25/06/2015, 00.00
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: el verdadero pastor, como el verdadero profeta, sabe "hablar, hacer, y escuchar"

Tener cuidado de los "seudo cristianos", de los "seudo pastores". "Es cierto, hacen cosas buenas, es cierto, pero les falta la roca". Se echa de menos "la roca del amor de Dios, la roca de la Palabra de Dios". Y sin esta roca "no pueden profetizar, no pueden construir: ellos lo pretenden, pero al final todo se derrumba". Un ejemplo de nuestros días es la Madre Teresa de Calcuta, que "no hablaba, y era capaz de escuchar en silencio" y "¡ha hecho mucho!"

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) - "Hablar, hacer y escuchar" son las tres palabras que distinguen los verdaderos de los falsos profetas. Y la gente percibe, sabe "cuando un sacerdote, un obispo, un catequista, un cristiano tiene la consistencia que le da autoridad", al igual que la Madre Teresa de Calcuta. Lo dijo el Papa Francisco en la homilía de la Misa celebrada esta mañana en la Casa Santa Marta, inspirada en el pasaje evangélico de hoy en el que las personas siguen a Jesús sorprendidos porque Él enseña como quien tiene autoridad, y no como los escribas

Jesús dijo Francisco, "advierte a sus discípulos" para cuidarse de los "falsos profetas". A continuación, explica cómo discernir "dónde están los verdaderos profetas y donde están los seudo profetas", "dónde están los verdaderos predicadores del Evangelio y donde están los que predican un evangelio que no es el Evangelio".

Hay tres palabras claves para entender esto, dijo el Papa: "Hablar, hacer, y escuchar". En primer lugar, según la advertencia de Jesús: "No todo el que me dice 'Señor, Señor' entrará en el reino de los cielos". "Ellos hablan, hacen, pero carecen de otra actitud, que es la base, que es el fundamento mismo de hablar, de hacer: les falta la escucha. Así que Jesús continúa: ‘El que escucha estas palabras mías y las pone en práctica': la combinación de hablar-hacer no es suficiente... nos engañan, tantas veces nos engañan. Y Jesús  cambia y dice que el binomio es otro, escuchar y hacer, llevar a la práctica: 'Todo el que oye estas palabras mías y las pone en práctica es como un hombre prudente que edificó su casa sobre la roca"

En cambio, "el que oye las palabras, pero no las hace suyas, las deja pasar, que no escucha en serio y las pone en práctica, será como el que construye su casa sobre la arena". Y "nosotros sabemos el resultado". "Cuando Jesús advierte a la gente de mirar a los 'seudo profetas', él dice: "Por sus frutos los conoceréis". Y aquí, por su actitud: tantas palabras, hablan, hacen maravillas, hacen grandes cosas, pero no tienen el corazón abierto para escuchar la Palabra de Dios, tienen miedo del silencio de la palabra de Dios y estos son los 'seudo cristianos', los 'seudo pastores'. Es verdad, hacer cosas buenas, es cierto, pero carece de la roca". Se echa de menos "la roca del amor de Dios, la roca de la Palabra de Dios". Y sin esta roca "no puede profetizar, no pueden construir: ellos pretenden, pero al final todo se derrumba". "Ellos son 'seudo pastores', pastores mundanos, pastores o los cristianos también que hablan demasiado, ellos tienen miedo del silencio, pueden hacer mucho. Pero ellos no son capaces de escuchar, hacer de lo que hablan, hacen lo suyo, no lo de Dios".

"Recordamos estas tres palabras, son un signo: hacer, escuchar, hablar. Aquel que habla y hace, solamente, no es un verdadero profeta, no un verdadero cristiano, y al final todo se derrumbe: no está sobre la roca del amor de Dios no es tan firme como una roca. Uno que sabe escuchar y escucha, con la fuerza de la palabra de otro, no de la suya, permanece en equilibrio. A pesar que sea una persona humilde, que no parece importante, pero ¡cuántos de estos grandes están en la Iglesia! ¡Cuántos grandes obispos, muchos grandes sacerdotes, muchos grandes fieles que escuchan y hacen escuchar!"

Un ejemplo de nuestros días, dijo el Papa, es la Madre Teresa de Calcuta que "no hablaba, y era capaz de escuchar en silencio" y "¡ha hecho tanto! No se ha derrumbado ella ni su obra". "Los grandes saben escuchar y al escuchar hacen su confianza y su fuerza que está en la roca de Jesucristo". "La debilidad de Jesús que da fuerza se debilitó por nosotros para hacernos fuertes - concluyó – nos acompaña en esta celebración, y nos enseña a escuchar y hacer escuchar, no por nuestras palabras".

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa a las víctimas del terremoto: “Apenas sea posible también yo espero ir a visitarlos”
28/08/2016 13:40
Papa: El hombre nos es dueño del tiempo, que pertenece a Dios
26/11/2013
Premio Madre Teresa al p. Cedric Prakash, jesuita que lucha por los musulmanes de Gujarat
13/11/2013
Ong de Mumbai: curar a la Madre Tierra para curarse de las tóxico-dependencias
29/08/2017 14:15
​Papa: el espíritu del mundo nos odia, como odió a Jesús
16/05/2020 11:36