27/08/2019, 14.23
VIETNAM
Enviar a un amigo

Oprimidos por el régimen, los católicos de Lộc Hưng ruegan por la libertad religiosa

de P. Vũ – Cần Giờ DCCT

El gobierno de Ho Chi Minh City expropió y demolió 503 viviendas. También se arruinaron propiedades cuyo valor asciende a 3 millones de euros. Las autoridades metropolitanas y los “grupos de interés” pretenden especular sobre la compraventa del terreno. Hoy, a las 19, los habitantes se congregan para rezar el Rosario, a los pies de la imagen de María. 

 

Hanói (AsiaNews) – El 22 de agosto pasado, el mundo presenció la primera “Jornada Internacional de conmemoración de las víctimas de actos de violencia basados en la religión o el credo”, instituida en mayo por la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU). Para la ocasión, un sacerdote redentorista compartió con AsiaNews una reflexión sobre la libertad religiosa en Vietnam. El Padre Vu recordó, en particular, la difícil situación que atraviesan los católicos que son víctimas de secuestros forzados en el  “Vườn Rau Lộc Hưng” (los jardines de Lộc Hưng), en Ho Chi Minh City. El mismo día de la Jornada internacional, en el Vaticano, se concluía un encuentro del Grupo de Trabajo conjunto entre Vietnam y la Santa Sede. La delegación vietnamita reafirmó que Hanoi ha mejorado “con constancia, el respeto y la garantía de la libertad de credo y de religión, creando, de esta manera, un ambiente favorable a las actividades y al desarrollo de la comunidad católica de Vietnam”. 

 

El 22 de agosto de este año estuvo marcado por un hito excepcional: por primera vez, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas solicitó conmemorar en una fecha a las víctimas de acoso y hostigamiento al credo religioso. Uniéndose al llamamiento con devoción, la Comisión Justicia y paz de la Conferencia Episcopal vietnamita (CBCV), envió cartas para alentar a las parroquias, diócesis y órdenes religiosas a desarrollar servicios de oración en favor de los oprimidos, rezando en particular por aquellos que viven en Vietnam. 

A la invitación siguieron numerosas vigilias y momentos de oración por las víctimas de la persecución religiosa bajo el gobierno comunista. Este último sigue un credo no-religioso y sostiene que la fe es como una droga que transforma a las personas en enemigos del Estado. Por este motivo, el régimen sostiene que la religión debe ser eliminada. 

Entre las personas que participaron de los encuentros de oración, cabe destacar la presencia de aquellos que vivían en los jardines de Lộc Hưng (foto). Son discípulos de Dios que creen profundamente en Nuestro Señor Jesucristo. Vivieron como prófugos, escapando de los comunistas del Norte para emigrar al Sur, con la esperanza de preservar su fe católica. En los últimos siete meses, estas personas han padecido la expropiación ilegal de sus tierras y propiedades. Durante ese lapso, el gobierno comunista destruyó completamente las casas levantadas en los jardines. Cabe recordar que el primero y el 4 de enero de 2019, las autoridades locales recurrieron a un gran despliegue de la fuerza pública, y con excavadoras se apropiaron, confiscaron y destruyeron todas las viviendas del lugar.  

Según estiman los abogados que trabajan en la causa, se han perdido 503 viviendas y propiedades, por un valor de 100 millardos de dongs vietnamitas (3,87 millones de euros). Desde que quedó implicado en la acción ilegal, el gobierno de la administración no ha tenido tratativas directas con los habitantes. Por el contrario, estos últimos, respetando las obligaciones y responsabilidades de un ciudadano, han enviado numerosas cartas documento de reclamo, tanto a nivel provincial como nacional, citando a juicio al gobierno comunista local. Por una de esas ironías de la suerte, ellos no han recibido más que “silencio” del gobierno”.

A pesar de vivir en una miseria desesperante, todas las noches, a las 19, los habitantes continúan rezando el Rosario con devoción, junto a la imagen de la Virgen María situada frente a los jardines de Lộc Hưng. Y allí se reúnen, sea que sople el viento, aún bajo la lluvia o con inundaciones. Hoy, 22 de agosto, respondiendo al llamado de la Comisión Justicia y Paz, los habitantes de Lộc Hưng no rezan solamente para pedir por sí mismos. Encienden velas, en comunión con todos los que creen en Jesús y son víctimas de la persecución religiosa en el país.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Autoridades agreden a los católicos de Lộc Hưng para destruir el pesebre
10/12/2019 14:32
Mons. Long: El ‘calvario’ de la expropiación de terrenos parroquiales en Ho Chi Minh City
11/01/2019 13:03
Católicos en oración por un maestro de música procesado: arriesga 12 años
14/10/2019 16:30
En Thiên An, ocupan terrenos de un monasterio y los venden a “capitalistas rojos”
07/11/2018 14:16
Cinco ordenaciones en Thien An no obstante la persecución del régimen
13/04/2017 16:06