09/05/2021, 13.47
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: el amor que se convierte en violencia está 'enfermo' y muchas mujeres son víctimas de él

"Basta de violencia" en Jerusalén y respetar el carácter multirreligioso de la ciudad. “Amar como Cristo significa decir no a otros 'amores' que el mundo nos ofrece: amor al dinero, al éxito, a la vanidad, al poder…. Esos caminos engañosos nos alejan del amor del Señor y nos llevan a ser cada vez más egoístas, narcisistas y prepotentes.

 

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) - Ese amor "enfermo" que se convierte en violencia - por el que sufren tantas mujeres - no es amor, sino una degeneración que lleva a abusar de los demás. Y el amor por el dinero, por el éxito, por el poder es lo que nos aleja de amar como nos ama Jesús, que "significa valorar a la persona que tenemos al lado y respetar su libertad, amarla tal como es, gratuitamente". El Papa Francisco habló hoy del amor de Jesús antes de rezar el Regina Caeli, tras lo cual expresó su preocupación por los enfrentamientos en Jerusalén y su cercanía a las víctimas de la violencia en Kabul y en Colombia.

Ante algunos miles de personas presentes en la plaza de San Pedro, Francisco comentó el Evangelio (Jn 15, 9-17) donde Jesús, "después de compararse con la vid y a nosotros con los sarmientos", nos invita a "permanece en su amor para que su gozo esté en nosotros y nuestro gozo sea completo (vv. 9-11). Permanecer en el amor de Jesús. Nos preguntamos: ¿cuál es ese amor en el que Jesús nos dice que permanezcamos para tener su alegría? Es el amor que tiene origen en el Padre, porque «Dios es amor» (1 Jn 4,8). Como un río, fluye en el Hijo Jesús, y a través de Él llega a nosotros, sus criaturas. De hecho, Él dice: «Como el Padre me ama, así os amo yo a vosotros» (Jn 15, 9)”.

¿Y qué debemos hacer para permanecer en este amor? Dice Jesús: «Si cumplen mis mandamientos, permanecerán en mi amor» (v. 10). Jesús resumió sus mandamientos en uno solo, que es este: «Ámense los unos a los otros como yo los he amado» (v. 12). Amar como ama Cristo significa ponerse siempre al servicio de los hermanos, tal como Él lo hizo al lavar los pies de los discípulos. Significa salir de uno mismo, desprenderse de las propias seguridades humanas, de las comodidades mundanas, para abrirse a los demás, especialmente a las personas más necesitadas. Significa ponerse a disposición con lo que somos y lo que tenemos. Esto quiere decir amar no con palabras, sino con obras.

Amar como Cristo significa decir no a otros “amores” que el mundo nos propone: amor al dinero, al éxito, a la vanidad, al poder… Estos caminos engañosos nos alejan del amor del Señor y nos llevan a ser cada vez más egoístas, narcisistas y prepotentes. Y la prepotencia conduce a una degeneración del amor, a abusar de los demás, a hacer sufrir a la persona amada. Pienso en el amor enfermo que se convierte en violencia -¡y cuántas mujeres son víctimas de la violencia hoy en día!-. Eso no es amor. Amar como ama el Señor quiere decir valorar a la persona que está a nuestro lado y respetar su libertad, amarla así como es, no como nos gustaría que fuera, gratuitamente. En definitiva, Jesús nos pide que habitemos en su amor, no en nuestras ideas, no en el culto a nosotros mismos - los que se aman a sí mismos aman a un espejo - que abandonemos la pretensión de dirigir y controlar a los demás para confiar y entregarnos a ellos”.

Permanecer en el amor del Señor conduce a "la alegría de saber que Dios nos ama a pesar de nuestras infidelidades, nos hace afrontar con fe las pruebas de la vida, nos hace atravesar las crisis para salir de ellas siendo mejores. Ser verdaderos testigos consiste en vivir esta alegría, porque la alegría es el signo distintivo del cristiano. El verdadero cristiano nunca está triste, siempre tiene esa alegría dentro”.

Después de recitar la oración mariana Francisco expresó su "preocupación" por los enfrentamientos en Jerusalén y sus deseos de que ésta sea "un lugar de encuentro y no de enfrentamientos violentos" en el respeto de su “identidad multi religiosa". “La violencia - concluyó - solo genera violencia. Basta de violencia ".

El Papa también oró por las víctimas del ataque terrorista que se produjo ayer en Kabul y expresó su preocupación por la situación en Colombia.

Por último, Francisco habló de la beatificación, que tuvo lugar ayer, de Rosario Livatino, el "niño juez" italiano, asesinado por la mafia en 1990. "Siempre ponía - dijo - su trabajo bajo la protección de Dios, por eso se convirtió en testigo del Evangelio hasta su muerte heroica. Que su ejemplo sea para todos, especialmente para los magistrados, un aliciente para ser fieles defensores de la legalidad y la libertad".

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Rangún: China visita a la junta militar mientras siguen los enfrentamientos con las milicias étnicas
01/09/2021 15:28
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
Centenares de parientes de las víctimas del 11/9 inician acciones legales contra Riad
22/03/2017 13:04
Bartolomé: un rol fundamental de las religiones per crear comunión entre los pueblos
05/12/2016 17:00