05/06/2014, 00.00
SRI LANKA
Enviar a un amigo

Sri Lanka, la odisea de Mauri: El amor de Jesús, en apoyo de mi tragedia

de Melani Manel Perera
Durante nueve meses, la mujer no ha tenido noticias de su marido, Madushke, tomado por la fuerza - junto con dos amigos - por seis hombres que dijeron ser policías. Los compañeros se salvaron y dicen que el hombre fue golpeado toda la noche. Mauri lucha por mantener a sus hijos y pide que se investigue el hecho, con la ayuda de algunas de las hermanas: " A pesar de ser un buen budista, sólo el amor de Jesús sostiene mi vida hasta ahora"

Colombo (Asianews) - "¿Dónde está mi marido? ¿Por qué se llevaron preso? ¿Por qué en nueve meses ni la policía ni las autoridades han sido capaces de responder a mis preguntas?, ¿por qué nadie investiga?". Quien habla a AsiaNews es Inoka Mauri, una joven madre de Anuradhapura. Acompañada por el Christian Solidarity Movement (Csm), el 02 de junio presentó dos denuncias ante la Human Rights Commission en Colombo, para solicitar la apertura de una investigación sobre la desaparición de su marido, Madushke Haris de Silva. Secuestrado por presuntos agentes sospechosos del cual no tiene más noticias.

El 2 de septiembre de 2013, el hombre vuelve del trabajo - un puesto de fruta - junto con dos amigos, Kumar Janitha y Lakshman. De pronto, una camioneta blanca les bloquea el paso. Se bajan seis hombres que se presentan como agentes de la policía, con los ojos vendados son atados y echados en el vehículo. En el camino, se les golpea. Trasladado a un lugar desconocido, los seis "agentes "continúan los abusos de los tres. Cuando descubren que Janitha es un estudiante de la universidad deja de tocarlo.

A la mañana siguiente, Janitha y Lakshman son liberados en un lugar no especificado, con unas pocas rupias en la mano. Madushke, sin embargo, no está con ellos. Antes, los dos amigos han oído a su marido, dice Mauri, gritar toda la noche por la paliza continua, hasta que alguien le suministro respiración artificial. Esto es todo lo que se sabe acerca de la desaparición de Madushke.

En ese momento, Mauri está embarazada de gemelos. Al no ver a su marido volver para la cena trata de llamar por teléfono, y oyó a alguien gritar, "cerrado". El teléfono sonará durante una hora más. La mujer fue a la comisaría para presentar una denuncia, pero los oficiales se niegan a registrarlo porque el hermano mayor de Madushke ya ha presentado una.

"Sin mi esposo estoy sola y desamparada - le dice a AsiaNews - pero a pesar de ser un buen budista, puedo decir con orgullo que sólo el amor de Jesús sostiene mi vida hasta ahora".

Para ayudarla en estos meses difíciles, de hecho, han estado las Hermanas de la Sagrada Familia y un número de sacerdotes en la zona. "El día que me enteré de que la hermana Deepa y la hermana Ramani venían de Colombo a verme - dijo - me sentí de nuevo volver a la vida. Aunque mis monjes budistas nunca estaban interesados ​​en mí, hay gente de buen corazón que quiere cuidar de mí".

"Sin el amor de las Hermanas de la Sagrada Familia y los sacerdotes - admite - no sé lo que habría hecho. Con ellos me di cuenta de lo fuerte que es el amor de Jesús. Es un amor desconocido para mí, pero al mismo tiempo tan cerca".

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: Dios “ablande un poco el corazón” de quien condena todo aquello que está “fuera de la Ley”
02/05/2017 13:54
Papa: El hombre nos es dueño del tiempo, que pertenece a Dios
26/11/2013
Los habitantes de la localidad de Paanama rezan y se manifiestan por sus tierras (Fotos)
23/06/2016 13:10
Devoto budista: Ruego y agradezco a san Sebastián por las bendiciones recibidas
22/01/2020 13:03
Monje radical a los fieles: Creemos un gobierno budista
08/07/2019 13:47