09/11/2015, 00.00
LÍBANO-SIRIA
Enviar a un amigo

Primera visita oficial al Líbano de Ignacio Efrén II, patriarca sirio-ortodoxo

de Fady Noun
Para el jefe de la Iglesia siria, es urgente mantener la solidaridad entre cristianos y musulmanes y elegir a un nuevo presidente libanés. Los cristianos asirios en Sadad (Siria) amenazadas por el avance del Estado islámico. Hace un llamamiento por los dos obispos ortodoxos, secuestrados hace 18 meses. Dos estelas erigidas en memoria del genocidio de 1915, en el cual los armenios fueron víctimas, pero también sirios, caldeos y asirios

Beirut (AsiaNews) - "Nuestra misión en Oriente Medio es ser siervos y no amos. Cristianos y musulmanes en la región, trabajamos por la paz". Es el mensaje que Ignacio Efrén II, nuevo patriarca ortodoxo sirio, ha lanzado con motivo de su primera visita oficial al Líbano.

Concluyó ayer su visita con una misa solemne en la iglesia de San Efrén en Beirut en la presencia de autoridades y personalidades libanesas.

El patriarca llegó a la "tierra de los cedros" el 6 de noviembre, después de visitar Sadad (Siria), donde se encuentra una de las más antiguas huellas siríacas del Oriente, en la actualidad bajo la amenaza de los grupos del Estado islámico. Para llegar a Sadad con urgencia, el patriarca interrumpió un viaje a los EE.UU.. Su llegada a Beirut es una razón para animar a los fieles a permanecer ligados a Oriente.

El patriarca está muy familiarizado con el Líbano. Nacido en 1965 en Kamichli (Siria), completó sus estudios de teología en el convento de Atchaneh (Metn - Líbano), y luego continuó en El Cairo, en Irlanda y Gran Bretaña. Justamente en Atchaneh, el pasado 31 de marzo de 2014, el Sínodo de su iglesia lo eligió para suceder al Patriarca Zakka II Iwas.

A la liturgia divina el patriarca de la Iglesia sirio-ortodoxa hizo un llamamiento para la rápida elección de un nuevo Presidente de la República del Líbano, y porqué los musulmanes y los cristianos en el Líbano "trabajamos en un espíritu de compartir y de hermandad para salvaguardar el Líbano y su unidad" .
"La región de Oriente Medio - dijo - es cara a nuestros corazones. Hemos echado raíces y crecido, y nos quedaremos hasta el final de los tiempos".

Rezando para que "los derechos humanos y la dignidad sean respetados", agregó. "¿Cómo podemos vivir sin ver la presencia de Dios en cada rostro humano? ¿Por qué trabajamos para eliminar al otro, en vez de educar y llevarlo a la madurez?".

El patriarca felicitó a la Iglesia Asiria por la reciente liberación de 37 fieles, rehenes del Estado islámico, liberados después de pagar un duro chantaje. Pero también recuerda y oró por el regreso de los obispos de Aleppo, Boulos Yazigi (griego-ortodoxo) y Youhanna Ibrahim (sirio-ortodoxo), secuestrados en Siria durante 18 meses y cuyas huellas parecen perdidas.

Responsabilidad civil y religiosa

El 6 de noviembre, el Patriarca visitó a los responsables civiles y religiosos del Líbano. Fue recibido por el Presidente de la Cámara, Nabih Berri, y del primer ministro Tamam Salam, así como por el jeque Abdel Latif Deriane, Mufti de la República, por Abdel Amir Kabalan, vice-presidente del Consejo chií Superior Islámico y Naïm Hassan Sheikh Akl de la comunidad drusa. El día terminó con una cena en un gran hotel en Beirut. En esta ocasión, el jefe de la Iglesia sirio-ortodoxa, elogió al Líbano como un "país de refugio" para todos aquellos que aspiran a la libertad y explicó que en el idioma sirio, la palabra "Líbano" significa "corazón de Dios".

"Queremos que este país siga siendo el país de la apertura al mundo y la apertura de todos los libaneses a sus compatriotas", señaló, rezando para que los libaneses podamos "unirnos en solidaridad y hacer sus intereses, a partir de la elección de un nuevo jefe de Estado".

También expresó la esperanza de que los diputados sean elegidos o elegidas diputados y ministros sirios. "Nuestra misión en el Este - agregó - es ser siervos y no amos. Cristianos y musulmanes en la región, que trabajamos por la paz. Hemos vivido juntos durante cientos de años y no tenemos más remedio que vivir juntos en un espíritu de familia y el amor fraternal mutuo".

Después de visitar la Dar el-Fatwa, la institución superior de los suníes en Líbano, Ignacio Efrén II declaró: "Nuestra visita aquí no es simple protocolo. Se quiere fortalecer los lazos de cordialidad y amor que existen entre la Iglesia siria y los musulmanes, sobre todo en este barrio de Beirut, que es el hogar de la sede del episcopado y donde se encuentra la iglesia más antigua de Siria contemporánea, la Catedral de los Santos Pedro y Pablo".

El 6 de noviembre, el patriarca había celebrado la misa en esta catedral y había bendecido una de las dos estelas erigidas para conmemorar el genocidio de 1915, cuyas víctimas fueron los armenios, pero también sirios, caldeos y asirios. El otro pilar fue erigido en la iglesia de San Efrén.

Vale la pena mencionar que el patriarcado sirio-ortodoxo ha reconocido algunas apariciones de la Virgen en la cúpula de la catedral de Mousseitbé, ocurridas varias veces en 1970, durante el período de Pascua. Estas apariciones han sido interpretadas como una advertencia en relación a las dificultades y dolores que estaban a punto de caer en el Líbano desde la guerra civil (1975-1990).

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Beirut, Mons. Kourié: los dos obispos secuestrados en Siria en 2013 siguen vivos
24/04/2017 12:42
El Estado islámico libera también al último grupo de cristianos asirios de Hassaké
23/02/2016 16:01
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
Nuncio en Damasco: Todavía incierto el destino de las monjas ortodoxas secuestrados por los insurgentes islamistas
03/12/2013