12/10/2022, 14.44
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: que cese el huracán de la violencia en Ucrania

Durante la audiencia general de hoy, Francisco hizo un nuevo llamamiento por la paz en Ucrania, luego de la lluvia de bombardeos de las últimas horas. La catequesis de hoy, sobre el discernimiento, se centró en el tema del deseo: "La sociedad actual ha reducido al deseo a las ganas del momento y así no entendemos qué es lo que realmente queremos”.

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) - Que el Señor "transforme los corazones de quienes tienen en sus manos el destino de la guerra para que cese el huracán de la violencia y se reconstruya la convivencia pacífica en la justicia”. Al final de la audiencia general de hoy, ante miles de fieles presentes en la Plaza San Pedro, el Papa Francisco volvió a hacer un llamamiento por Ucrania, conmocionada por la lluvia de misiles de los últimos días.

““En estos días, mi corazón se dirige siempre al pueblo ucraniano, especialmente a los habitantes de las localidades sobre las que han arreciado los bombardeos. Llevo dentro de mí su dolor y, por intercesión de la Santa Madre de Dios, lo presento en oración al Señor. Él siempre escucha el grito de los pobres que lo invocan”.

En la audiencia general, continuando su catequesis sobre el discernimiento y tras haber abordado el tema de la oración y el autoconocimiento, el Papa Francisco habló de un tercer ingrediente que los maestros de espiritualidad consideran esencial para esta dimensión de la vida cristiana: el deseo. Recordando su etimología - "de-sidus, literalmente 'la falta de la estrella'- el pontífice explicó que el deseo "evoca un sufrimiento, una carencia, y al mismo tiempo una tensión para alcanzar el bien que falta”. “Es la brújula para entender dónde me encuentro y dónde estoy yendo, es más, es la brújula para entender si estoy detenido o estoy caminando, una persona que jamás desea, es una persona estática, tal vez enferma, casi muerta”.

¿Y cómo es posible reconocer el deseo? El Santo Padre precisó que “a diferencia de las ganas o de la emoción del momento, el deseo dura en el tiempo, un tiempo incluso largo, y tiende a concretizarse”. “El deseo te hace fuerte, te da valor, te hace ir adelante siempre porque tú quieres llegar a eso”.

“Llama la atención el hecho de que Jesús, antes de realizar un milagro, a menudo pregunta a la persona sobre su deseo: ¿quieres ser sanado? Y a veces esta pregunta parece estar fuera de lugar”, porque se ve que la persona está enferma. Pero la pregunta de Jesús es “una invitación a aclarar el corazón de uno” porque “dialogando con el Señor, aprendemos a entender qué queremos realmente de nuestra vida”. Esta pregunta nos sacude especialmente de las coartadas y las quejas, que son "veneno para el alma, veneno para la vida, porque no te hacen crecer las ganas de seguir. Tenga cuidado con las quejas: cuando los cónyuges se quejan el uno del otro,  cuando los hijos se quejan del papá o cuando los sacerdotes se quejan del obispo o los obispos de tantas otras cosas... Es casi un pecado, porque quejarse no deja crecer el deseo".

“La época en la que vivimos – precisó el Pontífice – parece favorecer la máxima libertad de elección, pero al mismo tiempo atrofia el deseo, que en general queda reducido a las ganas del momento. Estamos bombardeados por miles de propuestas, proyectos, posibilidades, que arriesgan distraernos y no permitirnos valorar con calma lo que realmente queremos. El  riesgo es “transcurrir la existencia entre intentos y asuntos de diversa índole, sin llegar nunca a ningún lado, o desperdiciando oportunidades valiosas. Y así, algunos cambios, que teóricamente queremos, aún cuando se presenta la ocasión, nunca se realizan”.

Si el Señor nos hiciera la pregunta que hizo al ciego de Jericó: «¿Qué quieres que haga por ti?» (Mc 10,51), ¿qué responderíamos? Quizá, podríamos finalmente pedirle que nos ayude a conocer el deseo profundo de Él, que Dios mismo ha puesto en nuestro corazón. Es una gracia inmensa, que está en la base de todas las demás: dejar que el Señor haga milagros por nosotros, como en el Evangelio: ‘Danos el deseo y hazlo crecer, Señor'".

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: El hombre nos es dueño del tiempo, que pertenece a Dios
26/11/2013
Papa: el examen de conciencia nos enseña las ‘contraseñas’ de la vida espiritual
05/10/2022 14:43
Papa, la herida de esta Navidad: la guerra ha robado la sonrisa a los niños ucranianos
21/12/2022 14:05
Papa: la oración es el primer paso del discernimiento
28/09/2022 13:55
El Papa inaugura un nuevo ciclo de catequesis sobre el discernimiento
31/08/2022 11:47


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”