09/05/2020, 10.55
RUSIA
Enviar a un amigo

Moscú, Día de la Victoria en medio de la crisis por la pandemia

de Vladimir Rozanskij

Será sin desfile el aniversario de la victoria sobre el nazismo, a causa del coronavirus. El único país ex-soviético que celebra solemnemente la fecha es Bielorrusia. El presidente Lukashenko muestra desprecio hacia la pandemia. Algunos lo definen como un “presidente suicida”. Continúa la muerte de monjes, obispos y diáconos de la Iglesia rusa ortodoxa.

 

Moscú (AsiaNews) - El 9 de mayo, fecha en que se celebra el Día de la Victoria contra el nazismo, Rusia recuerda el día en que los soldados soviéticos entraron en Berlín, un día después de los americanos. Los acontecimientos de 1945 ya eran recordados solemnemente bajo el régimen soviético, pero la Rusia putiniana los ha exaltado como fundamento de la ideología nacional. Esto fue recordado por uno de los más importantes metropolitanos “sobrevivientes” a los cambios de época, el vicario de la provincia de Moscú, de 90 años, Juvenal (Pojarkov): “Las victorias son el modo en que nosotros comprendemos nuestra historia”.

Este año, la tragedia del coronavirus impide mostrar la grandeza de este culto nacional. No hay mucho más allá de las manifestaciones virtuales del “Regimiento inmortal” que muestra las fotos de los veteranos de la guerra. Algunos activistas buzos incluso han llevado las imágenes al fondo de los ríos y de los lagos de Rusia. El número total de infectados por el virus ya roza las 200 mil personas, ubicando a Rusia entre los primeros países del mundo afectados por la pandemia, a un ritmo de 10 mil infectados y más de 100  muertos por día, al menos, según los comunicados oficiales. 

El único país ex-soviético donde hoy se realiza el desfile militar es Bielorrusia. El Presidente Lukashenko continúa mostrando total desprecio por el peligro de la pandemia, a tal punto que algunos lo definen como un “presidente suicida”. En realidad, los bielorrusos intentan demostrar su fuerza delante de Rusia, frente a los repetidos intentos político-diplomáticos de “integrar” su país, que los rusos consideran parte de su “territorio occidental”. Además, de esta forma Lukashenko lanza  su campaña electoral, que en las elecciones del próximo 9 de agosto le permitirían superar los treinta años de dominación en el país. El comité electoral, al fijar la fecha de los comicios, prometió elecciones “libres y democráticas”, remarcando que “los observadores occidentales pueden prescindir de asistir”. 

En Rusia, mientras tanto, se agudiza cada vez más crisis de la Iglesia ortodoxa, que debe afrontar continuas muertes causa del coronavirus. Un estudiante de Física, Dimitri Pelipenko, había dejado los estudios en el 2018 para dedicarse a la vida monástica, y entrar a la gran Lavra de San Sergio, cerca de Moscú. Sin embargo, se infectó de coronavirus y al ser hospitalizado por la enfermedad, se arrojó desde la ventana del hospital. En la misma Lavra, en los últimos días murieron otros 4 eclesiásticos. El archimandrita Nikodim. el higúmeno Ignacio, el hierodiácono Calixto y el archimandrita Lorenzo (Postnikov), uno de los más ancianos y autorizados miembros de la comunidad monástica, considerado “un staretz vidente”. Se constataron síntomas de la epidemia en 150 de los 170 monjes que viven en la Lavra. El 5 de mayo también falleció el médico principal del monasterio, devenido monje e higúmeno, Tikhon (Barsukov), de 66 años (Foto 2). El 7 de mayo, el obispo Tikhon (Emeljanov) celebró una vigilia fúnebre de oración por los muertos en el territorio del monasterio, sepultados sin la participación del público (Foto 1) 

En Ivánov, a 300 Km de Moscú, falleció el archimandrita Ambrosio (Jurasov, Foto 2) que prestaba servicios en el monasterio femenino de la Presentación, un sacerdote muy activo en la comunicación social con fines pastorales, para la difusión de la espiritualidad rusa tradicional, que trabajaba como director espiritual de la asociación Radonezh, uno de los grupos editoriales ortodoxos más activos y uno de los primeros en inaugurar el “renacimiento religioso” de los años 90. El 7 de mayo, en el monasterio patriarcal de San Daniel, en Moscú, también murió el hierodiácomo Dimitri; otros dos miembros del monasterio fueron internados por el virus. El monje Serafín, el hierodiácono Varakhiil, y dos monjes más se encuentran en aislamiento en sus celdas monásticas. El 8 de mayo fueron trasladados e internados en terapia intensiva otros 3 sacerdotes muy conocidos de Moscú, el protoierej Dmitri Smirnov (uno de los más activos en la propaganda “negacionista” contra el coronavirus) y los padres Vladimir Sveshnikov y Nicolás Krechetov. El más ferviente predicador “negacionista”, el protoierej Alejandro Zakharov de la eparquía de Tikhvinsk, canceló todos sus mensajes y vídeos en YouTube.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Moscú: Putin y Cirilo, patriotismo y teología en los días de la victoria
11/05/2020 10:42
Rusia prepara los desfiles de la Victoria; suspendido el starets anti-Covid
29/05/2020 13:09
Moscú, una iglesia ortodoxa con mosaicos de Putin y Stalin entre ángeles y santos
30/04/2020 10:07
Velikoretsk y el ícono de S. Nicolás: la peregrinación no obstante la pandemia
06/06/2020 09:07
Rusia también ingresa a la Fase 2. Hipótesis teológicas y apocalípticas sobre el virus
27/05/2020 12:33