23/09/2021, 20.17
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: volver a mostrar el rostro siempre joven de Jesús a una Europa 'enferma de cansancio'

Francisco celebró la misa con los participantes de la asamblea plenaria del Consejo de Conferencias Episcopales de Europa. La "dictadura del consumismo, ligera pero asfixiante, trata de apagar" la sed de Cristo. El Papa llamó a "dejar atrás las conveniencias de lo inmediato para volver a la visión clarividente de los padres fundadores, una visión profética y global, porque no buscaban el consenso del momento, sino que soñaban con el futuro de todos".

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) - Para ayudar a una Europa "enferma de cansancio" a redescubrir "el rostro siempre joven" de Jesús y de la Iglesia, el Papa Francisco señala a los obispos del continente la necesidad de "reflexionar, reconstruir, ver". La ocasión para la reflexión de Francisco fue la celebración eucarística con los participantes en la asamblea plenaria del Consejo de Conferencias Episcopales de Europa (CCEE). Con motivo del 50 aniversario de su creación, la misa fue esta tarde en la Basílica de San Pedro.

El Papa señaló que ante todo, es necesario reflexionar sobre cómo comportarse. "Hoy, en Europa, los cristianos tenemos la tentación de quedarnos cómodos en nuestras estructuras, en nuestras casas y en nuestras iglesias, en la seguridad que proporciona la tradición, en la satisfacción de un cierto consenso, mientras a nuestro alrededor los templos se vacían y Jesús es cada vez más olvidado. Reflexionemos: ¡cuántas personas ya no tienen hambre y sed de Dios! No porque sean malos, no, sino porque no hay nadie que pueda darles el apetito de la fe y reavivar esa sed que existe en el corazón humano. Esa "sed concreta y perpetua" de la que habla Dante Alighieri (Paraíso, II, 19) y que la dictadura del consumismo, ligera pero asfixiante, intenta apagar. Muchos se ven llevados y solo se percatan de las necesidades materiales, pero no de la falta de Dios". Pero la posesión de cosas no da la felicidad. Y nosotros, se pregunta el Papa, "¿estamos tranquilos porque al final no nos falta nada para vivir, o estamos inquietos al ver a tantos hermanos alejados de la alegría de Jesús?" "La falta de caridad causa infelicidad, porque solo el amor satisface el corazón". El problema puede ser "concentrarse en las distintas posiciones de la Iglesia, en los debates, agendas y estrategias, y perder de vista el verdadero programa, el del Evangelio: el impulso de la caridad, el ardor de la gratuidad. El camino para salir de los problemas y la cerrazón siempre es el don gratuito. No hay otro".

El "segundo paso: reconstruir". "Reconstruye mi casa", pide Dios a través del profeta (Hag 1,8). Y el pueblo reconstruye el templo. Dejan de contentarse con un presente tranquilo y trabajan para el futuro. Esto es lo que necesita la construcción de la casa común europea: dejar atrás las comodidades del presente y volver a la visión clarividente de los padres fundadores, una visión profética y global, porque no buscaban el consenso del momento, sino que soñaban con el futuro de todos. Así es como se construyeron los muros de la casa europea, y sólo así se pueden reforzar. Esto también vale para la Iglesia, la casa de Dios. Para hacerla bella y acogedora, debemos mirar juntos al futuro, no restaurar el pasado

Por supuesto, tenemos que empezar por los cimientos, porque es desde allí que se reconstruye la tradición viva de la Iglesia, que se basa en lo esencial, en la buena noticia, en la cercanía y en el testimonio. Desde aquí reconstruimos, desde los cimientos de la Iglesia de los orígenes y de todos los tiempos, desde la adoración a Dios y el amor al prójimo, no desde nuestros gustos particulares". Los grandes santos de Europa "no se preocuparon por los tiempos oscuros, las adversidades y alguna que otra división, ya que siempre han existido. No perdieron el tiempo criticando y culpando. Vivieron el Evangelio, sin dedicarse a la relevancia y la política. Así, con la suave fuerza del amor de Dios, encarnaron su estilo de cercanía, compasión y ternura, y construyeron monasterios, recuperaron tierras, devolvieron almas a personas y países: ningún programa social, sólo el Evangelio". "Animémonos los unos a los otros, sin ceder nunca al desánimo y a la resignación: estamos llamados por el Señor a una obra espléndida, a trabajar para que su casa sea cada vez más acogedora, para que todos puedan entrar y vivir en ella, para que la Iglesia tenga sus puertas abiertas a todos y nadie tenga la tentación de concentrarse sólo en mirar y cambiar las cerraduras".

Por lo tanto, es necesario reconstruir, pero "toda la reconstrucción se hace en conjunto, en el signo de la unidad". Con otros. Puede haber diferentes visiones, pero siempre hay que preservar la unidad. Porque si conservamos la gracia de la unidad, el Señor construye incluso donde nosotros fallamos. Es nuestra llamada: ser Iglesia, un solo Cuerpo entre nosotros. Es nuestra vocación de pastores: reunir el rebaño, no dispersarlo, ni conservarlo en bellos recintos cerrados. Reconstruir significa convertirse en artesanos de la comunión, en tejedores de la unidad a todos los niveles: no por estrategia, sino por el Evangelio”

Este es el tercer punto. "Mucha gente en Europa piensa que la fe es algo ya visto, que pertenece al pasado. ¿Por qué? Porque no han visto a Jesús obrando en sus vidas. Y a menudo no lo han visto porque no lo hemos mostrado lo suficiente en nuestras vidas. Porque Dios se ve en los rostros y gestos de los hombres y mujeres transformados por su presencia. Y si los cristianos, en lugar de irradiar la alegría contagiosa del Evangelio, vuelven a proponer esquemas religiosos gastados, intelectualistas y moralistas, la gente no ve al Buen Pastor. No reconocen a Aquel que, enamorado de cada una de sus ovejas, las llama por su nombre y las busca para ponerlas sobre su hombro. No ven a Aquel cuya increíble Pasión predicamos, precisamente porque solo tiene una pasión: el hombre. Este amor divino, misericordioso y desbordante, es la novedad perenne del Evangelio. Y nos pide, queridos hermanos, opciones sabias y audaces, hechas en nombre de la loca ternura con que Cristo nos salvó. No nos pide que demostremos, sino que mostremos a Dios, como hicieron los santos: no con palabras, sino con la vida. Pide oración y pobreza, pide creatividad y gratuidad. Ayudemos a la Europa cansada de hoy a redescubrir el rostro siempre joven de Jesús y su esposa. No podemos sino darlo todo para que se vea esta belleza perenne”.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
​Obispo de Bangalore: En Navidad compartamos la alegría de Dios con aquellos que nos hacen el mal
23/12/2015
Papa: Dios “ablande un poco el corazón” de quien condena todo aquello que está “fuera de la Ley”
02/05/2017 13:54
Papa: el espíritu del cansancio nos quita la esperanza
09/04/2019 15:32
Papa: los sacerdotes deben aprender a estar "bien cansados" para estar al lado de su rebaño
02/04/2015
Papa a las víctimas del terremoto: “Apenas sea posible también yo espero ir a visitarlos”
28/08/2016 13:40