26/11/2015, 00.00
MYANMAR - VATICANO
Enviar a un amigo

Cardenal Bo: Jubileo de la Misericordia, para un futuro de paz y prosperidad en Myanmar

de Charles Maung Bo*
En una carta pastoral para el Año del Jubileo el arzobispo de Yangon recuerda que el país necesita de "la misericordia y la compasión". A la Iglesia local la tarea de ser un ejemplo y referente en una realidad de indiferencia, odio y violencia. Siguiendo la Laudato Sí, mostrar misericordia para "un planeta herido". Las directrices establecidas a nivel nacional y de las parroquias.

Yangon (AsiaNews) - El Myanmar, herido por décadas de violencia, las guerras y la opresión necesita hoy más que nunca de la misericordia y la compasión. Debido a que "nuestra nación necesita sanación a través de la misericordia" y "los cristianos debe sanar esta nación a través de la misericordia" Así lo afirmó el cardenal Charles Maung Bo, Arzobispo de Yangon, primer purpurado en la historia de Myanmar, en la carta pastoral a los fieles unos pocos días antes del inicio del Año Jubilar de la Misericordia. Proclamado por el papa Francisco, se abrirá el 8 de diciembre con las celebraciones no sólo en Roma, sino en todas las diócesis del mundo y en los principales santuarios.

 Aquí, a continuación, el texto completo de la carta pastoral del cardenal Bo, y remitida a AsiaNews:

"Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos verán a Dios" (Mt 5, 7)

Mis queridos hermanos y hermanas en Jesucristo, el Salvador misericordioso,

Me dirijo a todos, mientras que la Iglesia se prepara para el Año jubilar extraordinario de la Misericordia. Nuestro Santo Padre, cada vez más profeta y evangelista del mundo moderno, ha anunciado este año de gracia, bajo el lema: "Sed, pues, misericordiosos, como vuestro Padre es misericordioso" (Lucas 06:36). El anuncio oficial de este año de gracia se llama Misericordiae Vultus (La cara de la misericordia). Jesucristo es el rostro de Dios, el rostro que trajo al mundo no la condena, sino una palabra de salvación (Juan 3:16). Cuando Jesús exhortó a sus discípulos: "Id y anunciad la Buena Nueva" (Mt 28:18), nos invita a reflexionar sobre el hecho de que el mismo Jesús es el rostro de la Misericordia que se parece a todos nuestros hermanos y hermanas. Llevar la Misericordia a un mundo herido, este es el mensaje contenido en este año jubilar especial.

Este extraordinario Año Jubilar de la Misericordia se abre el 08 de diciembre 2015 y termina el 20 de noviembre de 2016. Se inscribe para coincidir con el 50 aniversario del Concilio Vaticano II, que trajo una profunda renovación en la Iglesia. Un año jubilar es un año de especial de oración, pidiendo la bendición y el perdón de Dios. En la antigua tradición judía, el Año Jubilar que se celebra cada 50 años está encaminado a restablecer la igualdad entre todos los hijos de Israel, que ofrece nuevas posibilidades a las familias que habían perdido sus propiedades e incluso su libertad personal. La Iglesia Católica ha dado al jubileo judío una connotación más espiritual. Se compone de un perdón general, la indulgencia abierta a todos, y la oportunidad de renovar la relación de cada uno con Dios y el prójimo. Siguiendo las directrices del Concilio Vaticano II, se nos insta a hacer que nuestra Iglesia una Iglesia más abierta, una Iglesia de la hospitalidad, una Iglesia en que no se condene o juzgue, sino una Iglesia que sea faro de la misericordia en un mar tormentoso de odio.

