16/12/2017, 10.22
MYANMAR
Enviar a un amigo

Después del Papa Francisco: el Card. Bo visita a los desplazados Kachin

En los últimos días se retomaron los enfrentamientos entre el ejército birmano y los rebeldes. Desde 2011, hay más de 120.000 personas viviendo en 167 campos de refugiados. A pesar de las tensiones, siguen repercutiendo las palabras de paz del Papa Francisco. Las iniciativas de los líderes católicos en favor de la reconciliación.

Myitkyina (AsiaNews) – A dos semanas de haberse concluido el histórico viaje apostólico del Papa Francisco a Myanmar, el Card. Charles Maung Bo, arzobispo de Yangon, se encuentra haciendo una visita al Estado de Kachin. El primer cardenal birmano llegó al territorio norteño para reunirse con los desplazados internos (IDPs) en los campos de refugiados -causados por el añoso conflicto entre el ejército y el Kachin Independence Army (KIA)- y visitar varios centros caritativos situados en Myitkyina, capital del Estado. Durante su visita, el pontífice en reiteradas oportunidades invocó la paz y la reconciliación del país, invitando a los católicos a rechazar la lógica de la venganza, y a los líderes de la Iglesia, a “favorecer la unidad, la caridad, y el saneamiento en la vida del pueblo”.

La visita del cardenal se produce mientras se lleva adelante una ofensiva del Tatmadaw [el ejército birmano, ndr] contra los grupos armados de la etnia, mayoritariamente cristiana. Las dos partes están en conflicto desde el 2011, cuando nuevos hechos de violencia rompieron el cese del fuego que había sido firmado en 1994. Éstos causaron la huida de más de 120.000 personas, que desde entonces viven en 167 campos de refugiados en suelo Kachin. Según algunas personalidades locales, el ejército birmano habitualmente lanza sus ofensivas militares contra los grupos rebeldes en Kachin y en Shan en el mes de octubre, con el inicio de la estación seca. Este año, las operaciones se iniciaron con demora, en noviembre, en las áreas controladas por el KIA, en el norte del Estado, en particular en el distrito de Tanai. Los expertos consideran que el Tatmadaw está tratando de mantener un perfil más bajo, a causa de las fuertes presiones de la comunidad internacional, suscitadas por la crisis humanitaria en Rakhine.  

El 13 de diciembre pasado, en Myitkyina, las fuerzas de policía irrumpieron en las oficinas de la  Kachin Independence Organization (KIO), formación política que encabeza el KIA. Al día siguiente, el ejército bombardeó cuando menos cuatro posiciones del KIA. En la  zona de Tanai, el Tatmadaw bloqueó las calles en las afueras de la ciudad, bombardeando los pueblos mineros cercanos, y desde los helicópteros, dejaron caer volantes en los cuales se ordenaba a las personas evacuar el área antes de mayo. Kachin es rico en recursos naturales, y el ejército de Myanmar tiene un elevado interés en conquistar el control de estas áreas. Las minas de jade en Hpakant ya están bajo el control del ejército, en tanto las de Tanai son controladas por el KIA.

A pesar de las nuevas tensiones en el norte, en Myanmar continúan hallando eco las palabras de paz del Papa Francisco. La sociedad civil, tanto católica como no católica, sigue manifestando alegría y orgullo por haber hospedado un evento tan importante. El Pbro. Mariano Soe Naing, vocero de la Conferencia Episcopal Birmana (CBCM), declara a AsiaNews; “Revigorizados en la fe, los católicos aún están eufóricos por el encuentro con el Santo Padre. Los obispos y sacerdotes han incrementado los esfuerzos en su obra pastoral. Las palabras del Papa sobre el perdón han llegado a los corazones de los refugiados Kachin, y la visita del Card. Bo representa el inicio de un nuevo impulso en el proceso de reconciliación.  Además, cuando el cardenal fue recibido en la catedral de Myitkyina, también lo esperaba allí el Gen. Nyi Nyi Swe, comandante del ejército en el norte. Esta es una señal importante, porque demuestra que los militares están dispuestos a colaborar con la Iglesia en el camino hacia la paz”.

“Las palabras del pontífice fueron apreciadas por todo el pueblo birmano”, reafirma Mons. Raymond Sumlut Gam. Él es obispo de Banmaw, en la diócesis de Kachin, que hospeda numerosos desplazados. “El pueblo Kachin trata de poner en práctica sus invitaciones, que refuerzan las expectativas de paz de los católicos. Si bien por el momento no hay una reconciliación, las partes en conflicto están tratando de mantener coloquios. Junto a los pastores baptistas, la Iglesia católica está comprometida en una importante obra de mediación entre gobierno, ejército y grupos armados, con la institución de un Comité. Compuesto por nueve miembros, entre los cuales figuran líderes de varias confesiones religiosas, el mismo ha pedido que las partes en causa colaboren en la remoción de las minas, de modo que los desplazados puedan volver a sus comunidades de forma segura. Este es un paso importante que, junto a la visita del Card. Bo, da una señal de esperanza”.  

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Yangon, mensaje de Navidad del Card. Bo
27/12/2017 15:55
Yangon, la gratitud de los obispos por ‘los tres dones’ del Papa Francisco
17/10/2017 16:13
En Myitkyina, miles de católicos marchan por la paz y por los desplazados Kachin, usados como escudos humanos
29/05/2018 09:57
El pedido del Card. Bo, a la espera de la vista del Papal
10/11/2017 16:00
Rangún, el Card. Bo sobre los conflictos en Myanmar: Hay que curar, no abrir nuevas heridas
10/09/2018 13:57