09/08/2020, 13.16
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: que los obispos, sacerdotes y religiosos del Líbano estén cerca de su pueblo

En el Ángelus, papa Francisco reafirma el valor de Líbano como “modelo de convivencia”. "Solidaridad y compasión”, y el llamado a vivir “en la pobreza evangélica, sin lujos, ya que el pueblo está sufriendo, y sufre mucho”. El recuerdo de las bombas en Hiroshima y Nagasaki, y la invitación a procurar “un mundo libre de armas nucleares”. “En medio de la tempestad, tener el corazón dirigido a Dios, a su amor, a su ternura de Padre”. “La barca a merced de la tormenta es la imagen de la Iglesia” y quizás uno “puede tener la tentación de pensar que Dios la ha abandonado.” La campaña de AsiaNews para “Socorrer a una Beirut devastada”. 

 

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) – “Estén cerca de su pueblo”: es la invitación de Papa Francisco, dirigida a obispos, sacerdotes y religiosos del Líbano, en este difícil momento que atraviesa “este amado país”.   

Inmediatamente después del rezo del Ángelus junto a los peregrinos reunidos en Plaza San Pedro, tras recordar las fechas del 6 y del 9 de agosto de 1945, cuando fueron arrojadas las bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki, y luego de invitar a rezar “por un mundo totalmente libre de armas nucleares”, Francisco dijo que en estos días su pensamiento “vuelve al Líbano con frecuencia”.  

"La catástrofe del martes pasado”, recordó, “nos llama a todos, empezando por los libaneses, a colaborar por el bien común de este amado país”. “El Líbano  - continuó - “tiene una identidad peculiar que es fruto del encuentro de varias culturas; y con el correr del tiempo ha surgido como un modelo de convivencia. Ciertamente, esta convivencia en este momento es muy frágil, pero ruego para que, con la ayuda de Dios y la fiel participación de todos, pueda renacer libre y fuerte”. Por consiguiente, invitó a la “Iglesia del Líbano a estar cerca del pueblo en su Calvario, como lo ha estado haciendo en estos días, con solidaridad y compasión, con el corazón y las manos abiertas a compartir” lo que tenemos. Luego, dirigiéndose a los obispos, sacerdotes y religiosos, agregó: “vivan en la pobreza evangélica, sin lujos, porque el pueblo está sufriendo, y sufre mucho”. Por último, el papa – como ya lo había hecho en la audiencia del pasado miércoles - exhortó a la comunidad internacional a ofrecer “una ayuda generosa”. 

Previo a ello, el pontífice había comentado el evangelio de hoy (Mateo 14, 22-23, XIX Domingo del Tiempo Ordinario, ciclo A), que narra el episodio de Jesús que camina sobre las aguas del lago y salva a Pedro cuando está a punto de hundirse. 

“Esta historia es una invitación a abandonarnos con confianza en Dios en todo momento de nuestra vida, especialmente en el momento de la prueba y la turbación. Cuando nos sentimos agobiados por la duda y el miedo y parece que nos hundimos, no tenemos que avergonzarnos de gritar, como Pedro: «¡Señor, sálvame!» … Tener fe quiere decir, en medio de la tempestad, tener el corazón dirigido a Dios, a su amor, a su ternura de Padre. Jesús quería enseñar esto a Pedro y a los discípulos, y también quiere enseñárnoslo hoy a nosotros. Él sabe bien que nuestra fe es pobre y que nuestro camino puede ser perturbado, bloqueado por fuerzas adversas. Pero Él es el Resucitado, el Señor que ha atravesado la muerte para ponernos a salvo. Incluso antes de que empecemos a buscarlo, Él está presente junto a nosotros. Y levantándonos de nuestras caídas, nos hace crecer en la fe”.

“La barca a merced de la tormenta – concluyó - es la imagen de la Iglesia, que en todas las épocas encuentra vientos contrarios, a veces pruebas muy duras: pensemos en ciertas persecuciones largas y amargas del siglo pasado. En esas situaciones, uno puede tener la tentación de pensar que Dios la ha abandonado. Pero en realidad es precisamente en esos momentos cuando más resplandece el testimonio de la fe, del amor y la esperanza. Es la presencia de Cristo resucitado en su Iglesia que dona la gracia del testimonio hasta el martirio, del que brotan nuevos cristianos y frutos de reconciliación y de paz para el mundo entero. La intercesión de María Santísima nos ayude a perseverar en la fe y en el amor fraterno, cuando la oscuridad y las tempestades de la vida ponen en crisis nuestra confianza en Dios”. 

Para sostener a la población de Beirut y del Líbano, y para colaborar con Caritas Líbano, AsiaNews ha decidido lanzar la campaña “Socorrer a una Beirut devastada”. Aquellos que deseen colaborar pueden enviar sus donativos a: 

- Fondazione PIME - IBAN: IT78C0306909606100000169898 - Código de Identificación del Instituto (BIC): BCITITMM - Motivo: “AN04 –  SOCORRER A UNA BEIRUT DEVASTADA”

-  a través del sitio de AsiaNews, en la sección “DONA AHORA”.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Papa: Dios “ablande un poco el corazón” de quien condena todo aquello que está “fuera de la Ley”
02/05/2017 13:54
Papa a las víctimas del terremoto: “Apenas sea posible también yo espero ir a visitarlos”
28/08/2016 13:40
Católico arrestado por cultivar cannabis para tratar a su esposa en fase terminal
08/04/2017 12:24
Centenares de parientes de las víctimas del 11/9 inician acciones legales contra Riad
22/03/2017 13:04


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”