27/06/2019, 15.23
MYANMAR
Enviar a un amigo

Destruyeron la droga secuestrada en Myanmar en el 2018: en el norte, crece el narcotráfico

Los narcóticos incinerados en tres ciudades del país constituían una prueba en 3975 causas. Violencia, corrupción, lavado de dinero, crimen transnacional y resistencia armada facilitan la difusión de los estupefacientes. Cae la producción de opio, pero crece la de drogas sintéticas.     

Naipyidó (AsiaNews/Agencias) – En tres ciudades de Myanmar, las autoridades han quemado los narcóticos secuestrados en el 2018 para celebrar el Día Internacional de la Lucha contra el Uso Indebido de Drogas y el Tráfico Ilícito. El año pasado, la cantidad de estupefacientes secuestrada por las Fuerzas de Seguridad en el norte del país superó el volumen confiscado en el 2017. 

En una ceremonia realizada en el Myanmar International Convention Center 2 de Naipyidó, el presidente U Win Myint declaró que las drogas producen daños en la salud, en los vínculos sociales y en el sustento de muchos birmanos. El fenómeno está vinculado a la violencia, la corrupción, el lavado de dinero, el crimen transnacional y a la resistencia armada en el país. El presidente ha invitado a todas las personas a aunar esfuerzos para combatir el narcotráfico, apoyando las medidas impulsadas por el gobierno.  

En el 2018, en el norte de Myanmar, la unidad antinarcóticos de la policía quemó 24 tipos de droga, entre ellas heroína y anfetaminas, valuadas en más de USD 11,3 millones (€ 9,9 millones). Este año, las autoridades han destruido 32 tipos de droga que incluyen heroína, metanfetaminas, yaba y seudoefedrina, que de haber sido distribuidas en el mercado habrían cosechado una ganancia superior a USD 42 millones (€ 36,9 millones). La droga quemada en el estadio de la municipalidad de Aung Myay Tharzan (en Mandalay, región ubicada en el centro del país) fue confiscada en operativos policiales realizados en las regiones de Magwe y Sagaing, en los Estados de Chin y Kachin. 

Las sustancias secuestradas en las regiones de Rangún, Tanintharyi, Bago y Ayeyarwady, y en los Estados de Rakhine, Mon y Kayin fueron destruidas en Rangún. Las autoridades quemaron opio, heroína, estimulantes, metanfetaminas en cristales, marihuana, varias formas de kratom, ácido clorhídrico, éxtasis, ketamina, diazepam, alprazolam, metadona y tramadol, sustancias cuyo valor global se estima en USD 108 millones. Su cantidad es inferior, en comparación al año pasado: las autoridades de Rangún habían quemado drogas ilegales valuadas en USD 4,6 millones en el 2016; en USD 23,5 millones en el 2017 y en USD 113, 27 millones en el 2018 (4,20 y 99 millones de euros, respectivamente).  

Drogas cuyo valor se estima en más de 12 millardos de kyats (€ 6,9 millones) fueron arrojadas al fuego en Mine Lar, en el Estado de Shan (foto). Éstas provenían en su mayor parte del norte del Estado y de la frontera con China. En los braceros terminaron cristales finos de metanfetamina, heroína y opio gris. 

Los narcóticos incinerados en las tres ciudades constituían pruebas en 3975 causas abordadas en los tribunales birmanos en el 2018. Las autoridades afirman que los ingredientes utilizados ingresaron al territorio nacional a través de los países vecinos. Los sitios de producción se encuentran en áreas fronterizas inestables y más del 90% del lavado de dinero que se genera en el país está conectado con las drogas ilegales. 

En el 2017, según los datos oficiales, en Myanmar, 41.000 hectáreas fueron destinadas al cultivo de amapolas (adormidera), generando una producción de 550 toneladas de opio. En el 2018, el país contó con 37.300 hectáreas de campo y 520 toneladas de opio, con una disminución del 9,1 y del 5,45% respectivamente. Sin embargo, tanto el gobierno como los observadores han constatado que la producción de drogas sintéticas está aumentando.  

En el 2018, las autoridades birmanas secuestraron cantidades récord de metanfetaminas. En enero, las fuerzas de seguridad interceptaron un cargamento de 1.750 kg, al cual se sumaron 500 kg de heroína y 30 millones de píldoras de yaba (una mezcla de metanfetamina y cafeína). Se estima que el valor de las drogas ascendería a USD 54 millones, considerando solamente el territorio de Myanmar.   

En los últimos dos años, también se llevaron a cabo operativos de secuestro de sustancias provenientes del Triángulo de Oro en los países vecinos: 2.1 toneladas en Australia, 1.6 toneladas en Indonesia y 1.2 toneladas en Malasia. Los expertos estiman que los secuestros representan apenas el 10% del volumen total comercializado. Esto sugiere una producción anual total superior a las 250 toneladas. Considerando toda la región del Mekong, se estima que el tráfico rondaría un valor de USD 40 millardos al año.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
El cultivo de opio en aumento en Afganistán, los niños reclutados por traficantes de droga
05/12/2016 13:23
Kachin, rebeldes acusan: campos de opio en áreas controladas por el ejército
28/02/2019 13:55
Vientiane: incautación récord de drogas en la frontera del Triángulo Dorado
28/10/2021 15:44
En 2021 incautaron en Asia mil millones de pastillas de metanfetamina
30/05/2022 15:22
Católico arrestado por cultivar cannabis para tratar a su esposa en fase terminal
08/04/2017 12:24


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”