21/07/2021, 13.32
CHINA-ASIA CENTRAL
Enviar a un amigo

Se extiende el dominio económico de China en Asia Central

de Vladimir Rozanskij

Refuerzan los vínculos con Turkmenistán. Energía y seguridad regional son las principales áreas de cooperación entre Beijing y Ashgabat. Temor por el avance de los talibanes en Afganistán. Los chinos están mejor posicionados que Estados Unidos y Rusia en el “gran juego” de Asia Central.

 

Moscú (AsiaNews) - El popular programa de televisión turkmeno "Dunja Turkmenleri" (Turkmenos en el mundo) presentó ayer un amplio panorama de las relaciones entre Turkmenistán y China. La investigación puso especialmente de relieve el creciente dominio económico de Beijing en toda Asia Central.

La semana pasada el canciller chino Wang Yi visitó algunos países de la región: Turkmenistán, Tayikistán y Uzbekistán. La gira, planificada desde hace mucho tiempo, coincidió con la escalada de la crisis en el vecino Afganistán, que constituye una serie preocupación para los dirigentes chinos.

Los días 12 y 13 de julio, Wang se entrevistó con el presidente de Turkmenistán, Gurbangul Berdymuhamedov, y el ministro de Relaciones Exteriores de Ashgabat, Rašid Meredov. Las partes acordaron profundizar las relaciones mutuas. Se habló de la situación en Afganistán, destacando el deseo de China de desempeñar un papel importante en la regulación del conflicto. Hasta el momento el gigante chino se ha limitado a respaldar a las naciones de Asia Central, sin entrar directamente en enfrentamientos diplomáticos.

En Turkmenistán China prioriza el tema de la energía, tanto la energía nuclear como el gas natural. Sin embargo, Beijing destaca la importancia de ofrecer "todo tipo de apoyo tradicional o no tradicional en el ámbito de la seguridad", según informa Radio Azatlyk.

El gobierno chino quiere entrar en todos los aspectos de la vida social turkmena, no solo en el económico, comenzando por el intercambio de datos entre los servicios de investigación y seguridad de los dos países. En primer lugar, dada la situación en la frontera con Afganistán, la información sobre la presencia de grupos extremistas uigures en territorio afgano y en Asia Central.

Turkmenistán parece ser un aliado privilegiado de los chinos. Ashgabat no forma parte de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva encabezada por Rusia y a pesar de los acuerdos bilaterales con China, los turkmenos tampoco participan en la Organización de Cooperación de Shanghai, con fuerte influencia china.

Gracias al apoyo del régimen de Berdymuhamedov, Beijing comienza a ser un serio competidor de Estados Unidos y Rusia en el comercio de armas en Asia Central. Wang ha declarado que "China apoya el estado de neutralidad de Turkmenistán y condena cualquier intento de injerencia en los asuntos internos del país". La declaración del enviado chino refleja en el socio turkmeno el perfil de la propia China, que a menudo pone énfasis en la retórica de la "neutralidad china" en la escena mundial.

No resulta entonces sorprendente que el 14 de julio, en la 47ª sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, el representante de Turkmenistán haya apoyado al gobierno chino con respecto a la situación en Xinjiang y Hong Kong. Ashgabat se ha pronunciado en contra de la presión sobre China, a la que las naciones occidentales acusan de violar los derechos humanos.

Las declaraciones de los chinos apuntan a condenar la política de Washington, militarmente activa en Afganistán como en muchas otras partes del mundo. Junto con países como Irán, China ha criticado la presencia de tropas estadounidenses en Asia Central en los últimos años. Ahora Beijing ataca a sus rivales estadounidenses porque ha decidido retirar sus fuerzas del polvorín afgano, dando nuevo impulso al avance de los talibanes.

Tras la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán, China está entrando cada vez más en el "gran juego" de Asia Central, como se lo define desde el siglo XIX y donde hasta hace unos años los principales protagonistas eran Rusia, Estados Unidos y Europa. Washington está redefiniendo sus objetivos y apunta a reabrir bases militares en la región para mantener bajo control a los rusos y chinos. Sin embargo, gracias a las inversiones masivas en sus economías, Beijing parece estar en condiciones de controlar los países de Asia Central de manera mucho más eficaz que las otras potencias "en juego".

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Ashgabat, Berdimuhamedov es presidente por tercera vez. Permanecen la pobreza y la represión
13/02/2017 21:19
Rusia, China y los países de Asia Central se preparan para la victoria de los talibanes
16/07/2021 11:34
Los gobiernos de Asia Central emplean a milicianos uigures para combatir a los talibanes
12/07/2021 11:33
Putin, dispuesto a ayudar a los tayikos en su lucha contra los talibanes
07/07/2021 11:59
La comunidad internacional quiere un acuerdo con los talibanes
07/08/2021 10:39