16/08/2020, 14.24
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: La ‘fe grande’ de la mujer cananea, una 'pagana'

“Llevar “la propia historia , marcada también por las heridas, a los pies del Señor pidiéndole que la sane, que le dé sentido. El recuerdo del Líbano y de Bielorrusia: “Hago un pedido al diálogo, al rechazo de la violencia y al respeto de la justicia y del derecho”. También durante estas vacaciones, recordar de “tantas familias que no tienen trabajo, que lo han perdido y no tiene qué comer”. 

 

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) – En el comentar el Evangelio de hoy (Mateo 15,21-28) delante de los peregrinos reunidos en la plaza de san Pedro para recitar el Ángelus, el Papa Francisco se detuvo sobre la exclamación de la cananea que le pide con insistencia que Él cure a su hija: «Mujer, grande es tu fe; que te suceda como deseas» (v. 28).

Francisco explicó:  ¿Cuál es la fe grande? La fe grande es aquella que lleva la propia historia, marcada también por las heridas, a los pies del Señor pidiéndole que la sane, que le dé sentido. 

Con una larga intervención hablando libremente, Francisco agregó “Cada uno de nosotros tiene su propia historia y no siempre es una historia limpia; tantas veces es una historia difícil, con tantos dolores, tantos problemas¿La escondo? ¡No! y tantos pecados. ¿Qué hago yo con mi historia? Debemos llevarla delante del Señor: “Señor, si Tú quieres, puedes curarme”.

“Esto es aquello que nos enseña esta mujer, esta brava madre: el coraje de llevar la propia historia de dolor delante de Dios, delante de Jesús, tocar la ternura de Dios, la ternura de Jesús. Hagamos nosotros la prueba de esta historia, de esta oración: cada uno piense en la propia historia. Siempre hay cosas feas en una historia siempre. Vayamos a lo de Jesú y digamosLe: “¡Señor, si Tú quieres, puedes curarme!”. Y nostros podremos hacer esto si tenemos siempre delante de nosotros el rostro de Jesús, si nosotros entendemos cómo es el corazón de Cristo, un corazón que tiene compasión, que lleva sobre sí nuestros dolores, que lleva sobre sí nuestros pecados, nuestros errores y nuestros fracasos”.

“Pero es un corazón que nos ama tal como somos, sin maquillaje: nos ama así”.  “¡Señor, si Tú quieres, puedes curarme!”. Y es por esto que es necesario entender a Jesús, tener familiaridad con Jesús "Y siempre vuelvo al consejo que les doy: lleven siempre un pequeño Evangelio de bolsillo y lean un pasaje cada día. Y allí encontrarán a Jesús tal como es, tal como se presenta; encontrarán a Jesús que nos ama, que nos ama tanto".

Recordamos la oración: “¡Señor, si Tú quieres, puedes curarme!”. Hermosa oración. Que el Señor no ayude, a todos nosotros, a rezar esta bella oración que nos enseña una mujer pagana: no cristiana, no hebrea, sino pagana”. 

La Virgen María interceda con su oración, para que crezca en cada bautizado la alegría de la fe y el deseo de comunicarla con el testimonio de una vida coherente, que nos de el coraje de acercarnos a Jesús y decirLe:  “¡Señor, si Tú quieres, puedes curarme!”.

Después de la adoración del Ángelus, Francisco recordó la dramática situación del Líbano, pero se detuvo en particular en aquella de Bielorrusia, donde continúan realizándose manifestaciones que rechazan el resultado de las elecciones que dio la victoria a Alexandr Lukashenko para un sexto mandato. En los días pasados hubo enfrentamientos, arrestos y la muerte de algunos manifestantes. A la oposición que lo acusa de fraude, Alexandr Lukashenko responde con la acusación que las manifestaciones están organizadas por potencias extranjeras.

“Sigo-dijo Francisco-con atención la situación post-electoral en este país y “Hago un pedido al diálogo, al rechazo de la violencia y al respeto de la justicia y del derecho”. Confío a todos los bielorrusos a la protección de la Virgen, reina de la paz”.

Un último pensamiento, el Papa lo dedicó a quienes están de vacaciones. “Estos días-dijo- son días de vacaciones. puedan ser un tiempo para restaurar el cuerpo, pero también el espíritu, a través de momentos dedicados a la oración, al silencio y al contacto distensivo con la belleza de la naturaleza, don de Dios. Esto no nos haga olvidar los problemas que hay por el Covid-19: tantas familias  que no tienen trabajo, que lo han perdido y no tienen para comer. Nuestras pausas estivales sean también acompañadas por la caridad y por la cercanía a estas familias

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
El Papa se encuentra con los rabinos de Europa, de América y de Israel: No a la guerra de religiones
31/08/2017 14:59
Papa: Dios “ablande un poco el corazón” de quien condena todo aquello que está “fuera de la Ley”
02/05/2017 13:54
Papa: que el Líbano vuelva a ser un mensaje universal de paz y fraternidad
01/07/2021 20:32
Papa: En nuestros corazones el dolor por los actos terroristas en Burkina Faso, en España y en Finlandia
20/08/2017 12:40


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”