12/06/2019, 18.27
VATICANO-INDONESIA
Enviar a un amigo

El encuentro de los obispos indonesios con el Papa Francisco

de Paolo Fossati

Esta semana, los 37 prelados se encuentran en el Vaticano realizando la visita ad limina apostolorum. A pesar de ser una minoría, la Iglesia indonesia se caracteriza por su vivacidad y por la gran participación de los fieles. Los obispos trabajan con dedicación en una “Evangelización pastoral creativa”. Mons. Suharyo: “Soy optimista sobre el futuro de los católicos”.

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) –  En el Vaticano, con ocasión de la visita ad limina apostolorum, los 37 obispos indonesios hoy celebraron una misa con el Papa Francisco. Ayer, el pontífice acogió el pedido de un encuentro, en el cual los prelados describieron su misión eclesial y debatieron sobre ella. ‘¿Por qué no?’ -afirmó el Papa- Vienen de muy lejos y no están aquí todas las semanas’. Es lo que cuenta a AsiaNews el arzobispo de Yakarta y presidente de la Konferensi Waligereja Indonesia (Kwi) – la Conferencia Episcopal indonesia.

“Ayer nos reunimos con el Papa Francisco -dice Mons. Suharyo-. Nuestro coloquio con el pontífice fue especial, único. El Papa nos dijo: ‘Háganme las preguntas que quieran’. Uno de los principales temas que pusimos bajo su atención es la traducción de los textos litúrgicos: hace casi 10 años que, con gran dificultad, intentamos reescribirlos, traduciendo del latín al indonesio. Hay diferentes opiniones entre nosotros respecto al método que se debe utilizar: hay quienes proponen una traducción literal de los pasajes y otros, una ad sensum. El Papa Francisco afirmó con claridad que compete a la Conferencia Episcopal deliberar sobre la cuestión y establecer cuál es la línea común a seguir”.

En el país islámico más poblado del mundo, los católicos son una minoría. Según las estadísticas del gobierno, suman cerca de 7,5 millones y representan casi el 3% de la población. A pesar de ello, la Iglesia indonesia se ve animada por la vitalidad de sus líderes y por la gran participación de los fieles en las actividades religiosas. Mons. Suharyo afirma; “La labor social de la Iglesia indonesia no se limita a los campos misioneros tradicionales. Todos los años, organizamos una conferencia de tres días, en la cual los miembros de la KWI estudian, tratan de comprender los signos de los tiempos para luego hallar respuestas que se adapten mejor. A esto lo denominamos una “Evangelización pastoral creativa”.  

“El pueblo indonesio -prosigue el arzobispo de Yakarta- en general, es muy religioso. Esto es fundamentalmente mérito de los musulmanes. Ellos son muy conscientes de los riesgos que derivan del secularismo. Estoy convencido de que en los próximos años, también los católicos se irán afirmando en la fe. Sabremos cosechar los frutos de nuestra tarea en el campo de la educación y en la promoción de la familia como lugar para hacer crecer la conciencia religiosa de los niños. Es un gran desafío, pero soy muy optimista”.

El contexto islámico en el que están inmersos los católicos es muy distinto al del Oriente Medio: los musulmanes indonesios siguen una corriente llamada  Islam Nusantara (el islam del Archipiélago). Esta incorpora la cultura, las tradiciones y la sabiduría locales: moderación y tolerancia son sus características distintivas. “Si bien aún se trata de un fenómeno marginal, el radicalismo es un peligro real: esto quedó demostrado en las elecciones del 2017 para gobernador de Yakarta y en las manifestaciones de protesta contra Ahok, el candidato cristiano que en aquél entonces administraba la capital. Aunque triste, este caso fue una bendición, porque permitió que los enemigos del país mostrasen su rostro. ¡Quién sabe por cuánto tiempo hubieran permanecido escondidos, incubando su fanatismo! Hay personajes que llevan décadas pergeñando planes para cambiar el país y destruir la Pancasila, la doctrina pluralista sobre la cual se funda el Estado”.

En las últimas semanas, los desórdenes en que Yakarta quedó envuelta los días 21 y 22 de mayo sacaron a la luz las presiones islamistas en la vida política. La violencia sobrevino tras la publicación de los resultados electorales, que establecieron la derrota de Prabowo Subianto –sostenido por radicales y agrupaciones conservadoras- y confirmaron [en el cargo] al presidente Joko Widodo, un musulmán moderado.

“Los fundamentalistas -explica Mons. Suharyo – piensan que este es el mejor momento para atentar contra la democracia: sus militantes se han incrementado, pueden contar con los ex militares y el caso de Ahok les reportó una victoria. Durante esta campaña electoral, han tratado de re-proponer la misma estrategia, pero han fracasado. A esto ha contribuido la decisión del presidente Widodo, que ha elegido al religioso islámico Ma'ruf Amin como vice. En un primer momento, los cristianos no aprobaron este nombramiento. Pero después del anuncio, Widodo nos hizo una visita a las oficinas de la KWI. Él nos explicó que la designación había sido dictada por cuestiones de oportunidades políticas y que Ma'ruf no imprimiría un giro islamista a su administración. Esta ha sido la primera vez que un presidente viene a reunirse con nosotros en la sede de la Conferencia Episcopal. Fue un bello gesto”.  

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Obispos birmanos: la Iglesia, ‘fuerza de paz’ para mediar en el camino de la reconciliación
08/05/2018 17:49
Papa a los obispos japoneses: Los misioneros y los "cristianos escondidos" brújulas para vuestra Iglesia
20/03/2015
Widodo muestra aprecio por el festival de música católica
14/11/2018 16:58
Saigón, los despojos del difunto arzobispo vuelven a la arquidiócesis
16/03/2018 15:50
Flores, el ‘turismo halal’ de los islamistas es una provocación para el gobierno y para los católicos
07/05/2019 18:38