09/04/2015, 00.00
CHINA-SURESTE ASIÁTICO
Enviar a un amigo

Propaganda y actos de fuerza: la estrategia de Beijing en el Mar de China meridional

de David Millar
Algunas imágenes de satélite publicadas hoy muestran que China reclama tierras dentro de la Zona Económica de Filipinas del Mar de China meridional. Con la ayuda de dragas y gracias a la construcción de presas, los chinos están realizando trabajos sobre algunos arrecifes de tierra sumergida, creando islotes artificiales. Además de la antigua demanda de Mischief Reefs (ocupado por los chinos en el '95 y los conflictos también con Taiwán, Vietnam y Filipinas), China ocupa ilegalmente otros seis arrecifes en el archipiélago de las Spratly. El trabajo de China en los arrecifes de coral se inició en febrero. Las imágenes de satélite muestran que las tiras de tierra artificial hospedaran puertos, estaciones de servicio navales y pistas de aterrizaje de aeronaves. Japón teme el rearme de China en el área.

Pekín (AsiaNews) – Al frente estos actos de intimidación, la propaganda de Beijing continúa predicando soluciones pacíficas y los tratados bilaterales para resolver los conflictos. Aquí está el primer informe de un estudio realizado por la Bush School of Government and Public Service, que ha tenido por objeto las políticas y estrategias de propaganda utilizados por China para justificar sus acciones, a menudo ocultando los hechos.

La semana pasada, China ha llegado a la sede de la edición 2015 del Boao Forum y también participó, junto con miembros de la ASEAN (Association of Southern Asian Nations), la 13ª Conferencia sobre "Aplicación de la Declaración de Conducta de las Partes en el Mar de China meridional". Ambos eventos han sido elogiados por la prensa china como los símbolos del compromiso de China con la región y como el comienzo de un orden económico y la seguridad pan-asiática, lo que garantiza la paz y garantías a China la importancia que se debe como "gran potencia" (Xinhua, 27 y 28 de marzo). El tema del Boao Forum de este año, "Hacia una comunidad del destino común", parece fotografiar perfectamente la visión de Beijing ha una Asia del siglo 21 estrechamente vinculado con el liderazgo económico y político de China (Tung Fang Jih Pao, 29 de Marzo). Sin embargo, la persistencia del conflicto en el Mar de China del Sur, que considera a la China protagonista, es una nota discordante en esta sinfonía de otra manera armoniosa. En los Estados Unidos muchas personas piensan que la participación de China es parte de una maniobra militar y político bien calibrado, un "creciente asertividad", diseñada para desviar la atención de los EE.UU. y de convencer a sus vecinos a aceptar el creciente poder de China (The Diplomat, 08 de enero). Sin embargo, en China la "narrativa" de la prensa oficial insiste en la descripción de cualquier conflicto con los Estados vecinos como causada por la interferencia de los EE.UU. - en particular el "reequilibrio de Asia", que alienta la confrontación directa en lugar de la negociación y revela planes secretos para evitar el ascenso de China (China Daily, 01 de abril). Esta narrativa sin duda puede ser utilizada para justificar cínicamente objetivos pragmáticos pero su prevalencia de resonancia en los medios de comunicación sugiere que realmente restringe la opinión y estimula la acción, lo que aumenta el riesgo de malentendidos y evaluaciones equivocadas de la crisis. Para proporcionar una mayor precisión a los elementos de "narrativas" que dan forma al discurso de este conflicto, un equipo de investigadores de la Bush School of Government and Public Service ha comenzado a examinar los específicos del lenguaje, metáforas y las imágenes utilizadas en China para describir estas disputas territoriales. Este es el primero de nuestros informes.



¿Qué es una "narrativa"?

Definimos "narrativa", una historia utilizada por individuos o grupos para explicar sus circunstancias y para justificar una estrategia o un curso de acción. La típica narrativa estratégica se refiere a la experiencia histórica compartida y establece una lógica causal que explica cómo hacer frente a retos similares. Una vez interiorizado, este guion cognitivo sirve como un "atajo" para entender el conflicto, y por lo tanto se convierte en un socio silencioso en la creación de la estrategia. Las narrativas se entrelazan a los pronunciamientos de política pública, pero a menudo se dejan implícito porque se consideran de "sentido común". La narrativa es también la clave de la identidad de grupo, y sobre todo la construcción de una alianza - especialmente en China, donde las decisiones importantes se toman tradicionalmente con el consentimiento de la élite (China Leadership Monitor, 2008 y 2014).

 El núcleo de la narrativa del Partido Comunista Chino (PCCh) - que sólo el Partido ha salvado a China de su "humillación nacional", y que sólo él puede conducir a su renovación - ha sobrevivido a las dificultades, pero aún requiere de una infusión periódica de apoyo para contrarrestar el aumento de la competencia. Esta infusión se lleva a cabo a través de la enseñanza de la historia, la propaganda, monumentos, recreaciones históricas y, sobre todo, un conflicto político-militar que revigorice el sentido de la conspiración y el peligro.

