24/08/2016, 11.57
ITALIA - VATICANO
Enviar a un amigo

La Madre Teresa ya es una santa. La canonización es para nosotros y para el mundo (III)

de Sebastian Vazhakala, MC

Reconocer la santidad de la Madre sirve como estímulo para la Iglesia y para el mundo. Es el comienzo de un viaje, una invitación a profundizar su espíritu y volver a vivir el Evangelio como ella lo ha vivido. La oración y el amor son las armas más poderosas en el mundo, pero no deben permanecer en palabras: sirven los gestos y testimonios. Tercera parte de la historia del p. Sebastián Vazhakala

Roma (AsiaNews) - Cuando voy a Calcuta, algunas personas hindúes me preguntan: "¿Por qué se dice que la Iglesia debe convertir en santa a la Madre Teresa? ¡Para nosotros, que ya es una santa! Esta ceremonia no es necesaria". Y les explico que la canonización es un mayor reconocimiento de su santidad, que no la necesita ella, pero si a mí, a nosotros, a todo el mundo.

La Madre Teresa es importante para el mundo de hoy. Y la ceremonia de canonización no es el final de un proceso, sino el comienzo: es una invitación a profundizar su espíritu, para hacer vivir el Evangelio de Jesús como lo ha vivido, con lo que ella llamaba "las armas más poderosas" que son la oración y el amor.

¿Debido a que el mundo de hoy va mal? Porque se usan otras armas violentas. Pero si se sigue así, no va a ganar nadie. Las armas más poderosas son la oración y el amor. No sólo las palabras "Te amo", sino las acciones de amor hacía los últimos, los olvidados por todos. Hacer lo que ella hizo.

Por ejemplo, hoy dos Hermanas fueron al campo de refugiados cerca de la estación de Tiburtina y llevaron a la gente un poco de café y algo de comer. De esta manera continúan la obra de la Madre Teresa. Este trabajo no termina con la canonización, tipo: hagamos fiesta y pasemos la página. La obra de la Madre Teresa continúa, porque es obra de Dios y nos obliga a tomar y poner en práctica el espíritu de la Madre Teresa.

Todavía me acuerdo del 6 de septiembre de 1997, cuando la Madre Teresa murió, CNN me entrevistó a mí y me preguntó: "la Madre Teresa está muerta y ahora ¿qué vas a hacer? ¿Qué va a hacer de ella? ¿Qué va a pasar?".

He respondido: "La Madre ha muerto, pero Dios no está muerto. El trabajo realizado por ella era la obra de Dios y este trabajo de amor va a continuar". La Madre Teresa a menudo dice que si Dios ha encontrado a una persona miserable como ella para hacer su obra, encontrará a otras personas para continuar y perpetuar esta obra de Dios en el mundo, que todavía tiene que aprender a amar.

Creo que nuestro mundo marcado por la violencia tiene que aprender de la Madre Teresa. No son las armas, las pistolas, las bombas que resuelven los problemas, sino el amor de Dios, la caridad. Mira lo que pasó en Yemen, donde cuatro de nuestras hermanas murieron mientras servían a los ancianos. ¿Cómo es esto posible? Matar es la degradación extrema de un hombre; incluso los animales no hacen esto. Entonces significa que todavía tenemos mucho que aprender para entender el verdadero amor.

La canonización es no sólo para la Iglesia. La Madre Teresa dijo que "la santidad no es un lujo sino una necesidad para todos". Incluso el Concilio Vaticano II, en la Lumen Gentium tiene un capítulo que habla de la "llamada universal a la santidad". Todos hemos sido llamados por Dios a ser santos. Y ¿cómo sucede esto? Haciendo el bien, ayudando a los pobres, haciendo la voluntad de Dios.

Se comprende entonces que la canonización no es importante para la Madre Teresa, porque ya es una santa y no lo necesita, sino que sirve para nosotros, la Iglesia y el mundo. Es una ayuda, un impulso, un incentivo para reanudar el espíritu de la Madre Teresa. Nos dejó un gran legado, la del amor de Dios y hay que difundir, profundizar y vivir este patrimonio.

Incluso los libros, las cosas que escribió, sus cartas no son algo para ser archivadas, hay que difundirlas. No se pone una lámpara debajo de un cajón, sino para compartir, al igual que ella nos enseñó: "La alegría proviene sólo de compartir" y la participación de todos.

Así, una vez más, la Madre Teresa ha construido un puente entre los pobres y los ricos, por el que los ricos comparten con los pobres y los pobres reciben de los ricos. De esta manera, todos nosotros, y las Misioneras de la Caridad, estamos construyendo un nuevo mundo, marcado por el compartir. Sólo esto nos da la paz, la alegría, y cambia el mundo no con la violencia, sino con la fuerza que viene del amor. La canonización de la madre debe impulsarnos a actuar, para hacerlo. Como dijo Jesús en la parábola del buen samaritano: "Ve y has tú lo mismo" (Lucas 10, 27).

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
P. Sebastián: Mi vocación, a partir del encuentro con la Madre Teresa (I)
22/08/2016 14:02
P. Gheddo: Mis encuentros con la Madre Teresa
26/08/2016 11:55
Madre Teresa: Llevar a Jesús a los pobres y los pobres a Jesús. Las revelaciones y las visiones (II)
23/08/2016 11:46
P. Brian: La misericordia de la Madre Teresa, amor en acción que nos provoca a todos
07/09/2016 16:09
Las semillas de la Madre Teresa hoy florecen en China
02/09/2016 16:40