20/05/2022, 14.32
TIMOR ORIENTAL
Enviar a un amigo

Dili: Asumió el presidente José Ramos-Horta

de Stefano Vecchia

Uno de los fundadores del independentismo vuelve a ocupar el cargo tras ganar las elecciones del pasado 19 de marzo con el 62% de los votos. Sin embargo, debe afrontar muchos retos, desde el desarrollo de las infraestructuras hasta la pacificación del país.

 

Milán (AsiaNews)- El día que se conmemora el 20° aniversario de la independencia, tomó posesión de su cargo el 7° presidente de Timor Oriental, José Ramos-Horta. Es uno de los fundadores del movimiento independentista que luchó primero contra los portugueses y después contra los indonesios. Recibió el Premio Nobel de la Paz en 1996, compartido con el entonces administrador apostólico de Dili, monseñor Carlos Felipe Ximenes Belo. Tras el nacimiento de la República, fue su primer ministro de Relaciones Exteriores y posteriormente primer ministro entre 2006 y 2007 y jefe de Estado entre 2007 y 2012.

Ramos-Horta, de 72 años, es una de las personalidades más abiertas y cosmopolitas de la "vieja guardia" de la política timorense y goza del prestigio obtenido durante la guerra de independencia, pero también de buenas relaciones con la jerarquía eclesiástica en uno de los dos únicos países de mayoría católica del continente asiático (el otro es Filipinas).

Las relaciones de amistad se confirmaron, después de las elecciones del 19 de marzo, en la reunión que mantuvo el 27 de abril el presidente -elegido con el 62 por ciento de las preferencias- con la Comisión de Justicia y Paz de la Conferencia Episcopal, con la cual se comprometió a colaborar en la búsqueda de soluciones en el ámbito "de la justicia, los derechos humanos y sociales, la educación y el desarrollo nacional".

Precisamente el desarrollo es uno de los dos retos que deberá afrontar el nuevo jefe de Estado en un país que, según datos de la ONU de 2020, se mantiene en el puesto 141 de 187 según el índice de desarrollo humano. Sigue habiendo grandes carencias en materia de infraestructuras y sectores clave como la agricultura, la educación y la sanidad todavía están muy atrasados. El otro desafío es sin duda la pacificación nacional: la falta de convergencia en objetivos compartidos por las partes políticas, facciones, etnias y personalidades destacadas del país ha contribuido de manera determinante a mantener a la pequeña nación (15 mil kilómetros cuadrados) y sus 1,3 millones de habitantes en la inseguridad y el atraso, a pesar de que cuenta con importantes yacimientos de gas e hidrocarburos frente a sus costas, y con cuantiosas ayudas internacionales.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
José Ramos-Horta: la lucha contra la pobreza es ‘un fracaso total’
17/04/2018 13:41
El nuevo cardenal Carmo da Silva: un don para todo Timor Oriental
31/05/2022 13:27
El regreso de Ramos-Horta: clara victoria en la segunda vuelta de las elecciones en Dili
21/04/2022 13:50
Disuelto el parlamento, se llama a nuevas elecciones para salir de la crisis constitucional
26/01/2018 14:15
Dili, una nueva crisis política y constitucional amenaza la estabilidad del país
11/01/2018 12:28


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”