05/10/2022, 14.43
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: el examen de conciencia nos enseña las ‘contraseñas’ de la vida espiritual

Durante la audiencia general, y continuando con su catequesis sobre el discernimiento, el pontífice invitó a los fieles a redescubrir esta práctica cotidiana transmitida por la tradición cristiana. En la fiesta de Santa Faustina Kowalska, el llamamiento a buscar la salvación en la misericordia, incluso ante el drama de la guerra en Ucrania. El ejemplo de San Francisco: su consagración a Dios, el servicio a los hombres y la fraternidad con las criaturas.

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) - Conocerse verdaderamente a sí mismo es un paso indispensable para aceptar la voluntad de Dios en nuestra vida. Lo dijo hoy el Papa Francisco dirigiéndose a los peregrinos presentes en la Plaza de San Pedro para la Audiencia General semanal.

Continuando con la catequesis sobre el tema del discernimiento, explicó cómo esta dimensión de la vida cristiana, junto con la oración, requiere "el conocimiento de sí mismo, implica nuestras facultades humanas: memoria, intelecto, voluntad, afectos. A menudo no sabemos discernir porque no nos conocemos lo suficientemente bien a nosotros mismos, y por eso no sabemos lo que realmente queremos". "En la raíz de las dudas espirituales y de las crisis vocacionales -continuó Francisco- suele haber un diálogo insuficiente entre la vida religiosa y nuestra dimensión humana, cognitiva y afectiva. El olvido de la presencia de Dios en nuestras vidas va de la mano de la ignorancia sobre nosotros mismos'.

Conocerse a sí mismo no es difícil, pero requiere "un paciente trabajo de excavación interior". "Requiere la capacidad de parar, de 'desconectar el piloto automático', de tomar conciencia de la forma en que hacemos las cosas, de los sentimientos que nos habitan, de los pensamientos recurrentes que nos condicionan -muchas veces sin que nos demos cuenta. También requiere que distingamos entre emociones y facultades espirituales. No es lo mismo 'siento' que 'estoy convencido'; ‘siento ganas de’ no es lo mismo que  'quiero'".

Y para describir este trabajo de excavación interior, el pontífice utilizó la imagen de una experiencia común para quienes deben acceder a datos personales o preciosos en una computadora: "La vida espiritual -dijo- también tiene sus ‘contraseñas’: hay palabras que tocan el corazón porque se refieren a lo que más nos sensibiliza. El tentador, es decir, el diablo, conoce bien estas palabras clave, y es importante que nosotros también las conozcamos, para no encontrarnos donde no queremos". Saber reconocer estas contraseñas es, de hecho, la manera de "protegernos de quienes se presentan con palabras persuasivas para manipularnos, pero también de reconocer lo que es realmente importante para nosotros, y poder distinguirlo de las modas del momento o de los eslóganes llamativos y superficiales".

En este sentido, Francisco señaló la práctica del examen de conciencia al final de cada día, una gran ayuda que la tradición cristiana siempre ha recomendado: "revisar con calma lo que sucede en nuestra jornada -explicó el Papa-, aprender a notar en nuestras valoraciones y elecciones a qué damos más importancia, qué buscamos y por qué, y qué hemos encontrado al final". Sobre todo, aprender a reconocer lo que sacia mi corazón. Porque sólo el Señor puede darnos la confirmación de lo que valemos. Nos lo dice cada día desde la cruz: ha muerto por nosotros, para mostrarnos lo valiosos que somos a sus ojos. No hay obstáculo ni error que pueda impedir su tierno abrazo".

Durante los saludos a los grupos presentes en la Plaza de San Pedro, el Papa se refirió a la fiesta de hoy, Santa Faustina Kowalska, que devino una oportunidad para volver una vez más al drama de la guerra en Ucrania. "A través de ella -recordó Francisco dirigiéndose a los polacos, compatriotas de Kowalska-, Dios pidió al mundo que buscara la salvación en su misericordia. Recordémoslo especialmente hoy, pensando sobre todo en la guerra de Ucrania. Como dije el domingo pasado en el Ángelus, confiemos en la misericordia de Dios, que puede cambiar los corazones, y en la intercesión maternal de la Reina de la Paz".

Por último, el Papa se dirigió a los peregrinos italianos y les recordó la fiesta de San Francisco de Asís, celebrada ayer: "Invito a todos a imitarlo: que su ejemplo de consagración a Dios, servicio a los hombres y fraternidad con las criaturas, guíe vuestro camino".

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: El hombre nos es dueño del tiempo, que pertenece a Dios
26/11/2013
Papa: el diablo se vale de las cosas que más queremos, aprendamos a leer la vida
30/11/2022 14:58
Releer la propia vida para descubrir los pequeños milagros de Dios
19/10/2022 14:22
Papa: “vigilancia y discernimiento”, porque “el Maligno está escondido” y “siempre trata de engañar”
09/10/2015
Papa: la oración es el primer paso del discernimiento
28/09/2022 13:55


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”