26/03/2015, 00.00
UZBEKISTÁN
Enviar a un amigo

Presidenciales en Uzbekistán, el país hacia la reafirmación de Karimov

de Nina Achmatova
Las elecciones se llevarán a cabo el 29 de marzo, sin grandes sorpresas. El actual presidente gobierna de hecho desde antes de la independencia de la Unión Soviética, pero su sucesión se pospone por las élites políticas que quieren preservar el actual sistema corrupto y desigual, que enriquece a unos pocos y margina a la mayoría.

Moscú (AsiaNews) - No hay duda de que Islam Karimov, el líder al frente de Uzbekistán desde 1989 (cuando fue nombrado jefe del Partido Comunista local bajo la URSS) sería reelegido como presidente en las elecciones del 29 de marzo. La consulta popular tiene la participación de otros tres candidatos, pero no representa un verdadero desafío a lo que los uzbekos llamamos 'podishoh', el rey.

Las elecciones en el país centroasiático considerados entre los más represivos en el mundo, y donde las condiciones de los derechos humanos se describen como "terrible" por las ONG, tienen lugar en el contexto de las especulaciones sobre un posible sucesor de Karimov, ahora de 77 años, y cuya larga ausencia de eventos públicos, el mes pasado, ha reavivado los rumores sobre sus problemas de salud.

La fecha electoral sigue a las elecciones parlamentarias del 21 de diciembre de 2014, que de acuerdo con la misión de observación OSCE tuvo lugar en modo formalmente regular, con la administración competente de la Comisión Electoral Central y una mayor transparencia que en el pasado, aunque no había una verdadera competencia entre los partidos políticos, todos más o menos de acuerdo sobre las cuestiones fundamentales de la política interior y exterior.

"Contribuyen sólo para crear un sentido de la democracia", dice a la BBC Abdurakhmon Tashanov, activista de la organización Ezgulik, con sede en Tashkent. Incluso los rivales de Karimov en la próxima presidencial, hace notar  el canal británico, muestran pocos signos de verdadera crítica del Jefe del Estado saliente: las campañas electorales respectivas se basan en el concepto de "continuar con el desarrollo del país" y " mantener el ritmo actual de crecimiento económico".

Situado a lo largo de la Ruta de la Seda, Uzbekistán – el país más poblado de Asia Central y el que tiene el ejército más grande - es uno de los mayores productores mundiales de algodón, mientras que sus recursos de gas natural, el petróleo y el oro ejercen una fuerte atracción en el extranjero. Su independencia se remonta a 1991, después de más de un siglo bajo el dominio ruso, primero del Imperio zarista y luego de la Unión Soviética.

Uzbekistán progresa lentamente en las reformas económicas necesarias y está luchando con la pobreza y el desempleo generalizado. El sentimiento de los votantes hacia la política es de indiferencia, donde muchos de los que van a votar Karimov también lo hacen porque "nadie puede hacerlo mejor que él", como lo dijo una mujer en la provincia oriental de Jizzakh. "Estamos acostumbrados a él, no puedo imaginar a nadie más en su lugar", agregó.

Si bien en la lucha por la sucesión están en carrera de acuerdo con analistas muchos nombres (pero no más que el de la hija mayor Gulnara, recientemente caída en desgracia y el centro de una investigación de corrupción), según Lawrence Markowitz - experto de la Universidad de Rowan - la élite política uzbeka intenta mantener a Karimov en el poder durante el mayor tiempo posible: es el garante de un sistema que convierte los recursos del Estado en la riqueza privada; el gobierno central les proporciona protección en la esfera de apoyo político.

"Este sistema y la corrupción que promueve, es tan extendida en la administración pública en Uzbekistán que limita seriamente cualquier transferencia de poder como cualquier interrupción de este flujo de riqueza trae repercusiones para muchos en la elite política", dice Markowitz. Según él, "el sistema altamente corrupto y desigual que favorece a las élites y margina a todos los demás, no es política y económicamente sostenible en el largo plazo - continúa el experto - si no va a ser reformado, creo que en última instancia conducirá a la inestabilidad".

El instituto ISPI, sin embargo, señala que el país se encuentra todavía en una fase de post-independencia: "Las prioridades de fondo sólo pueden referirse a la consolidación del Estado, a la estabilización de las fuerzas productivas, la creación de un sentido de pertenencia colectiva más necesario que nunca tras el fin de la Unión Soviética. Un proceso de este tipo sólo puede ser gradual".

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Karimov reconfirmado en su cuarto mandato con más del 90% de los votos
31/03/2015
Shavkat Mirziyoye es el nuevo presidente de Uzbekistán
05/12/2016 15:41
Uzbekistán llora a su líder: ha muerto Karimov, que guió al país durante 27 años
03/09/2016 13:34
Periodistas y activistas liberados, la nueva visión de “tolerancia” de Shavkat Mirzyaev
11/03/2017 10:53
Sajan K George: son facciosas y divisivas las acusaciones contra los misioneros cristianos. Crece el odio religioso
23/04/2018 15:03