Más que nunca, el mundo necesita la misericordia de los demás. El mundo está lleno de odio y derramamiento de sangre. Los asesinatos por venganza, cometidos en nombre de la religión, siguen aumentando. Las guerras causan millones de refugiados. La propia Europa tiene miles de refugiados que buscan alimento y refugio. A pesar de todas las buenas noticias procedentes del frente electoral, Myanmar también tiene una gran necesidad de la misericordia y la compasión. Al momento de escribir esta carta pastoral, más de 100 personas pobres fueron enterradas vivos por un alud que afectó a una mina de jade [en el Estado de Kachin]. Después de cinco décadas de guerra, de desplazamiento, de pobreza y migración, nuestro país tiene una gran necesidad de la misericordia. Misericordia para aquellos que han sufrido y la misericordia para los que han sido causa de estos grandes sufrimientos. Nuestra nación necesita curación a través de la misericordia. Los cristianos deben curar a esta nación a través de la misericordia.

Nuestro planeta está herido. La misericordia para nuestra planeta sangrante es una necesidad urgente. Con su gran encíclica sobre el clima, la “Laudato sì”, el Papa Francisco ha llamado a la misericordia y la compasión por el planeta, nuestro hogar común. Por tanto, estamos llamados a incorporar la misericordia en tres niveles diferentes:

  • Busque misericordia y perdón a nivel personal

  • Proclamar la misericordia y la compasión para todos, especialmente para los débiles, vulnerables, perdido

  • La reconciliación a través de la misericordia de nuestro planeta herido.

     

El Papa Francisco nos guía en todo esto: "¡Cómo me gustaría que los próximos años se empapen de misericordia para ir al encuentro de cada persona llevando la bondad y la ternura de Dios! A todos, creyentes y lejanos, pueda alcanzar el bálsamo de la misericordia como un signo del Reino de Dios ya presente en medio de nosotros". (Misericordiae Vultus)

1- Búsqueda de misericordia y perdón a nivel personal: Todas las personas cometen pecados. Pero la salvación no viene sino para aquellos que creen en la misericordia divina. Judas y Pedro ambos han cometido pecados. Pero Judas no creía en la misericordia de Dios. Pedro, por el contrario, creía en la misericordia divina. Porque ningún pecado es tan grande. "La misericordia siempre será mayor que cualquier pecado, y nadie puede poner límites al amor de Dios, que está siempre dispuesto a perdonar" (Papa Francisco). Cristo es el buen pastor, en busca de toda oveja perdida.

Confiando en la misericordia de Dios, cada uno de nosotros debe buscar la misericordia y el perdón a través del sacramento de la confesión. Es el Sacramento de la Misericordia. Debemos reparar nuestros pecados, especialmente la de juzgar a los demás. Debemos desarrollar la actitud de comprensión mutua. Como todos sabemos, nuestros hermanos y hermanas budistas en Myanmar tienen dos ojos para llegar a la plenitud espiritual: misericordia y compasión (Karuna y Mitta). Metta Bhavana es una manera de desarrollar una actitud de amor para todos. Necesitamos la gracia. San Pablo dice: Él no nos salva por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia (Tito 3: 5). En este año jubilar, nuestra actitud debe ser el signo de la ternura, el perdón a los que viven con nosotros. Renovarnos en el espíritu, estar dispuestos a reflexionar sobre la misericordia de Dios en nuestras vidas. "Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia". (Mateo 5: 7)

2- A nivel nacional y parroquias: "¡Cómo me gustaría que todos los lugares donde la Iglesia está presente, especialmente nuestras parroquias y comunidades, puedan convertirse en islas de misericordia en medio del mar de la indiferencia!" (Mensaje para la Cuaresma 2015). Mientras que un puñado de hombres perpetué el odio, la sangre y el mal en el mundo de hoy, las personas buenas tienen que traer una cultura de compasión en el mundo.

