02/04/2017, 13.28
VATICANO- ITALIA
Enviar a un amigo

El Papa en Carpi: Resurrección de Lázaro, estar de la parte del sepulcro o estar de la parte de Jesús

En la misa en la ciudad afectada por el terremoto en 2012, el Papa Francisco invita “con la ayuda de Dios” a levantarse “de los escombros” y “reconstruir con paciente esperanza”. Testigos de esperanza a los “corazones cansados y apesadumbrados por la tristeza”. El encuentro con el Card. Caffarra, uno de los cardenales de los “dubia” sobre la “Amoris laetitia” El recuerdo y la oración por las víctimas en Colombia, los enfrentamientos en el Congo, las tensiones en Venezuela y Paraguay. 

Carpi (AsiaNews)- Se puede estar de parte del sepulcro o se puede estar de parte de Jesús. Hay quienes se dejan encerrar por la tristeza y quien se abre a la esperanza. Hay quienes se quedan atrapados en las ruinas de la vida, y quienes, como ustedes, con la ayuda de Dios, reconstruye con paciente esperanza". Es lo que dijo el Papa Francisco hoy durante la misa celebrada en la ciudad Emiliana de Carpi, afectada por el terremoto en 2012, el Papa Francisco invita “con la ayuda de Dios” a levantarse “de los escombros”

“Queridos hermanos y hermanas, también nosotros estamos invitados a decidir de qué parte estar. Se puede estar de parte del sepulcro o se puede estar de parte de Jesús. Hay quienes se dejan encerrar por la tristeza y quien se abre a la esperanza. Hay quienes se quedan atrapados en las ruinas de la vida, y quienes, como ustedes, con la ayuda de Dios, reconstruyen con paciente esperanza”.

Frente a los grandes "por qué" de la vida tenemos dos caminos: quedarse mirando melancólicamente las tumbas de ayer y de hoy, o acercar a Jesús a nuestros sepulcros. Sí, porque cada uno de nosotros tiene un pequeño sepulcro, un área un poco muerta dentro del corazón: una herida, mal sufrido o realizado, un rencor que no amainó, un remordimiento que regresa constantemente, un pecado que no se puede superar. Identifiquemos hoy estos nuestros pequeños sepulcros que tenemos dentro y allí invitemos a Jesús. Es extraño, pero a menudo preferimos estar solos en las grutas oscuras que llevamos dentro, en vez de invitar a Jesús; estamos tentados de buscar siempre a nosotros mismos, dando vueltas y hundiéndonos en la angustia, lamiéndonos las heridas, en lugar de ir a Él, que nos dice: "Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré." (Mt 11:28). No nos dejemos aprisionar por la tentación de quedarnos solos y desesperanzados sintiendo lástima por nosotros mismos por lo que nos sucede; no cedamos a la lógica inútil y no concluyente del miedo, repitiendo resignados que todo está mal y nada es como antes. Esta es la atmósfera del sepulcro; el Señor, en cambio, quiere abrir el camino de la vida, aquel  del encuentro con Él, de la confianza en Él, de la resurrección del corazón. La vía del "Levántate", ¡levántate, sal!, esto es lo que nos dice el Señor, y Él está al lado nuestro para hacerlo.

Visitados y liberados por Jesús, pidamos la gracia de ser testigos de vida en este mundo que tiene sed, testigos suscitan y resucitan la esperanza de Dios en los corazones cansados y abrumados por la tristeza. Nuestro anuncio es la alegría del Señor viviente, que aún hoy dice, como a Ezequiel: "Yo voy a abrir las tumbas de ustedes, los haré salir de ellas, y los haré volver, pueblo mío, a la tierra de Israel" (Ez 37,12). 

“En torno al sepulcro se realiza así un gran encuentro-desencuentro. Por una parte está la gran desilusión, la precariedad de nuestra vida mortal que, atravesada por la angustia de la muerte, experimente muy seguido la derrota, una oscuridad interior que parece insuperable. Nuestra alma, creada para la vida, sufre sintiendo que su sed de eterno bien es oprimida por un mal antiguo y oscuro. Por una parte es ésta derrota del sepulcro. Pero de la otra parte está la esperanza que vence la muerte y el mal y que tiene un nombre; la esperanza se llama: Jesús. Él no trae un poco de bienestar o algún remedio para alargar la vida, pero proclama: “Yo soy la resurrección y la vida; quien cree en mí aunque muera, vivirá” (v. 25). Por esto dice: “quiten la piedra”(v. 39) y a Lázaro grita con voz fuerte: “Sal fuera” (v. 43).

“También nosotros estamos invitados a decidir de qué parte estar. Se puede estar de parte del sepulcro o se puede estar de parte de Jesús. Hay quienes se dejan encerrar por la tristeza y quien se abre a la esperanza. Hay quienes se quedan atrapados en las ruinas de la vida, y quienes, como ustedes, con la ayuda de Dios, reconstruyen con paciente esperanza”.

