16/08/2016, 16.21
IRAK

Alqosh, a pesar de ISIS, la iglesia festeja la primera comunión de cien niños

En la fiesta de la Asunción, la comunidad entera participó de la celebración, presidida por Mar Sako. Vicario patriarcal: momento histórico para una pequeña ciudad de frontera que ha estado por mucho tiempo amenazada por los yihadistas. El primado caldeo invita a los niños a “contribuir a la vida de la comunidad”. En Kirkuk su Beatitud inauguró una gruta dedicada a la Virgen.

Alqosh (AsiaNews)- Un “momento histórico” para una “pequeña ciudad de frontera”  que ha estado por mucho tiempo amenazada por los milicianos del Estado islámico (EI) y que vuelve a “esperar en la paz y en la normalidad” abraándose a estos “cien hijos suyos”. Es lo que cuenta a AsiaNews Mons. Basilio Yaldo, auxiliar de Bagdad y estrecho colaborador del patriarca Louis Raphael Sako, quien ayer, en Alqosh, en el norte de Irak, impartió- en una ceremonia presidida por el primado caldeo- la primera comunión a cien niños. En la celebración participaron “todos los sacerdotes de la ciudad, las hermanas y más de 700 personas. Los fieles estaban entusiasmados porque, por primera vez, el patriarca celebró las comuniones en la comunidad”, agrega el prelado.

Alqosh es una histórica ciudad de la gobernación de Nínive, en el Kurdistán iraquí; situada a unos 50 km al norte de Mosul, bastión de los yihadistas. La misma constituye uno de los principales centros de la tradición cristiana asirio-caldea. A unos 3 Km del centro, sobre las montañas que dominan la ciudad, surge el secular monasterio de Rabban Ormisda, sede de los patriarcas nestorianos del 1551 al 1804.

Con el paso del tiempo la estructura originaria, demasiado expuesta a ataques del exterior además de ser un símbolo de un período difícil de la Iglesia local, fue sustituido por el nuevo monasterio de Nuestra Señora de Medssi, en las afueras de la ciudad. Hoy está habitado por un grupo de monjes, que han abierto las puertas a huérfanos y jóvenes prófugos que se quedaron sin familia a causa de la violencia islamista.

Alqosh, al igual que muchas otras pequeñas ciudades del Kurdistán iraquí, también recibió un número importante de refugiados.      

“La vida en la zona- narra el vicario de Bagdad- volvió casi a la normalidad. La esperanza es que pronto toda la llanura (de Nínive) pueda ser liberada de la presencia de los yihadistas y los prófugos puedan volver a sus pueblos”. El trabajo para volver segura la zona, agrega, ya “comenzó, y hace dos días que las tropas iraquíes han iniciado la batalla para liberar a los pueblos que rodean Mosul”.

Dirigiéndose a los niños y a las niñas que han recibido la primera comunión, el patriarca Sako los exhortó a no abandonar sus tierras, la ciudad de Alqosh, sino a permanecer y contribuir en la obra de reconstrucción “porque hay un patrimonio (cristiano) que hay que preservar”. El primado caldeo, agrega Mons. Yaldo, además invitó a los jóvenes a “ser más fuertes, a ir a la iglesia y participar en la vida de la comunidad cristiana tal como se participa en la vida de una familia”.

Al finalizar la función los niños formularon algunas preguntas al patriarca Sako. Uno de ellos, cuenta Mons. Yaldo, dijo que “cuando sea grande quiere ser sacerdote para servir a la gente pobre y a los necesitados”. El patriarca, agrega, no pudo retener la emoción después de haber escuchado estas palabras y agregó que “es importante alentar y compartir los sufrimientos”.

Después de la celebración, el patriarca caldeo y su vice, fueron a Kirkuk, donde Mar Sako- por diez años arzobispo de la ciudad- celebró la misa de la Asunción. En la función que se realizó en la catedral del Sagrado Corazón, cuenta el prelado: “participaron unos mil fieles”. Luego se realizó “la inauguración de una gruta dedicada a la Virgen, ooincidiendo con la jornada de la fiesta”.

En la celebración (en la foto) estaban presentes el actual arzobispo de Kirkuk, Mons. Yousif Thoma Mirkis, las hermanas, el vice-gobernador de la ciudad en representación de las instituciones locales, y algunos miembros del Consejo de la ciudad, musulmanes. Al final hubo un encuentro con las hermanas del Sagrado Corazón, reunidas hoy en capítulo para la elección de la superiora general. “Después de semanas de violencia, atentados, derramamiento de sangre- concluyó Mons. Yaldo- ahora la situación es más calma. Sin embrago el patriarca Sako pidió que se rezara por la paz en todas las celebraciones que ha oficiado. Se necesita rezar por la paz y por el futuro del país”.

Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Arzobispo de Erbil: La Asunción, esperanza para el futuro de los cristianos de Mosul (Foto)
17/08/2016 16:30
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
Patriarca caldeo: En esta Navidad, los cristianos iraquíes ofrecen oraciones y solidaridad a Jerusalén
20/12/2017 11:32
Patriarca caldeo y el presidente del Parlamento: los cristianos son esenciales para el futuro de Irak
17/11/2014