La cultura de la indiferencia se ha nutrido durante al menos 60 años en Myanmar. ¿Cuánta de nuestra gente se convirtió en víctima de esta indiferencia? En un país donde hay riqueza, hay millones de pobres, millones de desplazados, millones de personas que han abandonado el país. La Justicia, la hermana de la Misericordia, fue mutilada. Hoy Myanmar está en el umbral de la esperanza. Busquemos que la misericordia, el perdón y la reconciliación también para los hombres más viciosos, los autores de estos crímenes. Al igual que Jesús, quien dio la bienvenida a la adúltera y el publicano Zaqueo, nosotros también debemos contribuir a la reconciliación nacional. Tenemos que llegar a nuestros hombres y a nuestras mujeres, los pobres, los monjes, los militares y los que nos mandan.

Algunas sugerencias para el trabajo como consecuencia de la Misericordia en Myanmar

Identificar y atender a las víctimas de catástrofes de origen humano: la guerra, la pobreza y la opresión, visitar y llevar el mensaje de misericordia a los refugiados, los pobres y los que están en prisión. Abrir las puertas de la misericordia de Cristo, a través de un servicio regular dirigido a estas personas.

Identificar las víctimas de la indiferencia: los ancianos, las personas con discapacidad, las personas indefensas, enfermos y solos, dándoles el conforto de la misericordia.

Identificar las víctimas de la crueldad humana contra los hombres y mujeres que viven en zonas de guerra, los desplazados internos, las diócesis en las que es más alto el consumo y tráfico de drogas, la trata de personas, la presencia de minas.

Identificar las víctimas de la indiferencia espiritual: cuántos no tienen acceso a los sacramentos de la confesión, los católicos no practicantes, lugares de atención en el que los pacientes están esperando un alivio espiritual, las áreas que no están cubiertas por la evangelización, los evangelizadores se conviertan en evangelizados.

3- Misericordia para un planeta herido: La encíclica Laudato Sì amplifica las profundas heridas causadas a la naturaleza a través de la codicia. Los pobres están esperando justicia para el medio ambiente. Myanmar está perdiendo su rica biodiversidad en beneficio de los dirigentes y su camarilla. Esta tierra nos pertenece a todos. Unamos nuestras manos con nuestros hermanos y hermanas en la protección de la naturaleza, mostrando misericordia destacando la codicia que destruye los bienes que nos pertenece a todos. La Iglesia defenderá la difusión de las cuestiones ambientales y el activismo entre sus miembros, para mostrar misericordia a una tierra mutilada.

El próximo 8 de diciembre en Roma, se abrirá las puertas del Jubileo. Otras iglesias importantes del mundo abrirán sus puertas, dando testimonio de que la iglesia es un lugar de acogida, no una iglesia de la condena. Cristo es la puerta que nos conduce al Padre. Cristo está esperando en la puerta de nuestro corazón todos los días, para traer la misericordia para todos nosotros. "¡Escucha! Me presento ante la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré en su casa y comer con ellos, y ellos comerán conmigo" (Apocalipsis 3:30). Aceptar a Jesús a través de actos de misericordia es la puerta que conduce al mundo.

La gracia es un don de Dios, aunque no nos lo merecemos; la Misericordia es el perdón dado cuando nos merecemos ser castigados por nuestras rebeliones. Cristo ha dado el gran mandamiento: "Ama a los demás como a ti mismo". Aunque Myanmar, después de las elecciones, se parece a una nueva nación basada en la justicia, la paz y el desarrollo humano, nosotros los cristianos renovamos nuestro camino espiritual a través de la misericordia, y ayudando a construir una nación nos convertimos en mensajeros de la paz para este país, que tanto ha sufrido por muchas décadas.

* Cardenal Arzobispo de Yangon

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
​Obispo de Bangalore: En Navidad compartamos la alegría de Dios con aquellos que nos hacen el mal
23/12/2015
Papa en Myanmar, trabajador social budista: 'Nuevo comienzo para la paz y la prosperidad'
14/11/2017 13:04
Estudioso musulmán: el jubileo de la Misericordia un mensaje de perdón para todas las religiones
11/12/2015
Papa: Se cierra la Puerta santa, permanece siempre abierta de par en par la verdadera puerta de la misericordia, que es el Corazón de Cristo
20/11/2016 13:07