11/12/2019, 11.21
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: hoy en el mundo, en Europa, muchos cristianos son perseguidos

En la audiencia general Francisco habló también de la persecución "con guantes blancos, es decir, dejados de lado, marginados...". "Siempre habrá mártires entre nosotros: esta es la señal de que vamos por el camino de Jesús. Es una bendición del Señor, para que haya en el pueblo de Dios, alguno o alguna que sea testimonio del martirio"

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) - Hoy también en Europa muchos cristianos son perseguidos. Es una denuncia dolorosa que el Papa Francisco hizo hoy improvisando en la audiencia general, sugerida por los acontecimientos de Pablo, acusado y encadenado por los inocentes. "Hoy -dijo- en el mundo, en Europa, muchos cristianos son perseguidos y dan su vida por su fe, o son perseguidos con guantes blancos, es decir, dejados de lado, marginados.... El martirio es el aire de vida de un cristiano, de una comunidad cristiana. Siempre habrá mártires entre nosotros: esta es la señal de que vamos por el camino de Jesús. Es una bendición del Señor, para que haya en el pueblo de Dios, alguno o alguna que sea testimonio del martirio".

Francisco también habló del martirio con los ucranianos de la Eparquía de Mukachevo, que habían venido a Roma para celebrar el 30º aniversario de la salida de la clandestinidad. Una peregrinación con la cual se encontró en la Basílica de San Pedro antes de la audiencia general. Una Iglesia, la suya, "madre de muchos mártires, que con su sangre han confirmado la fidelidad a Cristo, a la Iglesia católica y al Obispo de Roma". "También quiero recordar -dijo de nuevo el Papa- a vuestros antepasados, abuelos y abuelas, padres y madres, que en la intimidad de sus hogares, y a menudo bajo la supervisión del régimen hostil, arriesgando su propia libertad y vida, han transmitido la enseñanza de la verdad de Cristo y han ofrecido a las generaciones futuras, de las que sois representantes, un testimonio elocuente de una fe firme, viva y católica".

Francisco habló de la historia de San Pablo a las ocho mil personas presentes en la Sala Pablo VI, continuando el ciclo de catequesis sobre los Hechos de los Apóstoles. En los Hechos, dijo, "el testimonio de san Pablo está cada vez más marcado por el sello del sufrimiento. Esto es algo que crece con el tiempo en la vida de Pablo. Pablo no es sólo el evangelizador ardiente, el intrépido misionero entre los paganos que da vida a nuevas comunidades cristianas, sino también el testigo sufriente del Resucitado (cf. Hch 9, 15-16)".

Francisco regresa entonces a la llegada del Apóstol a Jerusalén, que "desencadena un odio feroz hacia él". "Como lo fue para Jesús, también para él Jerusalén es la ciudad hostil. Fue al templo, fue reconocido, sacado para ser linchado y salvado in extremis por los soldados romanos. Acusado de enseñar contra la Ley y el Templo, fue arrestado y comenzó su peregrinación como prisionero, primero delante del sanedrín, luego ante el procurador romano en Cesarea y finalmente ante el rey Agripa. Lucas destaca la similitud entre Pablo y Jesús, ambos odiados por sus adversarios, acusados públicamente y reconocidos como inocentes por las autoridades imperiales; y así Pablo se asocia con la pasión de su Maestro, y su pasión se convierte en un evangelio vivo”.

"Pablo está llamado a defenderse de las acusaciones, y al final, en presencia del rey Agripa II, su disculpa se convierte en un testimonio eficaz de fe (cf. Hch 26, 1-23). Incluso cuando habla de sí mismo, Pablo anuncia y manifiesta a su Señor. El verdadero misionero, en efecto, no está centrado en sí mismo, sino que está todo dirigido al Señor, que es el centro de todo, especialmente de su corazón".

"El apasionado testimonio de Pablo toca el corazón del rey Agripa, a quien sólo le falta el paso decisivo: "¡Un poco más y convénceme de que me convierta en cristiano! (v. 28). Pablo fue declarado inocente, pero no pudo ser liberado porque se apeló al César. Así continúa el viaje imparable de la Palabra de Dios a Roma. A partir de este momento, el retrato de Pablo es el del prisionero cuyas cadenas son el signo de su fidelidad al Evangelio y del testimonio dado al Resucitado. Las cadenas son ciertamente una prueba humillante para el Apóstol, que aparece al mundo como un "malhechor" (2 Tim 2,9). Pero su amor a Cristo es tan fuerte que incluso estas cadenas se leen con los ojos de la fe; fe que para Pablo no es "una teoría, una opinión sobre Dios y el mundo", sino "el impacto del amor de Dios en su corazón, [...] es amor a Jesucristo" (BENEDICTO XVI, Homilía con ocasión del Año Paulino, 28 de junio de 2008)".

"Queridos hermanos y hermanas, Pablo nos enseña la perseverancia en la prueba y la capacidad de leer todo con los ojos de la fe. Pidamos al Señor hoy, por intercesión del Apóstol, que reviva nuestra fe y nos ayude a ser fieles hasta el final de nuestra vocación de discípulos misioneros".

También en su saludo a los peregrinos de lengua árabe, Francisco dirigió la invitación "a no tener miedo, a mantener la fe ante todas las pruebas y a ser audaces por Cristo, seguros de que ni la tribulación, ni la angustia, ni la persecución podrían separarnos de su amor".

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: los cristianos viven un ‘martirio blanco’ en los países democráticos
16/11/2018 16:20
Papa a los nuevos arzobispos metropolitas: La Iglesia los quiere como hombres de fe, de oración, de testimonio
29/06/2015
La Ostpolitik de hoy y la Iglesia ‘en salida’ (III)
21/02/2018 11:12
Las críticas a la Ostpolitik, la persecución y el disenso (II)
20/02/2018 11:02
La vieja y la nueva Ostpolitik de la Santa Sede (I)
19/02/2018 10:45