04/07/2017, 14.17
VIETNAM
Enviar a un amigo

El presidente de los obispos vietnamitas es "optimista" con respecto al futuro, a pesar de todo

"Comunistas y católicos se entienden mucho mejor." "El régimen comunista es siempre un régimen dictatorial, en el cual las autoridades tienen una tendencia a oprimir a los oponentes", incluyendo sacerdotes y Blogger católicos. Las mismas autoridades, por el contrario, "roban" la tierra de los monasterios y quieren excluir a los católicos de áreas tales como escuelas o la salud ".

 

Hue (AsiaNews / EDA) - Se dice "optimista" sobre el futuro de las relaciones entre católicos y gobierno vietnamita Mons. Joseph Nguyên Chi Linh, arzobispo de Hue y presidente de la conferencia episcopal de su país. "Comunistas y católicos - dijo en una entrevista con Eglises d'Asie - se entienden mucho mejor que en otros momentos."

Y esto a pesar de, como él mismo dice, "el régimen comunista es siempre un régimen dictatorial, en el cual las autoridades tienen una tendencia a oprimir a los oponentes", incluyendo sacerdotes y blogger católicos. Las mismas autoridades, por el contrario, "roban" la tierra de los monasterios, quieren excluir a los católicos de sectores tales como la escuela o la salud, ocultando a la población las terribles consecuencias de la contaminación, no quieren que haya un representante residente del Vaticano en el país, busca interferir en el nombramiento de obispos y en cualquier actividad que la Iglesia quiere llevar a cabo.

"Soy optimista – declara - porque después de un largo período de convivencia, los miembros de la sociedad tratan de acercarse. Comunistas y católicos se entienden mejor que en otras ocasiones. Los católicos son cada vez menos sospechosos. En otras ocasiones fueron demasiado controlado por lo que decía la propaganda. Por ahora se tiene la oportunidad de ver con propios ojos y resulta que los católicos no son tan malos como se pensaba. Y además el testimonio de los católicos se hace más positivo. El odio, el rencor disminuye. Las relaciones son más amigables. Se necesita valor para superar este periodo. Ser paciente, no se puede cambiar el país en cinco minutos".

El arzobispo explica a continuación, la historia que el 28 de junio ha visto asaltar y vandalizar el monasterio benedictino de Thiên An. El hecho es que la ley no reconoce la propiedad privada y quiere apoderarse de las cerca de 107 hectáreas de tierra del monasterio. Las autoridades las roban para venderlas a empresas extranjeras". "Ellos no se preocupan” por los derechos de los monjes y hacen lo que quieren. Así que derribaron una cruz y cuando los monjes la han levantado de nuevo atacaron el convento.

Sacerdotes y blogger acosados ​​o detenidos están cubiertos por la lógica del "régimen dictatorial". En la misma lógica debería verse la actitud hacia el desastre ecológico del Formosa Plastic Group. “El gobierno tiene siempre temor  de reconocer la verdad sobre el escándalo de Formosa". Y por la compensación, "que siempre se enfrenta al mismo problema de la corrupción."

En cuanto a la nueva ley "sobre los creyentes y religiones”, “en general se observan reveses, no hay progreso; no tenemos todavía una verdadera libertad. Por ejemplo, hay muchas áreas en las que la Iglesia no tiene derecho a participar, como la salud, educación, etc. No se ha salido de la mentalidad del sistema ‘de la demanda y la concesión' ('xin-cho')" por lo cual se debe pedir permiso a cualquier iniciativa y las autoridades pueden conceder o no.

"Decepcionante" fue declarada a continuación la falta del derecho del nuncio del Vaticano para residir en Vietnam. "Es siempre 'representante no residente de la Santa Sede'. Él vive en Singapur y tiene el derecho a permanecer en Vietnam por sólo un mes, entonces debe abandonar. Todos sus movimientos en Vietnam deben ser aprobados, autorizado por el Ministerio de Exteriores vietnamita. Nuestras expectativas son medidas, pero el gobierno no se atreve a ir hacia adelante sin la aprobación de las autoridades chinas".

Las vocaciones, por último, son muy numerosas en Vietnam. Tanto en seminarios como en las órdenes religiosas. "Hemos conseguido algo de libertad en la organización de las actividades de los centros de formación." Permanece teóricamente en vigor, "pero ya no se aplica más" la política por lo cual se necesita la aprobación del Estado para enviar un joven al seminario y cada diócesis tenido sólo tiene derecho de enviar seis u ocho candidatos cada dos años. También es relativamente fácil, ahora, el envío de jóvenes a estudiar en el extranjero. "Esta es nuestra esperanza. Aquellos que regresan del extranjero vuelven a trabajar en nuestros centros de formación y se mejorará gradualmente, la calidad".

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Gobierno contra el disenso: condenados otros cuatro activistas
05/02/2018 13:48
El campo de trabajo de Mons. Marek Zalewski el nuevo nuncio en Hanói
01/06/2018 15:39
Mons. Năng: Serviré a la Iglesia de Ho Chi Minh City con alegría
28/10/2019 13:36
En Nghệ An, proceso contra el P. Nam: el sacerdote, en la mira del Partido
04/12/2018 14:49
En Thiên An, ocupan terrenos de un monasterio y los venden a “capitalistas rojos”
07/11/2018 14:16


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”