de ofrecer una buena gobernanza pública ha marcado el mundo árabe en la post- independencia. Durante años, los únicos grupos que han luchado con la élite gobernante eran aquellos cuyo principio organizativo fue la religión. El islam político se ha convertido en la única alternativa al gobierno de un único partido.

Los abusos del personal del gobierno - especialmente las fuerzas de seguridad y los servicios de inteligencia -, junto con la concentración de la riqueza en manos de unos pocos, han mantenido la tensión por debajo de la superficie.

Los disturbios que en el 2011 han soplaban nueva vida en el mundo árabe parecían imparables, pero los objetivos que movían a los manifestantes no parecían alcanzarse. Al final, sus posibilidades de éxito en el establecimiento de gobiernos pluralistas se colocan en las manos de la gente de los países involucrados y en las manos de los jóvenes que piden el cambio. Sin embargo, la gente de fuera, incluyendo los poderosos gobiernos occidentales pueden influir en los acontecimientos. Para hacer esto de una manera constructiva, es necesario tener una idea clara sobre los acontecimientos y sus raíces.

Por desgracia, un pensar un poco viciado de Occidente con respecto al Despertar ha llevado a decisiones políticas equivocadas, aunque quizá bien intencionadas.

En tres cortos años, Occidente ha pasado de definir el Despertar como una "primavera árabe" - un nombre que implica la expectativa de una transición inmediata de regímenes autocráticos a democráticos - para ahora asistir a algún tipo de invierno árabe, debido al auge de los partidos islamistas, con la amenaza implícita o explícita a los desarrollos democráticos liberales y su potencial de coquetear con la violencia yihadista.

Ninguno de los dos escenarios es permanente o inevitable. Debemos tomar en serio el estribillo repetido a menudo que las transformaciones a las que las naciones árabes están sometidas necesitan tiempo. Aunque se puede decir que algunos países de Europa del Este podrían haber quemado los tiempos después de la caída de la URSS, por lo general una transformación y política revolucionaria requiere años y posiblemente décadas. Los observadores occidentales y los responsables políticos necesitan una paciencia estratégica, mientras siguen los acontecimientos que se desarrollan.

El crecimiento de los partidos islámicos era de esperarse y no debería ni sorprender ni tampoco alarmar. Sólo ellos tenían habilidades organizativas previas, necesarias para poner en marcha campañas a nivel nacional, y esto les ha permitido tener victorias electorales mucho más allá del apoyo popular. Pero no debería sorprender que su éxito en la primera elección no dé lugar a un control permanente. Su promesa de un mejor gobierno, que ha ayudado a que reciban el apoyo de muchos árabes hartos de la situación actual, se puso a prueba. Y tan pronto como entraron en la arena política - esta vez como líderes - su cacareada " santidad" ha chocado con la realidad, y sobre todo lo que importaba era su capacidad de proporcionar respuestas. El público árabe ha comenzado a juzgar a los islamistas y las fuerzas laicas en base a su desempeño y no sobre la base de la ideología.

Los jóvenes, fuerza para el cambio

Tomará décadas para construir la base de los sistemas políticos que defienden la democracia y preservar sus principios fundamentales año tras año. Es un proceso en el que cualquier nación tendrá éxito, en otros se lucha, y en otros fallará. El resultado en cada país dependerá en función de cuáles elementos de la sociedad guiarán la transformación. Durante mucho tiempo, el mundo árabe ha estado dominado por dos fuerzas - una élite cerrada y poco fiable, por un lado, y los islamistas en el otro-. Pero ninguno de estos grupos, -a menudo llegan a un común e incómodo modus vivendi - ha demostrado nunca un verdadero compromiso con el pluralismo.

La verdadera esperanza se basa en la nueva generación de jóvenes que realmente comenzó todo en las calles y que están mucho más comprometidos que sus padres sobre los principios de la democracia. Esta tercera fuerza puede romper el ciclo de opresión. Hasta ahora, el mejor trabajo realizado por la joven generación revolucionaria radica en la definición de que está en contra y que a favor, pero tomará años para establecer la capacidad organizativa y financiera como para llegar a una ruptura definitiva y definitiva con el pasado.

Este es el punto en el que la oferta de ayuda de Occidente sería muy útil.

Para tener éxito donde el primer Despertar árabe ha fracasado, este segundo Despertar árabe necesita afirmar los valores universales: la democracia, el pluralismo y los derechos humanos. Estos ideales no pueden ser impuestos a una región desde el exterior, pero se puede estimular su crecimiento. Esto requiere paciencia y una comprensión precisa de las condiciones actuales y el tipo de acciones que se piensan pueden ser más eficaces. La promesa de un nuevo mundo árabe sólo llegará cuando las empresas y sus líderes electos verdaderamente abracen la tolerancia, la diversidad, la rotación pacífica del poder, el crecimiento económico inclusivo.

Debido a las noticias tristes que hoy emergen de la región, algunos considerarán mis palabras como legado de una visión ingenua, romántica de un mundo árabe que ya no existe - un espejismo en el desierto, totalmente alejado de la realidad. Ellos tendrán en cuenta el estado tumultuoso de la situación y la transformación sectaria de lo temas políticos regionales

Pero no hay que confundir estas escaramuzas iniciales con la cosecha final. Por último, la batalla de las ideas en el mundo árabe contemporáneo ha comenzado y no para terminar. La región a través de un período de agitación en que las fuerzas exclusivas tratarán de dominar el paisaje con verdades absolutas y nuevas dictaduras. Sin embargo, al final, estas fuerzas se apagarán porque el exclusivismo, los discursos autoritarios no pueden responder a las necesidades de las personas para una mejor calidad de vida, desde el punto de vista de la cultura, la política, la cultura y mucho más.

No hay atajos para la democracia y la prosperidad. El segundo Despertar árabe acaba de empezar y al final podría ir más allá del tiempo de vida de esta generación. Al final, todas las otras alternativas a la diversidad se consumirán, y tal vez la gente de la región rechace la perspectiva de esperar durante tanto tiempo, y emplean sus energías en la creación hoy de un mundo árabe pluralista. Es digna de ser luchada y ganada la batalla por el pluralismo

 

* Marwan Musher es vicepresidente de estudios en el Carnegie Endowment, jefe de investigación sobre Oriente Medio en Washington y Beirut. Fue embajador de Jordania en los Estados Unidos, ministro de Asuntos Exteriores y viceprimer ministro. Este artículo fue originalmente publicado en Foreign Policy. Traducción al español de AsiaNews.

 

 

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Para los árabes, la democracia ‘debilita’ la economía; China como modelo
06/07/2022 14:05
Túnez, la nueva Constitución entra en vigor, la más moderna entre los países árabes
11/02/2014
"Terrorismo" en contra de las fuerzas de seguridad. Las sospechas sobre los Hermanos Musulmanes
24/12/2013
Siria: USA y Gran Bretaña paran el envío de armas a los rebeldes
13/12/2013
El enfrentamiento entre los militares y los Hermanos Musulmanes bloquea la reconciliación egipcia
09/12/2013


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”