07/06/2019, 14.12
CHINA-VATICANO
Enviar a un amigo

Henan, crónicas de cotidiana persecución: cruces y signos religiosos destruidos, chantajes y prohibiciones

de P. Stanislaus (达尼老神父 )

Las violencias contra los fieles no parecen venir de leyes de leyes o declaraciones de los líderes supremos, sino del celo de los funcionarios del Partido, preocupados por el crecimiento de las comunidades cristianas. El testimonio de un sacerdote de Henan.

 

Zhumadian (AsiaNews) – Cruces destruidas y desarraigadas; dísticos religiosos cubiertos o eliminados, chantajes a las familias pobres que pueden tener subsidios a condición que destruyan las imágenes sagradas de sus casas. Son algunos de los ejemplos citados por al p. Stanislaus, un sacerdote de Zhumadian (Henan) que muestran cómo en China hay continuos episodios de cotidiana persecución. Pero el hecho más importante es que para estas violencias contra los fieles no hay leyes, ni declaraciones de los líderes supremos. El p. Stanislaus hace una pregunta retórica al presidente Xi Jinping: “¿Es una orden que Ud. dio personalmente? ¿Todo esto representa exactamente Su voluntad?”. De hecho la persecución a las cuales están sujetos los fieles parece más un campaña de las autoridades locales y del ministro de Asunto religiosos, que en nombre de la pureza revolucionaria quiere debilitar al mismo Xi. Queda el hecho que esta opresión tiene una razón: “El número de los fieles superó el de los miembros del Partido y ¡Esto puede ser peligroso!”. Y esto lleva a un “irracional e ilegal” activismo contra las religiones y contra los cristianos en particular.

Esta mañana fui a un pueblo, los fieles me dijeron que, hace 2 días, la cruz de la capilla fue de nuevo demolida, estuve abatido y enojado, pero afortunadamente, la cruz era muy pequeña y podía colocarla con facilidad, así que subí personalmente y la puse en su lugar. Por otra vez le recomendé al párroco que me cuente y me llame, cuando tales episodios sucedan de nuevo.

Tales evento, graves o no tanto, se extendieron poco a poco en todas las partes del país. No es exagerado decir que todas las personas del mundo lo saben: esta es una peculiaridad. Quisiera tanto preguntarle al presidente Xi: “¿Es una orden que Usted dio personalmente? ¿Todo esto representa exactamente su voluntad?”. Las personas ya se acostumbraron a esto que es irracional e ilegal, que es en cambio racionalizado y normalizado. Detrás de la aparente paz y prosperidad se esconde una oscuridad tortuosa. Probablemente, las personas han progresivamente olvidado de que sean la justicia y la racionalidad, les es suficiente su propia fortuna temporánea y se sienten honrados por la grandiosidad del monarca.

Hace algunos días, alguien dijo que Lu Xun [1] fue excluido de los textos escolares porque según las declaraciones oficiales- el pensamiento contenido en sus textos no es más adapto a la nueva era. Sin embargo, la mayor parte de los lectores levantarían sus narices: en realidad, después de casi un siglo las palabras cortantes de Lu Xun resultan poco cómodas para el gobierno chino.

“Un exacto proceso de eliminación de elementos occidentales y religiosos” de los textos escolares llegó ya a la modificación del texto original de los clásicos. Hay hasta ateneos que condenan la censura a los clásicos que contengan palabras que se refieran a la religión y los confiscan. Entre éstos está “El conde de Montecristo”, “REsurrección”, “Notre Dame de París”, etc… en las grandes pantallas, colocadas frente a los ingresos de las escuelas primarias, está escrito “Prohibido el ingreso a la religión en el campus”; en el cartel rojo, en cambio está escrito: “Está severamente prohibido ejercer conversiones forzadas a los menores”. Parece volver a la política de clausura realizada en el tardío período Ming; aún más, parece que vuelva a soplar el aire de la Revuelta de los Boxer en el tardío período Ming.

Cuando la cruz de un pueblo es demolida, la motivación que da el gobierno local es muy clara y no presenta ningún margen de tratativa: por ejemplo, (la cruz) es visible desde los trenes que pasan a alta velocidad [2]. ¡En un caso, fue hasta un alto funcionario del gobierno regional quien dio personalmente la orden de demolición! Recientemente, con el mismo pretexto fue removida la cruz de otra ciudad en la misma región.

Durante un encuentro, con mucha racionalidad, los líderes me dijeron: por motivos de proporcionalidad y seguridad de la construcción, la cruz no debe ser demasiado grande y alta, es necesario buscar no superar un décimo de las dimensiones del edificio y aceptarlo y aplicarlo con rigor. Otro funcionario: la cruz debe ser instalada en lo posible en las paredes, sin superar el edificio principal. Logro a mala pena aceptar también este punto, pero después de todo, se dice “en lo posible”: en el futuro, las construcciones podrían naturalmente hacer referencia a este consejo.

