27/07/2016, 17.56
POLONIA – IRAK –JMJ
Enviar a un amigo

“No cedáis al miedo” es el llamamiento que los jóvenes iraquíes hacen a Francia

de Vincenzo Faccioli Pintozzi

En Cracovia, las delegaciones de Oriente Medio son numerosísimas: se ven banderas del Líbano, de Palestina, de Jordania e incluso un banner iraní. Los iraquíes vienen en su mayor parte de Bagdad y de Erbil: han leído sobre los atentados en Ruan y Niza “con dolor y preocupación”. Pero la Jornada Mundial de la Juventud es “el rincón adecuado desde donde enviar un mensaje de esperanza: no os dejéis vencer por el odio”. Aún hoy, en la capital iraquí, los atentados son,  cada vez más a menudo, obra de lobos solitarios, marginados y antisociales, que sólo quieren el caos”. 

Cracovia (AsiaNews) – Los franceses y los otros pueblos europeos afectados por el terrorismo  “no deben ceder al miedo. Hacédselo decir por quien vive en el terror cada día: la verdadera arma contra estas masacres es la sonrisa que nace de la esperanza. Por otro lado, Cristo está con nosotros cada día, y ésta es la verdadera garantía para el mundo·”. Es lo que dice a AsiaNews  Fátima Kassid, una joven iraquí proveniente de Bagdad, que llegó a Cracovia para la XXXI Jornada Mundial de la Juventud.

La participación está en su pico máximo, y parece confirmarse que habrá dos millones de jóvenes peregrinos en la capital polaca. El Papa está a punto de llegar al Castillo de Wawel para encontrarse con las autoridades políticas, el presidente Duda y los obispos locales. La zona en torno a la sede episcopal de la ciudad parece una zona militar: en la plaza de la Mariacki (v. foto) estacionan autos blindados que –si bien llevan el signo de la Cruz Roja- infunden mucho temor a todos, excepto a los grupos de Oriente Medio, quienes ya los consideran parte del paisaje habitual.    

La misma Fátima hace notar que “el miedo que veo en mis coetáneos ante los autos blindados y los vehículos armados me hacen pensar cuán diversos somos. Para nosotros, los misiles, los muros perforados por los disparos de armas, las ruinas, son un espectáculo habitual. Aquí hacen pensar en quién sabe qué catástrofe. Esto es bellísimo, porque quiere decir que la guerra y el odio aún no han prevalecido en el mundo, incluso a pesar de los terribles hechos de la crónica de los últimos días”.

El homicidio del párroco de Ruan provocó un fuertísimo sentido de incomodidad en la delegación iraquí: algunos jóvenes franceses, algo ebrios, los acusaron, en la calle, de “abrazarse con los terroristas”. La respuesta de Fátima fue echarse a llorar: “Nosotros los tenemos en casa, es cierto, pero no los protegemos en absoluto. Y los autores de los atentados en Europa no son locos de Oriente Medio que huyen de su país de origen para sembrar el terror, sino hijos de Europa. La acusación de estos muchachos me hirió, pero mi amigo Samir los detuvo y habló con ellos, explicando quiénes somos y de dónde venimos. Luego fuimos a beber una cerveza juntos”.

Durante este intercambio, Fátima invitó a los muchachos –que venían de Lion- a la catequesis que se desarrolló esta mañana en idioma árabe, en una iglesia situada en las afueras de Cracovia, a poca distancia de esa ciudad. Al final de la reflexión, almorzaron juntos: “Les dije que no tengan miedo, porque el miedo fortalece a quien lo provoca. La sonrisa, esa es la respuesta de los jóvenes cristianos iraquíes a las amenazas de los fundamentalistas. Con la sonrisa se desarma cualquier integralismo. No obstante a menudo estos atentados no son hijos de una ideología, ni siquiera en Irak”

En su país, explica, “cada vez más seguido, descubrimos que detrás de las masacres suicidas no hay fanáticos del islam, sino inadaptados y lobos solitarios. Muchos se dejan embaucar por las promesas, pero son cada vez más las personas que aceptan matar a cambio de dinero. No hay trabajo, y tampoco hay muchas perspectivas, por lo cual, si al dinero le agregas alguna vaga promesa de Paraíso, puedes hallar muchas personas dispuestas al suicidio. De esta manera, al menos aseguran algo a su familia”.

Haciendo suyo el “lema” de San Juan Pablo II –el “no tengáis miedo” que acompañó todo el pontificado de Wojtyla – Fátima concluye: “Si se logra tener el centro de la visual siempre en Cristo, sonreír ante el mal resulta fácil. Cristo está con nosotros cada día, y esta es la garantía para el mundo. Yo perdí a muchos amigos y a muchos parientes, entre la guerra y los años que vinieron después, y he sentido mucho odio. Ahora estoy aquí, y trato de no odiar más. La misericordia del Papa Francisco, para mí, no significa perdonar, sino, justamente, no odiar. Es dificilísimo, pero considero que esto puede cambiar el mundo”. 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: Jóvenes, sean protagonistas de la historia, siguiendo a Jesús "el Señor del riesgo"
30/07/2016 22:43
"Nuestro sueño es llevar la JMJ a China. A pesar de los obstáculos del gobierno"
26/07/2016 18:20
AsiaNews sostiene a los jóvenes refugiados de Mosul en la JMJ de Polonia (GALERIA DE IMÁGENES)
18/07/2016 16:40
San Juan Pablo II y sor Faustina, “ángeles” de los jóvenes de la JMJ
25/07/2016 20:51
El Campus Misericordiae, corazón palpitante de la JMJ de Cracovia
30/07/2016 13:27


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”