18/05/2022, 13.32
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: también la protesta es una forma de rezar

Hablando durante la audiencia general en la Plaza de San Pedro de la figura de Job, el Pontífice invitó a tener cuidado con "esa religiosidad que lo explica todo, pero el corazón permanece frío". Y a los religiosos de los institutos inspirados por Charles de Foucauld les confió: "Su espiritualidad me ha ayudado mucho a superar las crisis y a encontrar una forma más sencilla de vida cristiana".

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) - Ante las graves dificultades de la vida, es importante dirigir el propio grito a Dios, porque Él estará dispuesto a escuchar. Así lo ha dicho el Papa Francisco esta mañana durante la audiencia de los miércoles en la Plaza de San Pedro. Para su décima catequesis sobre la vejez, el pontífice centró su reflexión en el tema: "Job. La prueba de la fe, la bendición de la espera". Job es un "testigo de la fe que no acepta una caricatura de Dios, sino que grita su protesta ante el mal, hasta que Dios responde y revela su rostro". El Papa invitó a "captar la fuerza del grito de Job", a "superar la tentación del moralismo ante la exasperación y el abatimiento por el dolor de haberlo perdido todo".

Job, tras haber perdido la riqueza, la familia y la salud, se encuentra en diálogo con sus amigos. Allí Dios toma la palabra y reprende a los amigos de Job "que presumían de saber de Dios y de la pena, y habían terminado por juzgar a Job con sus esquemas preconstituidos". "¡Dios nos preserve de este pietismo hipócrita y presuntuoso! - dijo el Papa - Dios nos preserve de esa religiosidad moralista que nos da cierta presunción y nos lleva al fariseísmo y a la hipocresía". De hecho, la ira del Señor se enciende contra sus amigos, mientras que Job es alabado porque, aunque estaba enojado contra Dios, se negó a aceptar que Dios era un "Perseguidor". Ese es el punto de inflexión de la conversión de fe de Job. Es la simple fe en la resurrección de Dios la que cambia la visión.

"Algunas personas se ven abrumadas por una suma de males que parece verdaderamente excesiva e injusta", dijo el Santo Padre. Nos ha impresionado su grito, pero también nos ha admirado a menudo la firmeza de su fe y su amor en su silencio". El Papa se refería a los padres de niños con discapacidades graves, a los que viven con una enfermedad permanente o a los que tienen dificultades económicas. "En ciertas coyunturas de la historia, estos montones de cargas parecen darse como una cita colectiva", continuó, "es lo que ocurrió en los últimos años con la pandemia del Covid-19 y lo que está ocurriendo ahora con la guerra en Ucrania". La actitud del cristiano no puede ser la de bendecir todas estas situaciones como "respuesta justificada a los pecados de las víctimas, que se lo han merecido". Existe una especie de derecho de la víctima a protestar contra el misterio del mal, explicó el Papa: "A veces me encuentro con personas que se acercan a mí y me dicen: ‘padre, yo he protestado en contra de Dios porque tengo este problema’. ¿Sabes querido que la protesta es una forma de oración cuando se hace así?".

Al igual que los niños protestan contra sus padres, para llamar la atención de éstos y pedirles que se ocupen de ellos, también quien quiera protestar contra Dios por un dolor que tiene en su corazón, debe saber que Dios le escucha: "Dios es Padre -dijo el Santo Padre-, Dios no se asusta por nuestra oración de protesta, ¡no! Dios lo entiende. Pero sé libre, sé libre en tu oración, no aprisiones tu oración en esquemas preconcebidos". Incluso a Job Dios le permite el estallido de la protesta y le escucha, mientras que no aprueba a sus amigos, que tienen "esa religiosidad que lo explica todo, pero el corazón permanece frío".

La profesión de fe de Job se completa finalmente con la experiencia que le hace decir: "Te conocía sólo de oídas, pero ahora mis ojos te han visto" (42,5). "Este testimonio es particularmente creíble si la vejez se asume -explicó el Papa- en su progresiva fragilidad y pérdida. Los viejos han visto tanto en la vida". El ejemplo para seguir es, pues, el de los ancianos que consiguen convertir el resentimiento por la pérdida en tenacidad por la espera de la promesa de Dios y que, a pesar de sus muchos sufrimientos, tienen paz en su corazón. "Tienen la paz del encuentro con Dios -concluyó el Santo Padre-, hasta el punto de poder decir 'te conocía de oídas, pero ahora mis ojos te han visto'. Estos ancianos se parecen a esa paz del hijo de Dios en la cruz que se entrega al Padre".

Antes de la audiencia general, el Papa Francisco se había reunido con los miembros de la Asociación Espiritual Familia de Carlos de Foucauld que habían acudido a Roma para la canonización de esta gran figura el domingo. A ellos, el pontífice les confió: "Su espiritualidad me hizo mucho bien cuando estudiaba teología, una época de maduración y también de crisis. Me llegó a través del padre Paoli y de los libros de Voillaume, que leo constantemente. Me ayudó mucho a superar las crisis y a encontrar una forma de vida cristiana más sencilla, menos pelagiana, más cercana al Señor. Doy gracias al Santo y doy testimonio de ello, porque me ha hecho mucho bien".

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Centenares de parientes de las víctimas del 11/9 inician acciones legales contra Riad
22/03/2017 13:04
Corte suprema de Moscú: Los Testigos de Jehová están fuera de la ley
21/04/2017 12:09
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
Mons. Barwa: La herencia de los mártires de Orissa
29/08/2020 11:22


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”