15/01/2022, 11.31
MUNDO RUSO
Enviar a un amigo

El renacimiento y la crisis del 'mundo ruso'

de Stefano Caprio

​Las tensiones en toda el área ex-soviética se refieren a un concepto que es más que una simplificación lingüística-geográfica. El aliento universalista tiene sus raíces en la Rus de Kiev y hoy encarna la ambición de Moscú de "ver lejos". Pero debe contar cada vez más con las reacciones de los "pueblos hermanos".

Moscú (AsiaNews) - Los acontecimientos de los últimos años, y también los de los últimos días, han puesto en primer plano muchos territorios de la antigua Unión Soviética disuelta hace 30 años. En Georgia, Ucrania, Bielorrusia, Moldavia, Armenia, Azerbaiyán y los países de Asia Central (Uzbekistán, Tayikistán, Kirguistán, Turkmenistán y, sobre todo, en las revueltas de hoy en Kazajistán) se han producido enfrentamientos internos y externos, disturbios políticos y sociales que han puesto a prueba a los gobiernos locales y, sobre todo, al gobierno del "hermano mayor" de Moscú, garante de la estabilidad y la seguridad en el universo que también se llama "Mundo Ruso" (Russkij Mir).

Sólo los tres países bálticos, Lituania, Letonia y Estonia, que por siglos de tradición pertenecen más a Europa que a Eurasia, permanecen al margen de los movimientos telúricos del antiguo imperio soviético. Los demás siguen estrechamente vinculados a su patria "rusófona" por razones culturales, lingüísticas, religiosas, pero también sociales, económicas y políticas. A ellos se suman los países que por otra parte dependen de Moscú, sobre todo Siria, atormentada por las guerras del "Estado Islámico", que en las décadas del siglo XX fue llamada a menudo la "decimosexta república" de la Unión Soviética y hoy está parcialmente controlada por el ejército ruso, que se disputa los territorios de Oriente Medio y Asia con el sueño "neo-otomano" de Turquía.

El Mundo Ruso es más que una simplificación lingüística-geográfica: es el título de una ideología y un programa de acciones que trasciende las fronteras de los países implicados y pretende describir un fenómeno universal, que en la conciencia de los rusos está destinado a marcar el destino de todos los pueblos, no sólo de los que utilizan el alfabeto cirílico. El término "mundo ruso" no tiene una definición legal, lo que permite a varios autores entenderlo como un proceso de integración, una estrategia diaspórica, un centro civilizador, una tecnología política, una ideología u otra cosa. Desde principios de la década del 2000, este concepto ha sido utilizado por el gobierno de la Federación Rusa principalmente para definir su doctrina de política exterior, y fuera de las fronteras de Rusia se asocia a menudo con sus acciones de política internacional.

De hecho, el título de Mundo Ruso parece tener antiguas raíces históricas. En las fuentes medievales se utilizó para definir la civilización de la Rus de Kiev, que se desarrolló desde el siglo IX hasta el XV, pasando por la larga noche del "yugo tártaro" (1240-1480). El dominante histórico de la formación del Mundo Ruso como civilización fue el conjunto de valores espirituales y morales de la Iglesia Ortodoxa Rusa, a partir del bautismo impuesto al pueblo de Kiev por el príncipe Vladimir en 988. El uso más antiguo del término se remonta al Discurso para la renovación de la Iglesia Desjatinnaja (siglo XI), un monumento de la literatura rusa antigua: en la alabanza del gran príncipe de Kiev Izjaslav (sobrino de Vladimir) por el martirio del Papa Clemente de Roma, se dice "... no sólo en Roma, sino en todas partes; incluso en Chersonese, e incluso en el mundo ruso", refiriéndose a la deportación de Clemente a Crimea a finales del siglo I cristiano.

Tras la invasión mongola, la Rus' quedó dividida, generando los territorios que dieron lugar a las actuales naciones de Rusia, Bielorrusia y Ucrania, junto con varias regiones que ahora pertenecen a otros Estados. Desde principios de la década de 1990, el Mundo Ruso se ha presentado a menudo como una idea histórico-cultural de una comunidad internacional, interestatal e intercontinental destinada a unir a los compatriotas rusófonos dispersos, "una estructura de red de sociedades grandes y pequeñas, que piensan y hablan en lengua rusa", en palabras del historiador Efim Ostrovsky. Para el político Vladislav Surkov, uno de los ideólogos de Putin, "el mundo ruso existe en todos los países que ponen sus esperanzas en Rusia para su defensa y protección; hay muchos países así, en Asia, Europa, África y en todo el mundo". Según Surkov, el rasgo más llamativo del carácter ruso es la capacidad de "ver lejos": "Esto nos ha llevado incluso al espacio, cuando la mitad de nuestra población aún vivía en chozas y no tenía alcantarillado. La expansión rusa no está dictada por el interés... no somos un imperio comercial, esto es lo que nos distingue de los anglosajones".

La diáspora rusa tiene dos caras, una más antigua y otra más reciente. Tras la revolución de 1917, se formó en Occidente una comunidad rusa muy aristocrática e intelectual: los rusos en el extranjero (zarubežnye) crearon en el siglo XX centros culturales e institutos de investigación, jurisdicciones eclesiásticas y monasterios, asociaciones deportivas, militares y educativas, animando a menudo el debate cultural en París, Londres, Roma y Nueva York.

