02/11/2020, 14.08
ISLAM-FRANCIA
Enviar a un amigo

Imán de Nimes: Para hacer frente al miedo, es hora de que los musulmanes hablen con una sola voz

de Hocine Drouiche

Después del atentado de Niza hay vergüenza, miedo y silencio en los líderes musulmanes. Ahora resulta evidente el vínculo entre el islamismo violento en Francia y el terrorismo islamista internacional. Es hora de elegir qué Islam se quiere proponer a la sociedad, excluyendo completamente el Islam "salafista, de la hermandad, sufí, revolucionario y wahabí". Oraciones por las víctimas en todas las iglesias de Francia. En Dhaka, una manifestación de 50.000 personas contra Macron.

 

Nimes (AsiaNews) - Salvo contadas excepciones, "ningún líder musulmán oficial se atreve a hablar después del atentado en Niza". Hocine Drouiche, imán de Nimes, envió una carta al Ministro del Interior francés, Gerald Darmanin, en la cual pide al mundo político que distinga entre los distintos "Islam" presentes en Francia y exhorta a los responsables musulmanes a elegir un "islam humano y republicano", rechazando definitivamente el Islam “salafí, de la hermandad, sufí, revolucionario y wahabí".

Ayer tuvo lugar en Niza la ceremonia de re consagración de la catedral de Notre Dame, después de la sangre derramada por los asesinatos a manos de Brahim Aouissaoui, el joven tunecino de 21 años.  En todas las iglesias de Francia se celebraron servicios fúnebres en memoria de los muertos. La policía arrestó a otras cinco personas de entre 25 y 63 años que de alguna manera estaban conectadas con el asesino. Hoy Darmanin viaja a Túnez para buscar formas de colaboración contra el terrorismo islamista. Mientras tanto, en muchas ciudades árabes y musulmanas, continúan las manifestaciones contra Macron y contra Francia. Esta mañana en Dhaka (Bangladés) cerca de 50.000 personas participaron en una marcha organizada por el grupo islamista Hefazat-e-Islam.

Esta es la carta que envió el imán Drouiche al Ministro del Interior de su país (traducción de AsiaNews).

Un gran número de franceses no musulmanes piensa que la reacción de la mayoría de los musulmanes franceses a los ataques terroristas desde 2015 no ha estado a la altura de los acontecimientos. Consideran que es poco clara, poco valiente y poco tranquilizadora. En los responsables musulmanes es evidente que domina la inmovilidad y el miedo, incluso después de la última tragedia.

Aparte del imán Chalghoumi de la mezquita de Drancy, que está protegido día y noche con custoria policial, ningún líder musulmán oficial se atreve a tomar la palabra después del atentado en Niza.

Los musulmanes franceses tienen derecho a defender pacíficamente la imagen del Profeta; ellos pueden no estar de acuerdo con algunas propuestas del Presidente de la República sin por eso estar asociados - de manera necesaria y obligatoria - a las posiciones de algunos países y líderes del mundo árabe o musulmán que quieren aprovechar la oportunidad para ajustar sus cuentas políticas e históricas con Francia. Ellos tienen esa costumbre y utilizan esos temas delicados para crear una cohesión del mundo musulmán contra esta aversión superficial.

Personalmente me siento chocado por esas caricaturas, pero sigo estando convencido de que la libertad de expresión es un elemento esencial e indispensable para la paz y cohesión en nuestra sociedad multicultural y multirreligiosa. Los musulmanes franceses, gracias a Dios, tienen derecho a estar en desacuerdo, precisamente porque viven en una sociedad democrática que respeta la libertad de expresión y, sobre todo, el libre albedrío. En consecuencia, no hay ninguna razón para asociarse con los asesinos y el odio contra Francia y los franceses.

El acto infame contra Samuel Paty demostró la evidente relación que existe entre el fascismo islámico interno y el terrorismo internacional sanguinario. El ataque de Niza también aportó una prueba flagrante de la influencia islamista internacional sobre una gran parte de la juventud musulmana de Francia. ¿Son conscientes de eso los imanes y los líderes musulmanes? ¿Qué pueden hacer y cómo pueden reaccionar y actuar contra esta calamidad? ¿Cómo pueden combatir este peligro interno y externo? Hasta ahora, la inmovilidad y el miedo a hablar han dominado en la mayoría de los actores musulmanes a nivel local.

Sin embargo, al cabo de este incendio doloso en nuestro territorio nacional, que mantienen encendido Erdogan, Pakistán, Malasia, Bangladés y una parte del mundo musulmán, ninguno de ellos sufrirá consecuencias por todas las tragedias que se provocan en nombre del Islam y del Profeta.

Todos estos temas están sobre la mesa en París y es urgente que los imanes y líderes musulmanes valientes, que rechazan la inmovilidad y la resignación ante esta calamidad, asuman posiciones claras y republicanas y, sobre todo, se unan para hacer frente a sus diferencias y hablen con una sola voz, para que el miedo que los anima en estos tiempos difíciles no invada toda nuestra sociedad y profundice aún más la brecha entre los musulmanes franceses y el conjunto de la comunidad nacional.

Para ser escuchados, debemos hablar con una sola voz.

La respuesta de algunos imanes al debate mundial sobre la esencia y el proyecto del Islam no es en absoluto coherente. Es evidente que el Sagrado Corán y el Profeta (SWS) son íconos sagrados para todos los musulmanes del mundo. La pregunta que se plantea el mundo entero es simple: ¿Quién tiene derecho a asumir la representación y expresarse en nombre de la religión musulmana y del Profeta? ¿La corriente salafí, de la Hermandad, la yihadista, wahabí, chiíta, sunita, sufí o musulmana laica? ¿Qué Islam quieren practicar y vivir los musulmanes franceses en Francia? ¿El Islam salafí, de la hermandad, sufí, republicano, revolucionario o wahabí? Estas preguntas son absolutamente fundamentales y legítimas. La clara elección de un Islam humano y republicano que luche contra todo "Islam" extremista resolverá de manera definitiva la peligrosa problemática del Islam en Francia.

Si no somos capaces de dar una respuesta clara a este gran debate, la solución nos será impuesta con violencia desde el exterior, con consecuencias graves, dramáticas e irreversibles. Ha llegado el momento de que las autoridades públicas y nuestros representantes oficiales asuman este tema explosivo.

Nimes, 30 de octubre de 2020

Hocine Drouiche

Imán de Nimes

Vicepresidente de la conferencia de imanes de Francia.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
El asesino de Niza es un tunecino que desembarcó en Italia hace un mes
30/10/2020 11:46
Papa: cerca de las víctimas del 'salvaje atentado' de Niza
29/10/2020 16:42
Niza: una mujer degollada y dos muertos más en la basílica de Nuestra Señora de la Asunción
29/10/2020 11:51
Viena, tres días de luto nacional por el ataque terrorista reivindicado por el Estado Islámico
04/11/2020 11:34
Atentado en Viena: el terrorista muerto era un simpatizante del Estado Islámico
03/11/2020 10:44


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”