17/01/2022, 10.23
RUSIA-UCRANIA
Enviar a un amigo

Los judíos rusos y ucranianos, esperanza para Europa

de Vladimir Rozanskij

Rusia ocupa el séptimo lugar mundial por el número de ciudadanos judíos; Ucrania, el duodécimo. El Gran Rabino de Rusia ensalza el papel de las religiones en la sociedad rusa. Los judíos rusos, ucranianos y polacos quieren ser protagonistas de una nueva Europa de paz.

Moscú (AsiaNews) - Según una reciente investigación publicada por el sitio web Ria.ru, Rusia es el séptimo país del mundo en cuanto al número de ciudadanos judíos. Jafi, la Agencia Judía para Israel comunica que los judíos de todo el mundo suman más de 25 millones, de los cuales 150.000 están en Rusia. Sin embargo, en el siglo pasado, la población de etnia judía era mucho mayor en suelo ruso. La revolución de 1917 y varias olas antisemitas durante el periodo soviético redujeron mucho la comunidad, a la que Stalin también había asignado una región de estatus especial que aún existe, la de Birobidzhan, en el Extremo Oriente siberiano.

Después del Estado de Israel, donde viven algo menos de 7 millones, los judíos constituyen una comunidad importante en Estados Unidos (6 millones), y suman 446.000 en Francia, 393.000 en Canadá, 292.000 en el Reino Unido y 175.000 en Argentina. En el puesto 12 de la lista se encuentra Ucrania, con 43.000 judíos. En total, 15 millones de personas se consideran judías a todos los efectos, a partir de su identidad religiosa, pero la cifra aumenta si consideramos a todos los que tienen derecho a obtener la ciudadanía judía según la "ley del retorno", norma constitutiva del Estado israelí.

La población judía también registra un crecimiento demográfico: en el último año, ha aumentado en más de 100.000 personas. El rabino jefe de Rusia, Berl Lazar de Milán (ver foto), en un congreso celebrado el año pasado por rabinos de todos los antiguos países soviéticos en Almaty, Kazajistán (la ciudad de los recientes enfrentamientos callejeros) dijo que la tarea de los líderes espirituales de estas naciones es aumentar los miembros de la comunidad judía en al menos un millón de personas en los próximos cinco años.

En una entrevista con Ria Novosti, Lazar también dijo que la situación del antisemitismo en los  países que fueron soviéticos es mejor que en los países europeos. "Kazajistán es un país en el que el antisemitismo es prácticamente inexistente", comentó, "un lugar de gran tolerancia y convivencia entre representantes de diferentes culturas", señalando que todos debieran tomarlo como ejemplo.

De visita en la ciudad rusa de Samara, el Gran Rabino participó en la ceremonia de finalización de las obras de restauración de la Sinagoga Coral local. El templo fue construido a principios del siglo XX y posteriormente fue destruido por los soviéticos. Agradeciendo a las autoridades locales, el líder religioso ensalzó el papel de las religiones en la Rusia actual, ya que "desempeñan un papel muy importante en la salvaguarda de valores morales que a menudo son despreciados en el resto del mundo".

Otro importante rabino que trabaja entre Rusia y Ucrania, Shmuel Kaminetskij, cree que "en realidad hay más de un millón de judíos en estos dos países", pero es difícil que se les reconozca como tales, porque muchos “no observan nuestras tradiciones; sólo el Altísimo puede declarar judía a una persona". Recogió las firmas de más de 120 comunidades judías de Ucrania y las envió a la Verkhovnaja Rada, el Parlamento de Kiev, para que apoyara el proyecto elaborado por varios historiadores ucranianos. La iniciativa consiste en crear un gran complejo conmemorativo en Babyj Yar, el lugar de la terrible tragedia en la que entre 1941 y 1943 los nazis exterminaron a unas 200.000 personas -en su mayoría judíos-y  abrieron una fábrica de jabón, que se obtenía con los cuerpos de las víctimas.

En Ucrania, muchos ciudadanos que no tenían raíces judías se han vuelto judíos, como forma de protesta contra todas las dictaduras políticas y religiosas del pasado y del presente. En los años de la Unión Soviética, e incluso tras el fin del régimen totalitario, éste fue un resquicio utilizado para escapar a Israel, donde la diáspora ruso-ucraniana está muy extendida.

Actualmente, la política ucraniana reconoce ampliamente los sacrificios que padecieron los judíos, así como a los ucranianos que ayudaron a los judíos a salvarse en la época de la Segunda Guerra Mundial, para los que se estableció en 2021 un día especial de recuerdo, el 14 de mayo. Muchos intelectuales y activistas de Ucrania se autodenominan hoy "judíos ucranianos" para concienciar no sólo a la sociedad local, sino a toda Europa. Los judíos rusos, ucranianos y polacos, que en gran parte fueron los fundadores del Estado de Israel en el siglo pasado, quieren ser hoy protagonistas de una nueva Europa de paz, a pesar de los nuevos conflictos y escenarios bélicos que amenazan al continente.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Corte suprema de Moscú: Los Testigos de Jehová están fuera de la ley
21/04/2017 12:09
Kazajistán, a un mes de las protestas
04/02/2022 11:39
Los kazajos se sublevan por el gas. Llegan las tropas rusas
06/01/2022 11:09
Astaná, protestas por el cambio de nombre de la capital: 20 personas arrestadas
22/03/2019
Moscú prohíbe los libros de historia ‘equivocados’
17/07/2021 12:30


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”