La segunda oleada de la diáspora comenzó tras el fin de la Unión Soviética en 1991, y en los últimos treinta años ha colonizado de forma diversa países de todas las latitudes. Tras la primera huida de los que querían dejar atrás cuanto antes el totalitarismo soviético, al no confiar en las reformas de Gorbačev y luego de Yeltsyn, comenzaron a llegar por doquier los "nuevos rusos", los que supieron aprovechar la brusca transición a la economía de mercado para acumular enormes fortunas. Estos rusos "enriquecidos" se adaptaron entonces más a las comodidades y a la dinámica de los países capitalistas, pero siempre llevando en su corazón un íntimo sentimiento de superioridad moral y "profética", mostrando al mundo la cara orgullosa e impetuosa de Rusia.

Hoy, el Mundo Ruso parece más bien una quimera, desgarrada y vituperada desde dentro por la oposición, que desde 2012, año del regreso de Putin a la presidencia, viene haciendo oír periódicamente su descontento e impaciencia con la casta dirigente. Las reacciones a estos resurgimientos, procedentes de la juventud y de los sectores más pobres de la población, han sido represiones cada vez más generalizadas y sistemáticas. El culmen fue, en 2021, el cierre de la histórica asociación de disidentes “Memorial y el envío de los principales héroes de las protestas a los lagers estalinistas, empezando por el bloguero anticorrupción Aleksei Navalny.

Sin embargo, la represión es sólo una de las consecuencias de la crisis de esta "idea rusa". El principal factor contradictorio son las reacciones de los pueblos "hermanos", los que naturalmente deberían armonizar con el mundo ruso. Empezando por los "pequeños rusos" de Ucrania, donde el enfrentamiento que comenzó con el levantamiento del Euromaidán en Kiev en el invierno de 2013/14 amenaza ahora con arrastrar a Europa y al mundo entero a una nueva catástrofe de dimensiones imprevisibles. Los "rusos blancos" de Bielorrusia también hicieron estallar su impaciencia en 2020, contra la desfachatez del "padrino" Aleksandr Lukashenko, en el poder en Minsk desde los años 90. Y el 2022 se inauguró con multitudes en Kazajistán -otro país que Putin considera "naturalmente ruso"- al grito de "¡Vete viejo!", en alusión al "Sultán" Nazarbaev. Se pueden encontrar sentimientos similares en casi todas las antiguas repúblicas soviéticas, con las variantes "europeas" de Moldavia, Armenia y Georgia y las variantes "centroasiáticas" de los países más allá de los Urales.

El crecimiento y la crisis de la idea del Mundo Ruso no dejaron indiferente a la Iglesia Ortodoxa, que de hecho puede considerarse la mayor inspiradora del ideal universal. El Patriarcado de Moscú, creado a finales del siglo XVI para exaltar el único reino cristiano ortodoxo libre del dominio otomano, siempre ha considerado que su vocación histórica es salvar al mundo del asalto demoníaco de herejes, infieles y depravados, como en la teoría político-religiosa de la "Moscú-Tercera Roma" del primer zar Iván el Terrible. En el Sínodo del Jubileo de 2000, que también inauguró el reinado de Putin, se consagró la nueva "doctrina social" de la Iglesia rusa, en la que se esbozaban con precisión las características del mundo ruso que debían alcanzarse mediante la unión de la Iglesia y el Estado. Ese texto fue redactado por el entonces Metropolitano Kirill (Gundjaev), actual Patriarca en el cargo desde 2009, que entonces intentó mostrar la vía "eclesiástica" de la expansión rusa en el mundo.

El conflicto con los ucranianos ha llevado incluso a un cisma con Constantinopla, lo que hace aún más evidente el plan de Kirill: hoy el Patriarcado de Moscú extiende su autoridad a todas las latitudes, con exarcas en Europa, Asia, África y América, donde también puede contar con una Iglesia rusa autocéfala en Estados Unidos creada incluso en la época soviética. La Iglesia rusa pretende imponer un modelo eclesial "posecuménico", en el que no se pierda el tiempo en discusiones dogmáticas y se trabaje conjuntamente para defender y promover los grandes ideales morales, culturales y humanitarios del cristianismo histórico en todas partes, dejando a cada Iglesia su propia tradición, su propia definición canónica y su propio papel en el mundo, partiendo de la sintonía de la Primera y la Tercera Roma, sin preocuparse de la Segunda.

Además, la sede constantinopolitana nunca ha sido reconocida por Moscú como su "iglesia madre". Conquistada por los islamistas a finales de la Edad Media, hoy está doblemente descalificada a ojos rusos, como "patriarcado turco" sometido al dominio del nuevo imperialismo de Erdogan, y como "agente occidental". Turquía, al fin y al cabo, es uno de los grandes adversarios históricos y actuales del mundo ruso, contra el que quiere oponer una gran Unión Turca desde el Bósforo hasta las montañas de Altái. E igualmente clásico es el "juego de guerra" entre Rusia y Estados Unidos. En el horizonte, sin embargo, se vislumbra el verdadero gran obstáculo para la realización del sueño del Mundo Ruso: el irreprimible amigo-enemigo de la China de Xi Jinping, que se eleva sobre él con los números de su grandeza económica, étnica y geopolítica. La conquista del mundo fue un sueño de los grandes emperadores de los tiempos arcaicos; tal vez hayamos llegado a la Nueva Edad Media.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
El funeral de Gorbachov y la Rusia inconclusa
03/09/2022 12:58
Corte suprema de Moscú: Los Testigos de Jehová están fuera de la ley
21/04/2017 12:09
El pasado y el futuro del Donbass
14/05/2022 03:48
Putin, el emperador de Occidente
29/10/2022 13:39


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”