05/10/2022, 14.26
OCEANÍA
Enviar a un amigo

Crisis climática y deuda, el Pacífico pide ayuda

Un informe que presentó Cáritas Oceanía en el día dedicado a San Francisco, analiza la combinación de cambio climático y deuda pública. Los países insulares de la región piden que los países de altos ingresos ayuden a desarrollar la resiliencia necesaria para proteger a las comunidades locales. Necesitarían al menos mil millones de dólares por año: hoy reciben la mitad.

 

Port Moresby (AsiaNews) - Los desastres producidos por el cambio climático sumados a la crisis de la deuda corren en riesgo de generar una inestabilidad económica sin precedentes en la región del Pacífico, explicaron ayer en una conferencia de prensa Cáritas Oceanía y el Jubilee Australia Research Center, que conjuntamente publicaron el primer informe que analiza en detalle los problemas de la combinación de crisis climática y financiera en los países del Pacífico.

Los archipiélagos de la región están expuestos al aumento del nivel del mar, a ciclones cada vez más fuertes y frecuentes, a mareas que tienen un impacto ambiental devastador. Son  fenómenos extremos que obligan a los pequeños países insulares del Pacífico a solicitar préstamos para reparar los daños, alimentando así la trampa de la deuda.

El informe, presentado el día de san Francisco de Asís y titulado "Nubes gemelas en el horizonte: evitar una crisis combinada de clima y deuda en el Pacífico mediante financiamientos climáticos erogados localmente", pide a la comunidad internacional que tome medidas con respecto a la deuda climática. El documento sostiene que el dinero debe llegar directamente a manos de quienes más lo necesitan, y también es necesario reestructurar la deuda, mejorar los financiamientos para el clima y subsidiar las prácticas de resiliencia frente los daños medioambientales.

“Estamos en un momento muy crítico para el desarrollo de la resiliencia climática, sobre todo en el Pacífico, que afronta amenazas existenciales. El mundo debe aceptar el desafío de ver y escuchar con ojos y oídos atentos la lucha de los que están en primera línea contra el cambio climático, y de tener el coraje de actuar solidariamente”, dijo el card. Soane Patita Paini Mafi, presidente regional de Caritas Oceanía.

"Siete países del Pacífico, entre ellos Papúa Nueva Guinea, ya corren el riesgo de aumentar desproporcionadamente la deuda. Miren lo que sucedió en Vanuatu, donde la deuda pública se duplicó con creces después del ciclón Pam en 2015, debido a los costos de reparación y reconstrucción. Necesitamos financiamientos adecuados para proteger nuestras comunidades de los cambios climáticos sin agravar más la carga de la deuda que ya existe”, añadió Mavis Tito, directora de Cáritas Papúa Nueva Guinea.

“Financiar la resiliencia climática corresponde básicamente al pago de una deuda que tienen los países que más han causado el cambio climático con aquellos que sufren sus peores efectos. Los países de altos ingresos hace años que están evitando pagar esta deuda”, afirmó Luke Fletcher, director ejecutivo de Jubilee de Australia.

Las recomendaciones del informe se incluirán en la declaración que los países del Pacífico presentarán en la COP27. También piden que se garantice un financiamiento anual de mil millones de dólares para cubrir los costos de la adaptación al clima. Actualmente las islas de la región reciben la mitad de esta suma para el desarrollo de la resiliencia climática.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Lisboa: primer encuentro de líderes católicos en defensa de los océanos
30/06/2022 14:00
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Un nuevo estudio demuestra que se ha subestimado el aumento del nivel del mar
07/07/2021 14:16
Obispos: paz en Papúa Occidental y Honiara; instan a la juventud a votar
21/12/2021 16:01
Vanuatu. Elecciones durante el enfrentamiento entre China y Estados Unidos por el Pacífico
12/10/2022 15:14


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”