08/02/2019, 11.37
CHINA
Enviar a un amigo

Para festejar el año nuevo, obligan a uigures a consumir carne de cerdo y alcohol

El hecho se inscribe en el marco de las políticas de Beijing orientadas a debilitar las raíces musulmanas de la población. Funcionarios hicieron entrega directa de carne de cerdo a las familias musulmanas e insistieron para que exhibieran las tradicionales decoraciones chinas de año nuevo en el exterior de las casas.  

Beijing (AsiaNews) – Los festejos en curso por el año nuevo lunar habrían sido utilizados por funcionarios de gobierno de Xinjiang –en el noroeste de China- para constreñir a los musulmanes de la región a consumir carne de cerdo y bebidas alcohólicas, ambas prohibidas en el islam. Una conducta que se enmarca en una política de gobierno que apunta a debilitar las raíces musulmanas de la población.

Según fue informado por Radio Free Asia (RFA), los habitantes de la prefectura autónoma de Ili Kazakh fueron invitados a los festejos por el año nuevo, bajo la amenaza de llevarlos a campos de reeducación en caso de no participar en las celebraciones. La emisora agrega que un testigo habría referido que “el año pasado, los habitantes de origen kasajo del Xinjiang, que no comen carne de cerdo por ser musulmanes, fueron obligados a consumirla para celebrar una festividad perteneciente a los chinos de etnia Han”.

Funcionarios de gobierno se acercaron para hacer una entrega directa de carne de cerdo a las familias musulmanas. Además, insistieron en que las decoraciones tradicionales chinas utilizadas en año nuevo fueran exhibidas en el exterior de las casas. Para vigilar el efectivo cumplimiento de estas instrucciones, civiles de origen Han fueron enviados a festejar con familias musulmanas. Todo ello se enmarca en el plan de Beijing orientado a “eclipsar” al Islam dentro de un plazo de cuatro años.  En octubre del año pasado, se supo que funcionarios de la capital de Xinjiang, Urumqi, lanzaron una campaña contra los productos halal.

Hace años que Beijing lleva adelante en Xinjiang lo que ha definido como una campaña contra el extremismo y el separatismo, en una región autónoma habitada mayormente por pueblos de etnia uigur y kazaja que profesan el islam. Desde el 2017, en las escuelas se ha prohibido la enseñanza de la lengua uigur.

En octubre del año pasado, la región autónoma de Xinjiang puso en marcha una revisión de su legislación para permitir que los gobiernos locales puedan “educar y transformar” a personas influenciadas por el “terrorismo” a través de “centros de entrenamiento profesional”, que en realidad no son otra cosa que campos de reeducación forzada. Ex detenidos afirman que fueron obligados a consumir carne de cerdo y bebidas alcohólicas mientras se encontraban en estas instalaciones.  

Grupos en defensa de los derechos humanos acusan a Beijing de reprimir sistemáticamente el islam en la provincia, y afirman que hay más de un millón de personas detenidas en los llamados campos de reeducación. 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Punjab, alcohol tóxico en Navidad. La Comisión Justicia y Paz reza por las 43 víctimas
29/12/2016 16:07
India, 150.000 muertos en accidentes viales: la Corte suprema veda la venta de alcohol en carreteras
15/12/2016 11:29
​Bihar, a partir del 2016, estará prohibida la venta de bebidas alcohólicas
26/11/2015
El precio del cerdo sube un 110,2% y empuja la inflación china
10/12/2019 18:06
Mujer china kazaja escapa de los campos de Xinjiang: ‘No quiero volver a las torturas’
03/01/2020 14:56


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”