26/05/2018, 16.06
RUSIA
Enviar a un amigo

En la Rusia de Putin se habla también de prepararse para la guerra

de Vladimir Rozanskij

El presidente quiere hacer saber que no le tiene miedo a un conflicto nuclear. Su proyecto miraría a una guerra “híbrida”: destruir un par de ciudades europeas para garantizarse la pasividad de los países de la OTAN frente a la “reunificación” del imperio con los territorios ucranios, lituanos y caucásicos.

Moscú (AsiaNews)- En los días pasados causó sensación la declaración de un conocido hombre político ruso, Grigorij Javlinskij, que se refirió a un coloquio que tuvo con el presidente Vladimir Putin el 19 de mayo pasado. A la pregunta de Javlinskij: “Vladimir Vladimirovich: ¿Se da cuenta que nos estamos acercandonos a la guerra”, el presidente habría respondido: “Sí. Y nosotros la ganaremos”.

Javlinskij es el jefe del partito liberal Yabloko, desde siempre en oposición contra Putin, y desde hace algunos meses está insistiendo en artículos e intervenciones públicos sobre los peligros del aislamiento internacional de Rusia. Según él, esto arriesga terminar en un conflicto global en grado de que la que se destruya sea Rusia, como también a una buena parte del mundo, un conflicto nuclear mucho más amenazador de los aventurismos coreanos o iraníes. La insistencia de Javlinskij, según las impresiones de diversos comentaristas, parece revelar no sólo una opinión muy crítica en relación con la política presidencial, sino también una alarma generada por informaciones reservadas relacionadas con futuras movidas de Rusia por el importante politólogo Andrej Piontkovskij, que en una intervención a la Radio Svoboda del 25 de mayo.

El coloquio referido por Javlinskij, confirma Piontkovskij, difícilmente puede ser inventado, vista la autoridad del personaje y que no haya sido desmentido por el Kremlin. Se trata evidentemente de una señal de que el mismo Putin quiso transmitir, a través de uno de los pocos hombres realmente moderados de Rusia, para difundir sus amenazadoras intenciones: el mundo debe saber que Putin no tiene miedo a la guerra y que puede ganar un conflicto nuclear. Si Rusia se prepara realmente para la guerra, esta amenaza arriesga por lo tanto que se transforme en una pesadilla, el de la Cuarta guerra mundial, de una portada apocalíptica.

De qué modo el “zar Putin IV” entienda ganar la guerra, no se sabe.  En realidad, ya había sido descrito en algunas intervenciones del mismo presidente ruso de los últimos años, después que el conflicto ucraniano había creado los presupuestos de un enfrentamiento con EEUU y con la OTAN. En ellos se reafirman algunos conceptos, que constituyen el pilar de la ideología de la gran Rusia, relanzada por la anexión de Crimea: “la reunificación de las tierras rusas” y el “mundo ruso” son expresiones siempre más frecuentes e inequivocables, a partir del histórico discurso de Putin del 18 de marzo de 2014, día del Referéndum de Crimea. Ucrania, según la narración rusa es una de estas “tierras originarias” que hay que reunificar, como en parte los territorios caucásicos, además, por ejemplo de los países bálticos. Justamente el ideal de la “reunificación” lleva en sus mismas raíces la ideología medieval de Moscú-Tercera Roma, hoy siempre más retomada y a las empresas del siglo décimo-quinto del gran príncipe Iván III, “el reunificador”, abuelo del zar Iván “el Terrible”.

Según este esquema, Rusia debería anexar no sólo los territorios como la península de Crimea, donde por otro lado ya fueron violados todos los tratados internacionales, sino también partes de Estonia, o de Letonia, cuyos confines marcan los límites de la OTAN y de la misma Unión Europea. Y como ya conocido, el Art. N° 5 de la Alianza atlántica prevé la inmediata intervención de todos los países miembros en defensa del país agredido. El escenario por lo tanto prevé un conflicto directo con América y Europa, o sea con las potencias nucleares, provocando una intervención sin la cual la OTAN perdería significado y América perdería la preminencia en el escenario internacional.

Es para todos evidente que Rusia no podría soportar la confrontación contra América, superior también en armas nucleares o con Europa, superior en todas las formas de armamiento convencional. De hecho se trataría de un plan de guerra (híbrida”, en la cual los rusos no arriesgarían la recíproca anulación suicida con los EEUU o una guerra de posición con las armadas europeas. Pero, podrían limitarse en atacar (o eliminar) un par de ciudades europeas, jugando sobre el aspecto psicológico del terror nuclear. Los americanos, según las reconstrucciones de los planes rusos, no arriesgarían la autodestrucción para defender a los europeos y los países como Alemania o Francia no se lanzarían ciertamente en defensa de la antigua región de Curlandia, sea esa o menos “tierra atávica” de los rusos o de los pueblos Ugrofineses. Sería el escenario ucraniano, multiplicado a la enésima potencia.

No es por casualidad que recientemente se haya hecho un sondeo entre los ciudadanos alemanes a quienes se les preguntó. “Si Rusia invadiese Estonia, Alemania, ¿debería ser fiel a los propios compromisos de la Alianza?”. El 70% respondió que no y se puede imaginar cuanto la América de Trump estaría dispuesta a sacrificarse para salvar Narva o Kovno, oscuras ciudadelas bálticas que antiguamente formaban parte del imperio ruso. La guerra híbrida cuenta no solamente sobre las frías cifras de los arsenales y de las estrategias, sino y sobre todo sobre las emociones, los miedos o los complejos de los cuales sufren los pueblos y las personas. El complejo de inferioridad de Putin y de Rusia es mucho más profundo y más grave de aquel de la superioridad de los occidentales.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Trump-Putin: Del “Gran Pacto” al fantasma de la Guerra Fría
06/03/2017 11:49
Putin visita a Erdogan: asuntos comerciales y misión religiosa
05/04/2018 10:31
Corte suprema de Moscú: Los Testigos de Jehová están fuera de la ley
21/04/2017 12:09
¿Una nueva Guerra fría entre Rusia y Occidente?
27/03/2018 13:07
Washington expulsa a 35 diplomáticos rusos. Moscú espera a Trump
30/12/2016 09:48