22/08/2018, 16.31
ASIA CENTRAL
Enviar a un amigo

En Asia central, el pretexto del Isis sofoca al disenso

A pocos días del atentado de fines de julio el presidente tayiko acusa al partido de la oposición, prohibido desde 2015. Procesos en secreto por extremismo religioso. Las restricciones al disenso y las religiones es contraproducente agrava los extremismos.

 

Dushanbe (AsiaNews/Agencias) – En Asia central, la sombra del Isis y del extremismo islámico es un instrumento político en las manos de los líderes, listos para sofocar el disenso de la seguridad nacional. Desde cuando el Isis reivindicó el ataque del 29 de julio en Tayikistán en el cual murieron 4 turistas extranjeros, el alerta anti-terrorismo es alto en los países de la región centro-asiática.

El presidente tayiko Emomali Rahmon, en el gobierno desde hace 26 años, aprovechó la ocasión presentada por el atentado para atacar a los miembros del partido islámico prohibido en el país, el Partido del renacimiento islámico de Tayikistán (IRPT). El 31 de julio, la Tv de Estado declaró que 14 miembros del IRPT fueron arrestados, si bien el ataque ya había sido reivindicado por el Isis. El proceso se realizó en secreto y no son claras las pruebas a cargo de los condenados. Según Eurasianet, Rahmon tiende a asociar al partido de oposición- prohibido y etiquetado como “terrorista” desde 2015- al Isis, en parte para persuadir a los gobiernos occidentales a no dar asilo político a sus miembros exilados.

Se consolidan las restricciones de Dushande contra los opositores y las religiones que, según un análisis publicada en marzo por la Jamestown Foundation. tendría como efecto un agudizarse del extremismo dilagante en la más pobre de las repúblicas centro.asiáticas. Tal fenómeno se refiere también a las ex-Repúblicas soviéticas de la región.

En un análisis publicada ayer, Al Jazeera afirma que el gobierno de Turkmenistán no discute en modo abierto el problema “Isis”, pero condenó a numerosos jóvenes por “excesiva religiosidad”. En Uzbekistán, hay todavía huellas de la dura represión de la era de Islam Karimov, que permaneció en el gobierno hasta su muerte en 2016. Su sucesor, Shavkat Mirziyoyev, emprendió reformas que todavía tiene dificultades en realizar un verdadero cambio que cambie el escenario político del país: son todavía muchas las personas que son llevadas a los tribunales con la acusación de extremismo religioso y no existe en el país una real oposición política. En el año 2016, Kazajistán dio la posibilidad al Isis de un ataque en el cual resultaron muertas 26 personas, que sin embargo el grupo islamista no reivindicó. No menos, después del ataque el presidente Nursultan Nazarbayev instituyó un ministerio para los Asuntos religiosos y la sociedad civil y obligó a las mezquitas a declarar las fuentes de las donaciones. Según el análisis de Fergara News, las acusaciones de extremismo en el país son usadas para atacar a los activistas de la sociedad civil.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Ashgabat, Berdimuhamedov es presidente por tercera vez. Permanecen la pobreza y la represión
13/02/2017 21:19
El futuro de Asia Central: muchas oportunidades, aunque se requiere cooperación
06/04/2017 18:17
Derrotado en Oriente Medio, el ISIS se fortalece en Asia Central
03/08/2018 10:48
Tempestad de sal sobre la región: ‘La venganza de la naturaleza’
30/05/2018 10:27
Crecen los acuerdos de colaboración estratégica en Asia Central
05/05/2017 15:35