18/05/2021, 13.28
RUSIA
Enviar a un amigo

Servicios sociales, la misericordia en la Iglesia ortodoxa rusa

de Vladimir Rozanskij

Desde que terminó el régimen soviético, las obras de "misericordia" eclesial han florecido en toda la sociedad rusa: albergues, cuidados paliativos, ayuda para discapacitados y enfermos, casas para personas sin techo, ayuda humanitaria. La Iglesia rusa cuenta en este momento con más de 4.500 proyectos caritativos, entre ellos 77 albergues para mujeres embarazadas y madres solteras jóvenes. Kirill: "Pedimos a las mujeres que no aborten sino que entreguen sus hijos a la Iglesia Ortodoxa". Alrededor del 70% de la población declara estar dispuesta a apoyar las estructuras patriarcales en las obras de misericordia, especialmente en el rango de jóvenes entre 18 y 24 años.

 

Moscú (AsiaNews) - Ayer se inauguró el X Congreso Eclesial de Servicio Social en la Catedral de Cristo Salvador. Asistieron 1500 delegados: sacerdotes, monjes y monjas, voluntarios, representantes de organizaciones sin fines de lucro, trabajadores sociales y activistas de instituciones benéficas (sestry miloserdija, las "hermanas de la misericordia"), provenientes de toda Rusia. En los 30 años transcurridos desde el fin del régimen soviético, las actividades de "misericordia" eclesial han florecido en toda la sociedad rusa: albergues para personas sin techo, asistencia para cuidados paliativos, ayuda a los enfermos en todas las instituciones, apoyo a los discapacitados en sus hogares, sistemas de distribución de ayuda humanitaria.

Todas estas iniciativas han convertido a la Iglesia Ortodoxa Rusa en la principal organización benéfica del país. En los años ‘90 del siglo pasado, las iniciativas en este campo procedían principalmente de instituciones extranjeras que ingresaron a Rusia después del comunismo. A partir de la década del 2000 fueron progresivamente absorbidas y nacionalizadas, en algunos casos debido a la desconfianza que producían los "benefactores" extranjeros, acusados ​​de querer influir en la población rusa de diversas maneras. En muchos casos esas organizaciones inspiraron a la "caridad ortodoxa", que ha heredado sus sistemas y objetivos.

En este momento el patriarcado de Moscú "exporta" la caridad a todo el mundo, como recordó el Patriarca Kirill (Gundjaev) en el discurso de apertura del Congreso. En sus palabras, "una de las principales preocupaciones de nuestra Iglesia es la cercanía a las mujeres, que hoy por muchas razones se resisten a tener hijos y a las que les pedimos que no aborten sino que entreguen sus hijos a la Iglesia Ortodoxa".

El patriarca aseguró que “la Iglesia está dispuesta a ayudar en la educación y crianza de los niños sin impedir su relación con las madres; de hecho haremos todo lo posible para que las familias sean más sólidas, incluso las más frágiles y no oficiales, que de todos modos tienen un gran valor ante Dios”. Desde la época soviética Rusia está sumida en un vertiginoso declive demográfico y la práctica del aborto sigue siendo extremadamente extendida y frecuente.

En el Congreso se señaló que en Rusia la caridad eclesial se está volviendo cada vez más sistemática y popular entre la gente. Según algunas encuestas, casi el 70% de la población se declara dispuesta a apoyar las estructuras patriarcales en las obras de misericordia, especialmente entre los jóvenes de 18 a 24 años.

Elizaveta Oleskina, directora de la Fundación "Ancianidad en alegría" (Starost v radost), habló sobre el proyecto piloto de asistencia "a largo plazo": "En nuestro país, un tercio de la población está formado por personas mayores que necesitan ayuda de distintas formas, y si tenemos en cuenta a las personas con diferentes grados de discapacidad, una de cada dos familias necesitan esta ayuda. El nuestro no es solo un gran proyecto a nivel nacional, sino que ahora forma parte de las prioridades de la política social del Estado”.

En este momento la Iglesia rusa lleva adelante más de 4.500 proyectos caritativos, entre ellos 77 hogares para mujeres embarazadas y madres solteras jóvenes. La senadora Maria L’vova-Belova presentó el proyecto público-eclesial Kvartal Lui ("departamento de Louis"), que comenzó hace pocos años en la ciudad de Penza y lleva ese nombre en honor al músico de jazz Louis Armstrong. Se dedica a la rehabilitación de niños huérfanos discapacitados y hoy se encuentra a la vanguardia en la sensibilización sobre los problemas de los niños con movilidad reducida en toda Rusia.

Según L'vova-Belova, "todos podemos hacer algo para superar las barreras, por ejemplo instalar botones especiales a la entrada de iglesias o edificios públicos, para que las personas con discapacidad puedan participe en la liturgia o utilizar los servicios".

La Iglesia también ha abierto más de 200 centros de ayuda humanitaria, cerca de 90 casas para personas solas y sin hogar, más de 400 centros para discapacitados y más de 200 comunidades de rehabilitación para drogadictos

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
Corte suprema de Moscú: Los Testigos de Jehová están fuera de la ley
21/04/2017 12:09
Los autobuses de la misericordia de la Iglesia ortodoxa rusa
21/11/2019 09:57
Mons. Barwa: La herencia de los mártires de Orissa
29/08/2020 11:22
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14