24/01/2022, 11.00
RUSIA-KAZAJISTÁN
Enviar a un amigo

Moscú, Nursultán y las criptomonedas

de Vladimir Rozanskij

Los rusos quieren prohibir las transacciones con monedas digitales, pues son difíciles de rastrear para las autoridades. Las organizaciones criminales -y también las humanitarias- las utilizan para eludir los controles del Kremlin. En Kazajistán, el tráfico de criptomonedas fue un factor de peso en los recientes disturbios.

Moscú (AsiaNews) – El Banco Central de Rusia propone prohibir cualquier tipo de operación con criptomonedas, para no difundir su uso en el país. Según fuentes de Bloomberg, la presidenta del Banco, Elvira Nabiullina, tomó la iniciativa presionada por el FSB, el servicio de seguridad nacional, especialmente tras los recientes acontecimientos en Kazajistán, considerado un país muy peligroso desde el punto de vista financiero.

Las criptomonedas están muy extendidas a nivel mundial. Difieren en volatilidad, popularidad y, sobre todo, en su nivel de privacidad. A menudo, las transferencias en criptomonedas son imposibles de rastrear, incluso para los servicios especiales de los distintos Estados. Al referirse al tema, el analista financiero Vladimir Levčenko comenta en Currentime.tv que "es bien sabido que las criptomonedas se utilizan principalmente para el comercio de armas, drogas y otros fines relacionados con el crimen organizado. Pero también se recurre a ellas en muchos otros casos: hay gente que las utiliza para proteger sus ahorros, como una herramienta de inversión, y esto no representa un delito en absoluto".

Hace siete años, la criptomoneda más popular, el bitcoin, costaba alrededor de 250 dólares por unidad, ahora roza los 40.000, con picos cercanos a los 70.000 dólares; el 11%  de esta criptomoneda se genera en Rusia. Sin embargo, no está claro quiénes son los operadores de este nuevo tipo de mercado financiero. Cuando las autoridades declararon el verano pasado que el Fondo Anticorrupción Navalny era una "organización extremista", su líder, Leonid Volkov, instó a todos los miembros a realizar las transferencias al Fondo utilizando criptomonedas, porque "no están sujeta al control de los bancos centrales y los gobiernos".

Tras su disolución en Rusia, el Fondo de Navalny sobrevive en el exterior y periódicamente publica los ingresos que recibe: hasta la fecha habría recaudado 666 bitcoins, pero es muy difícil traducir esta cifra en dólares, euros o rublos, si se desconocen las fechas de las transferencias y operaciones. Además, es imposible conocer la identidad de las personas que hacen aportes, algo que enloquece a los miembros del FSB. De hecho, este es el propósito del cripto-sistema, según Volkov: "Como el Estado presiona a quienes hacen transferencias de la manera tradicional, utilizando el sistema bancario, tenemos que aprender a utilizar un sistema más libre” y ello requiere “paciencia”.

En general, todas las organizaciones rusas que figuran en la lista negra de "agentes extranjeros" tratan de utilizar criptomonedas, aunque sea imposible cuantificarlas. Frecuentemente, el problema es que quienes operan con este sistema se someten a las reglas de quienes lo ofrecen, sin posibilidad de control no sólo por parte de las autoridades competentes, sino también de los propios inversores. Por otro lado, prohibir este tipo de operaciones es poco realista, a menos que se impida totalmente el acceso a Internet.

Las criptomonedas son necesarias tanto para el poder como para la oposición, pues permiten mover medios financieros a través de las fronteras aunque rijan sanciones internacionales. Después de que China prohibiera las criptomonedas el pasado otoño, Kazajistán pasó a ocupar el segundo lugar mundial en este campo, y para muchos este fue un factor no menor en las disputas que llevaron a los enfrentamientos callejeros en Almaty a principios de enero. Según una investigación de la Universidad de Cambridge, Kazajistán participa en el mercado de criptomonedas con una cuota del 18%, mientras que Estados Unidos lo lidera con el 35.4%.

En Kazajistán, las actividades de minería (“mining”, validación de las transacciones de criptodivisas) se ven favorecidas por el bajo coste de la energía. Es precisamente el primer factor que desató los enfrentamientos en las calles: la prevalencia de la lógica del mercado por encima de la vida de los ciudadanos y, el régimen tributario "amigable", en el cual todas las ventajas favorecen a la casta gobernante. De ahí las revueltas contra el "clan Nazarbayev" y el apoyo de Rusia al presidente Tokaev, en parte para defender sus propios intereses: la criptomoneda es un salvavidas contra la marginación en los mercados mundiales y los rusos no tienen intención de ofrecérselo a nadie. Ni en el ámbito doméstico ni en el extranjero, y ni siquiera a los "países hermanos".

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Amistad y rencores entre Moscú y Nursultán
11/11/2021 10:13
Putin y los kazajos coinciden en la ecología, pero se enfrentan por los tigres
07/10/2021 11:04
Nursultán, activistas salen a las calles por los derechos de los discapacitados
07/12/2021 10:08
Nursultán, se multiplican los conflictos interétnicos
24/11/2021 10:35
Universidades kazajas inaccesibles: los estudiantes están atrapados en Kabul
24/08/2021 10:12


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”