01/10/2016, 13.27
IRAN
Enviar a un amigo

Irán, líderes religiosos, intelectuales y activistas contra los productos genéticamente modificados: son peligrosos

En la República islámica se lleva adelante una protesta contra la difusión de los productos genéticamente modificados. Una campaña que tutela la salud de los ciudadanos; una “guerra” comercial contra –Israel y los EEUU- los autores de los OGM “al estilo colonial”. El año pasado, Teherán importó productos por un valor de 5,5 millardos de dólares. 

Teherán (AsiaNews/Agencias) - In Irán se lleva adelante una protesta contra la difusión en los mercados –y en la mesa hogareña- de los organismos genéticamente modificados en los ingredientes de los productos alimenticios. Una campaña que involucra no sólo a los líderes religiosos –que recientemente han promulgado una fatwa al respecto- sino también a intelectuales ambientalistas y personalidades de primera línea de la cultura y de la sociedad. Una lucha que abarca no sólo la alimentación y los peligros para la salud, que también están presentes, sino que se extiende además a una “guerra comercial” con Israel, uno de los enemigos históricos de Irán, que figura entre los principales autores y desarrolladores de los productos OMG.

De acuerdo a lo referido por Ali Nourani, que encabeza la Iranian Organic Association, el año pasado, el país importó productos genéticamente modificados por un valor global de 5,5 millardos de dólares. Se trata de productos que ponen en riesgo la salud de los consumidores.

El experto afirma que una eventual decisión de Irán de volcarse a los productos OGM no tiene sentido desde el punto de vista económico. “La sociedad iraní –subraya- no padece hambre” y no tiene necesidad de “orientarse a productos genéticamente modificados, que equivale a jugar con la salud de las personas”.

En la República islámica se registra una oposición cada vez más rotunda y vivaz al uso de ingredientes OGM en el contexto de la producción de alimentos. Entre las voces críticas figura la de los líderes religiosos, que han emitido más de una fatwa (edicto) contra la comercialización, el uso y la venta de cultivos “genéticamente modificados”.

En esta batalla, a la vanguardia se encuentra el gran ayatolá Mohammad Alavi-Gorgani, preocupado por la salud y la seguridad de las mesas de sus conciudadanos, que sufrirían los efectos nefastos de los alimentos OGM. Para el líder chií, el problema no es la investigación en el sector, sino más bien “la comercialización” de productos cuya seguridad “no ha sido hasta ahora examinada bajo una mirada científica”.

Además de la salud de los iraníes, para el ayatolá, tras la campaña a favor de los productos genéticamente modificados está Israel, el gran enemigo de la región.  Y Mohammad Alavi-Gorgani  concluye: “Pueda Dios ayudar a nuestros queridos funcionarios a comprender que este es uno de los estilos coloniales” adoptados por Israel (y los Estados Unidos) para dominar el mundo.

Junto a los líderes religiosos, también hay intelectuales y organismos de prensa que se encuentran alineados contra la difusión de los productos OGM. En los últimos días, la agencia Tasnim publicó una carta firmada por profesores universitarios, intelectuales, investigadores y activistas, que va dirigida a los miembros del Parlamento, además de a los ministerios de Agricultura y Salud. Al organismo legislador, el movimiento le reclama una norma que prohíba el comercio de productos así como la importación de alimentos genéticamente modificados. Hace tiempo que en la cadena alimentaria iraní –denuncian-  “han ingresado estos productos, sin que los consumidores estén al tanto de ello”. Hay “información fehaciente”, agrega la carta, en base a la cual puede afirmarse que “no habrían sido efectuadas pruebas eficaces para evaluar los riesgos vinculados al consumo de estos productos”.

En Irán ya ha surgido un movimiento que presiona por la producción del arroz, el trigo, el algodón, las patatas y las remolachas genéticamente modificadas. Y la ley no prevé que las etiquetas deban informar la presencia de productos OGM de un modo específico.  Un grave daño para la salud de los consumidores, concluyen los firmantes del documento, que recuerdan el aumento en los casos de cáncer y de otras enfermedades, que podría estar ligado, precisamente, a estos productos particulares.

Por último, las diferencias culturales entre Irán y los Estados Unidos en lo que hace al tema de alimentación ya eran visibles en la Expo 2015 de Milán, donde los pabellones de los dos grandes enemigos estaban ubicados precisamente el uno frente al otro.  En el espacio colmado de rayas y estrellas, que fue rebautizado “Food 2.0” se exaltaba a los OGM como “buenos”, como la panacea para mitigar el hambre del mundo. Para la República islámica, en cambio, el espacio era un sembrado de plantas tradicionales y vegetales típicos de la región, entre ellos granadas, dátiles y naranjas, aloe, especias, azafrán y pistachos. 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Colombo: el 20 de julio se elige nuevo presidente
12/07/2022 15:12
Kabul: murieron casi 14.000 bebés por falta de alimentos desde principio de año
31/03/2022 13:01
Encuentro Xi-Trump: la promesa de un mayor diálogo y una visita a China
08/04/2017 12:26
Tokio, cada año se descartan 6 millones de toneladas de comida
18/05/2019 14:34
Rangún, casi 900.000 desplazados internos desde que estalló la guerra civil
26/03/2022 13:22


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”