Pero otro funcionario hace notar: ¡Ves, todas las cruces cristianas no fueron demolidas! No logro absolutamente comprender este razonamiento: ¿el hecho que una cosa haya sucedido hace sí que ella es razonable? Si una cruz fue demolida, ¿significa que todas las cruces deben ser demolidas? ¿Qué ley dijo claramente que las cruces no deben existir en este país? En otras palabras, es quizás necesario crear una nación pura en el cual las banderas flamean en cada esquina de la calle?

Conclusiones, pero también repetición de lo que fue dicho precedentemente:

Los dísticos que tienen una cierto matiz religiosa deben ser removidas o cubiertas, en particular se tienen el signo de la cruz [3], o también, es suficiente remover sólo la cruz. Y las motivaciones son iguales a aquellas indicadas arriba. Según otro documento interno: “Están prohibidos los dísticos religiosos y toda forma de evangelización”: de esto se entiende que los dísticos, manifiestos o cruces forman parte de evangelización, que es indudablemente ilegal.

Las familias pobres que tienen un sueldo bajo tienen el derecho a los subsidios, a condición que quiten las imágenes sagradas (en sus casas). Desde el momento que todo el país adoptó este estándar, siempre pensé que la directiva hubiese llegado desde lo alto. En cambio, ningún ente logra dar el relativo documento: son sólo voces que circulan. Por lo que parece, esto sucedió porque una familia pobre, en el momento en el cual recibió el subsidio, exclamó: “¡Gracias Señor!” delante de un funcionario. La veracidad de lo sucedido no es importante y si fuese verdadero realmente sería ridículo. Sólo podemos decir que “la pobreza aniquila la libertad religiosa”.

Si hay fieles que viven cerca de una calle yo de un cruce, todos los signos religiosos deben ser removidos. La paciencia y la perseverancia con que los funcionarios realizan tal directiva es realmente admirable: van decenas de veces a ver a las familias para convencer a los fieles, para demostrar que no han obligado a nadie, sino más bien, que todos los fieles decidieron quitar los dísticos y las imágenes sagradas por propia voluntad y en toda libertad. Algunos hacen notar: (los funcionarios) saben que aquellos que creen continuarán creyendo; tales iniciativas son aptas para impedir acercarse a la fe a aquellos que lo desearían, pero que por ahora aún no lo han hecho. En otras palabras: no no es necesario evangelizar, para no desarrollar (las comunidades). Esto es ya un hecho público: los líderes dijeron: el número de los fieles ha superado el número de los miembros del Partido y esto ¡puede ser peligroso! Creciendo el número de los fieles, la sociedad precipitará en el caos, ¿será destruido el país?

Después de la libertad religiosa, seremos privados de otras libertades. Por esto quiero una vez más advertir a aquellos que relamen: no piensen que serán ahorrados. Puede indudablemente suceder que un eunuco se enamore del emperador, pero este sería un típico Síndrome de Estocolmo.

Algunos dicen: no se opongan al gobierno. Pero, ¿cuándo me opuse al gobierno? Quiero sólo luchar por un poco de libertad y cuando son privado de ella, quiero solo gritar.

Dije que amo realmente tanto a mi país, pero algunos me preguntan: “Pienso ser digno de mi apellido Zhao [4]”. Estoy de acuerdo, no soy digno.

 

[1] Lu Xun (1881-1936) es el padre de la literatura china moderna. En sus estudios en China y en Japón fue impulsado por el deseo de reforzar la autoconciencia del pueblo chino. Mao Zedong los definió “el sabio de China contemporánea” y “el pionero de la revolución cultural china”.

[2] Es cuanto sucedió realmente en Zhumadian: cfr AsiaNews.it, “Como antes más que antes: Wenzhou, Henan, Hubei, continúa la persecución después del acuerdo China- Santa Sede”

[3] Cfr. AsiaNesws.it, 14/01/2019, “La guerra de beijing contra la navidad de los niños”.

[4] Zhao es uno de los apellidos más difundidos en China, aquí tomado como símbolo de ser parte del pueblo chino..

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Carta abierta de los católicos de Datong: No podemos acallar la opresión que sufrimos por nuestra fe
26/11/2018 14:43
Henan, demolieron las cruces de una iglesia católica en Weihui (VIDEO)
30/04/2019 11:56
El Pbro. Liu Jiangdong, de Zhengzhou: un ‘mártir’ del Sínodo de jóvenes
26/10/2018 15:46
Sacerdote chino: No llegó todavía el momento de la persecución y de la traición
05/09/2018 17:45
Consejo cristiano de Hong Kong: Recemos por las Iglesias de China
13/10/2018 14:26