25/05/2015, 00.00
MYANMAR - ASIA
Enviar a un amigo

Cardenal de Yangon: Myanmar tiene el deber moral de resolver el drama Rohingya

de Charles Maung Bo*
En Malasia descubiertas 139 tumbas colectivas de los migrantes, repartidos en 28 campamentos cerca de la frontera con Tailandia. En una carta el card. Charles Bo recuerda la obligación de ayudar a estos modernos balseros para recuperar su dignidad y derechos. El cardenal habla de "agonía" de enorme tamaño y hace un llamamiento a todos los ciudadanos a trabajar juntos para resolver la emergencia.

Yangon (AsiaNews) - Las fuerzas de seguridad de Malasia han descubierto 139 tumbas comunes de inmigrantes en 28 campos diferentes, situadas en la frontera con Tailandia, y abandonados por los traficantes de personas. El descubrimiento tuvo lugar entre el 11 y 23 de mayo, pero sólo ahora han sido comunicados oficialmente por las autoridades en Kuala Lumpur. Entre las víctimas una gran proporción de Rohingya - una minoría musulmana en Myanmar perseguida y privada del derecho de la ciudadanía -, así como de trabajadores migrantes de Bangladesh.

En los últimos 10 días, más de 3.000 personas, en su mayoría procedentes de la antigua Birmania, junto con los trabajadores migrantes de Bangladesh, fueron rescatados en el mar de Andaman y en las costas de Indonesia, Malasia y Tailandia. Un drama que se ve agravada por la represión impuesta por Bangkok - cruce de caminos reales de tráfico - el comercio de vidas humanas, tras el descubrimiento de una
fosa común cerca de la frontera con Malasia, donde fueron enterrados decenas de Rohingya.

La situación se precipita por la política rechazo adoptada - y repudiada más tarde, después de una reunión entre los ministros de Relaciones Exteriores - de Yakarta y Kuala Lumpur. Para encontrar una respuesta común a la emergencia, 29 de mayo en Bangkok se celebrará una cumbre extraordinaria de los países de la ASEAN, se expandió a otras naciones involucradas en la  trata de vidas humanas.


Sobre la difícil situación de los balseros modernas habló, con un comunicado oficial enviado a AsiaNews,erel Cardenal Charles Maung Bo, Arzobispo de Yangon, el primer purpurado en la historia de Myanmar.

En las aguas del sudeste asiático está teniendo lugar  una inmensa agonía de dimensión inimaginable. Una nueva ola de refugiados del mar, impulsados ​​a abandonar debido a una situación de extrema pobreza y el conflicto en Myanmar y Bangladesh, está a la deriva en los mares. Abusados ​​por traficantes de personas sin escrúpulos, hombres, mujeres y niños están hacinados en barcos miserables e insalubres, a menudo enviados a morir en el mar. Las aguas del sudeste de Asia en el pasado han marcado una herida abierta, durante la Guerra de Vietnam, cuando se tragó cientos de estas personas desesperadas. Ahora se abre una nueva herida. Ahora se abre una nueva saga de lágrimas y vidas rotas que tocan nuestra conciencia diaria.

Como los balseros que navegaron a Roma, los balseros procedentes de Myanmar y Bangladesh huyen en busca de la dignidad y la seguridad. El mundo ha visto con horror estos barcos cargados de gente desesperada empujada de nuevo al mar abierto por un gobierno tras otro. En un gran gesto de humanidad, Malasia, Filipinas e Indonesia han abierto las puertas. La humanidad está en deuda con estas naciones, que han tenido una punzada de compasión. Mención especial debe hacerse de la Iglesia en las Filipinas, que ha dado la bienvenida a estos hermanos y hermanas refugiados que respondieron a la invitación decidida lanzada por el Papa Francisco.

El Gobierno de Myanmar ha socorrido dos embarcaciones que estaban a la deriva, cargado de refugiados de la misma Myanmar y de Bangladesh. Este gesto, que viene de un país que adora a Buda, el Señor de la Compasión, es digno de grandes elogios. Nuestros hermanos y hermanas en Myanmar, nunca se han negado al compromiso compasivo en momentos en que la humanidad parecía rota. Y el ciclón Nargis fue un testimonio conmovedor. Por desgracia, en algunos aspectos, la democracia también ha sido un presagio del odio y la negación de los derechos a algunos sectores de la población. El pueblo de Myanmar está dispuesto a restablecer la brújula de la moral y regresar a la plena comunión.

Mientras mostramos un gran aprecio por los retos que han enfrentado el gobierno birmano, y damos la bienvenida a sus recientes acciones, instamos enérgicamente al gobierno para evitar el discurso de odio que puede subvertir su gloriosa tradición de la misericordia. Rohingya o bengalí, nosotros como ciudadanos de Myanmar tenemos el deber moral de proteger y promover la dignidad de todos los seres humanos. Los nombres no pueden menospreciar la humanidad. Una comunidad no puede ser demonizado y no se le puede negar sus derechos fundamentales, incluyendo el derecho a un nombre, la nacionalidad y ser parte de una comunidad. Los grandes videntes y monjes del prestigioso budismo Theravada son un ejemplo de la compasión para el mundo. Esta religión tiene entre sus principales corrientes virtudes nobles como la compasión, compasión que no está reservada sólo para los objetos inanimados, sino también para los seres vivos. La muerte de una hoja rompería el corazón de un discípulo del Dhamma. Y de seguro que el mismo discípulo del Dhamma no se puede permitir que un ser humano - especialmente una mujer o un niño - pueda morir sin lágrimas, sin ser oído, en las profundidades de un mar sin piedad.

Mytta y Karuna son dos ojos de esta nación, con una visión de paz y dignidad. Invito a todos mis compatriotas, hombres y mujeres, junto con los gobernantes, para reunir el coraje para hacer frente a este problema con un gran corazón, y resolverlo de una vez por todas. Nosotros, como nación, estamos en la encrucijada de la historia. Los sueños de esta nación no pueden ser barridos por el espíritu de un puñado de mercaderes del odio. Los balseros han movido la conciencia de una nación.

Dejemos que la misericordia y la compasión fluyan como un río en la tierra de Buda y el millón de pagodas.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
El ejército thai en socorro de los migrantes Rohingya con un plan de asistencia y ayudas en los mares
27/05/2015
Vértice Asean sobre los migrantes: Myanmar contra la Onu, la crisis no es culpa nuestra
29/05/2015
Barcones de migrantes renviados al mar. Activista malayo: los “boat People” son problema del Asean
18/05/2015
Lee Ming-cheh, el activista taiwanés arrestado en China, es llevado a juicio
07/09/2017 15:00
Tinte Swe: detrás del drama de Rohingya lobby internacional y régimen militar birmano
26/05/2015


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”