12/03/2017, 13.37
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: escuchemos el “grito escondido” que viene de la violencia contra los jóvenes

La Cruz “no es un adorno de la casa o un ornamento que ponerse, sino que la cruz cristiana es  una llamada al amor con el cual Jesús se ha sacrificado para salvar a la humanidad del mal y del pecado”. “Cercanía” de Francisco al pueblo de Guatemala, azotado por el incendio en un hogar para jóvenes.  

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) – La violencia y el maltrato de los cuales son víctimas los jóvenes son “una plaga, un grito escondido que debe ser escuchado por todos nosotros, y que no podemos continuar fingiendo no ver y no escuchar”. Es el llamado que el Papa Francisco lanzó hoy luego del rezo del Angelus, cuando dijo “rezo y les pido rezar conmigo por todas las muchachas y muchachos víctimas de la violencia, de los maltratos, de la explotación y de las guerras”.   

El Papa dedicó otra oración al pueblo de Guatemala, “que atraviesa un luto por el grave y triste incendio desatado dentro del Hogar Refugio de la Virgen de Asunción, causando víctimas y heridos entre los chicos que vivían allí”. Expresando su “cercanía” al país centroamericano, Francisco invocó a Dios para que “reciba sus almas, sane a los heridos, consuele a las familias adoloridas y a toda la nación”.

Antes del rezo de la oración mariana, al comentar el Evangelio de hoy, dijo a las 40.000 personas presentes en la plaza san Pedro, que la Cruz “no es un adorno de la casa o un ornamento que ponerse”, sino “una llamada al amor con el cual Jesús se ha sacrificado para salvar a la humanidad del mal y del pecado”; ésta dice que “el que muere con Cristo, con Cristo resucitará”,  “el que lucha junto a Él, con Él triunfará”.

El Evangelio de este segundo domingo de Cuaresma, dijo, “nos presenta el relato de la Transfiguración de Jesús (Cfr. Mt 17, 1-9). Llevando aparte a tres de los Apóstoles - Pedro, Santiago y Juan-, Él subió con ellos a un monte elevado, y allí se produjo este fenómeno peculiar: el rostro de Jesús “resplandeció como el sol y sus vestiduras se volvieron blancas como la luz” (v. 2). De este modo el Señor hizo resplandecer en su misma persona aquella gloria divina que se podía entender con la fe en su predicación y en sus gestos milagrosos. Y la transfiguración va acompañada, en el monte, por la aparición de Moisés y Elías, “que hablaban con Él” (v. 3).

La “luminosidad” que caracteriza este evento extraordinario simboliza su finalidad: iluminar las mentes y los corazones de los discípulos, a fin de que puedan comprender claramente quién es su Maestro. Es un destello de luz que repentinamente se abre sobre el misterio de Jesús e ilumina toda su persona y todos sus hechos.

Ya decididamente encaminado hacia Jerusalén, donde deberá padecer la condena a muerte por crucifixión, Jesús quiere preparar a los suyos para este escándalo – el escándalo de la cruz –  para este escándalo demasiado fuerte para su fe y, al mismo tiempo, preanunciar su resurrección, manifestándose como el Mesías, el Hijo de Dios. En efecto, Jesús estaba demostrando ser un Mesías distinto al de sus expectativas, a lo que ellos imaginaban sobre el Mesías, de cómo debería ser el Mesías, un Mesías distinto al de sus expectativas: no un rey poderoso y glorioso, sino un siervo humilde y desarmado; no un señor de gran riqueza, signo de bendición, sino un hombre pobre que no tiene dónde posar la cabeza; no un patriarca con descendencia numerosa, sino un célibe sin casa y sin nido. Es verdaderamente una revelación de Dios invertida y el signo más desconcertante de este escandaloso cambio es la cruz. Pero precisamente a través de la cruz Jesús llegará a la gloriosa resurrección.

Jesús transfigurado en el monte Tabor ha querido mostrar a sus discípulos su gloria, no para evitarles que pasen a través de la cruz, sino para indicar hacia dónde lleva la cruz. El que muere con Cristo, con Cristo resucitará. Y la cruz es la puerta de la resurrección. El que lucha junto a Él, con Él triunfará. Éste es el mensaje de esperanza que contiene la cruz de Jesús, exhortando a la fortaleza en nuestra existencia. La Cruz cristiana no es un adorno de la casa o un ornamento que ponerse, sino que la cruz cristiana es  una llamada al amor con la que Jesús se ha sacrificado para salvar a la humanidad del mal y del pecado.

En este tiempo de Cuaresma, contemplamos con devoción la imagen del crucificado, Jesús en la cruz: es el símbolo de la fe cristiana, es el emblema de Jesús, muerto y resucitado por nosotros. Hagamos de tal manera que la Cruz marque las etapas de nuestro itinerario cuaresmal para comprender cada vez más la gravedad del pecado y el valor del sacrificio con el cual el Redentor nos ha salvado.

La Virgen Santa ha sabido contemplar la gloria de Jesús escondida en su humanidad. Que Ella nos ayude a estar con Él en la oración silenciosa, y a dejarnos iluminar por su presencia, para llevar en el corazón, a través de las noches más oscuras, un reflejo de su gloria”.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa a las víctimas del terremoto: “Apenas sea posible también yo espero ir a visitarlos”
28/08/2016 13:40
P. Lembo: carta de Cuaresma desde Japón
19/03/2019 13:28
Papa: Padres y educadores, instrumentos “de ese amor con el cual Jesús abraza a los más pequeños”
04/10/2015
Papa: Dios “ablande un poco el corazón” de quien condena todo aquello que está “fuera de la Ley”
02/05/2017 13:54
Papa: En el Reino de Dios no hay desempleados
24/09/2017 13:35