“Frente a los grandes "por qué" de la vida tenemos dos caminos: quedarse mirando melancólicamente las tumbas de ayer y de hoy, o acercar a Jesús a nuestros sepulcros. Sí, porque cada uno de nosotros tiene un pequeño sepulcro, un área un poco muerta dentro del corazón: una herida, mal sufrido o realizado, un rencor que no amainó, un remordimiento que regresa constantemente, un pecado que no se puede superar. Identifiquemos hoy estos nuestros pequeños sepulcros que tenemos dentro y allí invitemos a Jesús. Es extraño, pero a menudo preferimos estar solos en las grutas oscuras que llevamos dentro, en vez de invitar a Jesús; estamos tentados de buscar siempre a nosotros mismos, dando vueltas y hundiéndonos en la angustia, lamiéndonos las heridas, en lugar de ir a Él, que nos dice: "Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré." (Mt 11:28). No nos dejemos aprisionar por la tentación de quedarnos solos y desesperanzados sintiendo lástima por nosotros mismos por lo que nos sucede; no cedamos a la lógica inútil y no concluyente del miedo, repitiendo resignados que todo está mal y nada es como antes. Esta es la atmósfera del sepulcro; el Señor, en cambio, quiere abrir el camino de la vida, aquel  del encuentro con Él, de la confianza en Él, de la resurrección del corazón. La vía del "Levántate", ¡levántate, sal!, esto es lo que nos dice el Señor, y Él está al lado nuestro para hacerlo”.

“Sentimos entonces, dirigidas a cada uno de nosotros, las palabras de Jesús a Lázaro: "¡Sal!"; sal del atasco de la tristeza sin esperanza; disuelve las vendas de miedo que obstruyen el camino; los lazos de las debilidades y de las preocupaciones que te bloquean, repite que Dios desata los nudos. En el seguimiento de Jesús aprendemos a no atar nuestras vidas en torno a los problemas que se enredan: siempre habrá problemas, siempre, y, cuando resolvemos uno, puntualmente llega otro. Podemos, sin embargo, encontrar una nueva estabilidad, y esta estabilidad es precisamente Jesús, esta estabilidad se llama: Jesús, que es la resurrección y la vida: con él la alegría habita en el corazón, renace la esperanza, el dolor se transforma en paz, el temor en confianza, la prueba en ofrenda de amor. Y aunque los pesos no faltarán, siempre estará su mano que levanta, su Palabra que alienta y nos dice a todos, a cada uno de nosotros: "¡Sal! ¡Ven a mí! ". Nos dice a todos: no tengáis miedo.

También a nosotros, hoy como entonces, Jesús nos dice: "Quítate la piedra." Por cuan pesado sea el pasado, grande el pecado, fuerte la vergüenza, nunca bloqueemos el ingreso del Señor. Quitemos delante de Él aquella piedra que le impide entrar: este es el tiempo favorable para remover nuestro pecado, nuestro apego a las vanidades del mundo, el orgullo que nos bloquea el alma. Tantas enemistades entre nosotros, en las familias, tantas cosas... y este es el tiempo favorable para remover todas estas cosas”.

Antes de la misa en Carpi, en el Duomo, el pontífice se encontró con los obispos de la región. Entre todos, la Sala de prensa hace notar que el Papa estuvo con el arzobispo emérito de Bolonia, el Card. Carlo Caffarra, (v. foto 2) uno de los cuatro cardenales que han escrito al pontífice los “dubia” sobre la interpretación de la exhortación apostólica: “Amoris laetitia” a los cuales el pontífice no parece haber jamás respondido en modo directo. Inmediatamente después el pontífice ofreció un homenaje floreal a la Virgen del Duomo (foto 3).

Antes de la conclusión de la celebración eucarística, Francisco recordó algunas situaciones preocupantes en el mundo: la avalancha en Mocoa (Colombia) que en la noche entre el 31 de marzo y el 1 de abril provocó la muerte de casi 200 personas; los enfrentamientos en la región de Kasai (República democrática del Congo) que “provocan víctimas y evacuaciones”. El Papa invitó a rezar para que los “artífices de tales crímenes no permanezcan esclavos del odio y de la violencia”.

También citó las situaciones muy tensas de Venezuela y de Paraguay, donde hay señales de guerra civil. Dirigiéndose a “aquellas poblaciones, para mí muy queridas”, el Papa invitó a todos “a perseverar sin cansarse, evitando toda violencia, en la búsqueda de soluciones políticas”.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: El hombre nos es dueño del tiempo, que pertenece a Dios
26/11/2013
Papa: la familia cristiana, lugar y testimonio de misericordia
30/03/2017 17:16
Papa a las víctimas del terremoto: “Apenas sea posible también yo espero ir a visitarlos”
28/08/2016 13:40
India: La ’Amoris Laetitia, un ‘don’ para las dificultades de las parejas mixtas
26/10/2017 14:10
Papa: en la emergencia de la pandemia, un ‘cese del fuego global’
29/03/2020 15:52


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”