03/09/2019, 14.19
IRAK
Enviar a un amigo

Card Sako: estrategia en común y tutela de los cristianos, para garantizar un futuro en Irak

En una carta, el purpurado hace un llamamiento a las instituciones y a la población civil, expresando el deseo de que a través de un diálogo político valeroso puedan superarse crisis y dificultades.  Los peligros de que se desate un conflicto entre los EEUU e Irán, que acarrearía “ruina, destrucción y fragmentación”. El gobierno y las autoridades musulmanas deben alentar y preservar la presencia cristiana.

Bagdad (AsiaNews) - Los iraquíes deben “abrir un diálogo político valeroso” y desarrollar una “estrategia acordada” con todas las agrupaciones políticas, velando “por su actuación” para salir “de las crisis y calamidades actuales”. Es lo que escribe el prelado caldeo, el Card. Louis Raphael Sako, en un sentido llamamiento dirigido al pueblo iraquí y a la plana de líderes políticos e institucionales. La misiva fue publicada en el sitio del patriarcado y enviada a AsiaNews a título informativo. En ella, él advierte: “Los iraquíes deben tener confianza en sí mismos, en sus capacidades y en su unidad”, haciendo frente a las dificultades, problemas y peligros que, todavía hoy, amenazan el futuro de la nación. 

Comenzando por las tensiones entre Irán y los Estados Unidos, que podrían involucrar a Irak, y haciendo hincapié en la difícil reactivación de una nación marcada por la violencia fundamentalista y los años oscuros de dominio del Estado Islámico, derrotado a nivel militar pero no así en el plano ideológico, son muchos los desafíos por afrontar. En este contexto, el patriarca caldeo invita a los políticos a “asumir las responsabilidades que les tocan” para preservar “los logros alcanzados”, evitando quedar envueltos “en una guerra de poder” frente a la crisis en curso entre Washington y Teherán.  

Un conflicto que, de estallar, acarrearía la “ruina, destrucción y fragmentación”, empujando a un creciente número de personas “a emigrar” y provocando “más víctimas en toda la región”. Es por eso que, tal como explica el Card. Sako, “urge cada vez más moverse en favor de la paz y trabajar en pos de una “visión futura” de nación, que se asiente sobre las bases “de la democracia, el estado de derecho y el respeto de la diversidad”. Apuntalando el compromiso común “por la paz y la prosperidad”. 

En un momento crítico para la vida de Irak y de todo el Oriente Medio, el primado caldeo dedica un espacio a reflexionar particularmente sobre la comunidad cristiana que, en los últimos años, ha abandonado masivamente la región, procurando salvar su vida y encontrar refugio en Norteamérica, Europa y Australia. “Los cristianos -advierte- son un componente esencial”, ellos han estado a la vanguardia en la defensa de “valores como la ciudadanía y la fraternidad humana”, preservando las “ciudades, iglesias y monasterios de los albores del cristianismo hasta la caída del régimen [de Saddam Hussein] en el 2003”.

El colapso del sistema anterior abrió las puertas al avance yihadista y fundamentalista, favorecido por el ingreso de terroristas que secuestraron y asesinaron a fieles y sacerdotes e hicieron estallar las iglesias por los aires, como sucedió con la iglesia siro-católica de Nuestra Señora de la Liberación, en Bagdad. Luego, el purpurado recuerda el ascenso del ISIS y la huida de los cristianos de Mosul y de la Llanura de Nínive, y como corolario de todo ello, los lugares de culto y edificios históricos “quemados o estallando por los aires”. “Hoy -afirma- a pese a que sus áreas han sido liberadas, estas personas no han recibido ningún apoyo del gobierno iraquí para reconstruir las viviendas o reparar las infraestructuras”. 

Actualmente, los cristianos se subdividen en 14 iglesias, siendo la más importante la caldea, que ha formado, educado a “partidos políticos y organizaciones que, sin embargo, no han hecho nada por ella”, acusa el purpurado. El número disminuyó drásticamente después del 2003, fundamentalmente a causa del terrorismo y de la progresiva exclusión de la vida política e institucional del país. El obispo continúa diciendo que la comunidad local ha sido marginada y que se promulgaron “leyes que atentan contra ellos”, cuyo culmen lo representa el ascenso del ISIS con la consiguiente pérdida de las propiedades, y de la confianza en el futuro. “Muchos han emigrado [...] para asegurar una educación y un futuro para sus hijos”. 

Por último, ante todo esto, el prelado concluye diciendo que el gobierno, las autoridades religiosas musulmanas y los bloques políticos deben “tomar con seriedad las preocupaciones de los cristianos, aportar tranquilidad e instarlos a permanecer en su tierra”. Los cristianos “contribuirán a sensibilizar a los iraquíes sobre valores como la ciudadanía, la tolerancia, el respeto y la consolidación de la convivencia en este suelo”. 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
Arzobispo de Mosul: un premio Sakharov, en memoria de las víctimas del ISIS
22/09/2020 15:19
Patriarca caldeo: musulmanes y cristianos unidos deben liderar la lucha contra el fundamentalismo
19/01/2015
Sacerdote iraquí: mi vocación, en el drama de la guerra y la enfermedad
21/04/2016 12:59