Los chinos no son usuarios ingenuos de estas historias, sin embargo, el PCCh ha demostrado que en áreas clave aún tiene el poder de cambiar la narrativa y de incitar a la población en contra de las ideas de proyectos "antipatriotas" que amenazan el partido [1].. Esto es particularmente cierto para los conflictos territoriales, donde - a diferencia de los problemas internos, como la corrupción, la contaminación y el costo de vida - la mayoría de los chinos aprenden las noticias (y opiniones) de los informes del gobierno en lugar de por la experiencia directa.

Para Identificar los elementos de la narrativa, nuestro equipo de investigación ha observado una variedad de fuentes, incluyendo la prensa oficial, los periódicos locales, los periódicos y los sitios del ejército, las mesas de discusión, las revistas, conferencias, social programas de medios y televisión. También se buscó indicios negativos de la censura, utilizando los catálogos de las palabras clave en el Internet y las directrices del Departamento de propaganda. Desde aquí, nuestro equipo empezó a aislar a los patrones que indican una narrativa dominante y también sugieren alguna narrativa menor, pero en competencia con ella.

 

La metanarrativa china sobre el conflicto marítimo

La interpretación general de los conflictos marítimos chinos es que simbolizan las injusticias residuales del imperilismo occidental y japonés, y es también una prueba de fuego de la renovación de China. La soberanía legal de China en los territorios cedidos a los agresores extranjeros fue establecido por los acuerdos de la Segunda Guerra Mundial, pero los EE.UU., debido a la interferencia, la influencia de la Guerra Fría y la falta de habilidades Ejército Popular de Liberación (EPL) organizador del poder, el control territorial tuvo que ser pospuesta. Por lo tanto, el gobierno optó por un enfoque a largo plazo y "dejar de lado" el conflicto, mientras China era débil. Pero ahora, según el relato, China ya no es débil y por lo tanto el gobierno debe utilizar su diplomacia, su economía y su poder militar para reclamar lo que le pertenece a China en derecho.

Implícita en esta discusión están los otros países se reconocen la soberanía china sólo cuando se ven obligados a hacerlo, y que la diplomacia, las leyes, los tratados, los datos históricos y las relaciones internacionales son sólo herramientas para lograr el objetivo. En la memoria histórica de China, el derecho occidental y coaliciones internacionales han utilizado post-facto para legitimar lo que sería una agresión real. La consecuencia es que, como el respeto a la soberanía de China es un factor clave del poder nacional, China debe desarrollar habilidades y especialidades en el campo de batalla de la ley, la diplomacia y la formación de coaliciones para contrarrestar a los otros pretendientes. Sun Jianguo, subjefe del Estado Mayor General del EPL, dijo recientemente: "’Ningún choque ni conflicto’ no significa 'no lucha’... sin luchar los Estados Unidos aún no tendrían respeto con el núcleo de los intereses de China" (Oriental Outlook, 05 de marzo).

Cuando se trata de la aplicación del poder militar, la cuestión se vuelve más compleja. La narrativa oficial enfatiza continuamente el compromiso de China por las negociaciones pacíficas como una manera de resolver las disputas territoriales, mientras que al mismo tiempo justifica el desarrollo de la fuerza militar para defender los derechos legítimos de China. Las élites chinas han entendido desde hace tiempo que un conflicto militar pondría en peligro la estabilidad regional que se basa en el nuevo poder de China, pero sigue siendo permanente una narrativa preguntando si el gobierno tiene la obligación de utilizar este poder para servir a los intereses China. Por último, la naturaleza del conflicto - y, por extensión, la justificación para el uso de la fuerza - parece depender fundamentalmente de cómo la narrativa describe la relación de China con las otras partes involucradas.
 

La fuerza es el último recurso contra los "hermanos de sangre" en Taiwán

Entre las zonas de conflicto que hemos examinado, Taiwán parece ser el problema donde la narrativa es más univoca y donde la amenaza de un conflicto militar ahora parece más remota. Habiendo pasado con éxito la turbulencia creada bajo el mandato del ex presidente Chen Shui-bian (2000-2008), la narrativa china de "reunificación pacífica" se fortaleció gracias a relajaciones recientes que ocurrieron bajo el actual presidente Ma Ying-jeou. Sin embargo, según la interpretación del gobierno chino, Taiwan no es un conflicto territorial - porque esto presupondría la existencia de dos entidades soberanas - sino una cuestión de falta de unidad civil. En un discurso pronunciado en diciembre de 2008, el entonces presidente Hu Jintao señaló: "A pesar que la madre patria y Taiwán no se han reunido desde 1949, las circunstancias per se no denota un estado de partición del territorio y la soberanía de China. Más bien, es simplemente un estado de antagonismo político... "( Taiwan Affairs, 2008). Por lo tanto los rivales de Beijing se presentan como "fuerzas secesionistas" que tratan de destruir el status quo de la unidad en lugar de preservar la autonomía ya establecida. En cualquier caso, a veces la narrativa es de confrontación: el Libro Blanco publicado al respecto en febrero de 2000 menciona 35 veces la palabra "soberanía", y la frase "salvaguardar la soberanía nacional" aparece varias veces en los mensajes oficiales (Taiwan Affairs Office, 2000; United Daily News, 14 de marzo). A diferencia de los otros dos conflictos, la narrativa del gobierno enfatiza aquí la obligación personal y familiar del pueblo de Taiwan. "La gente de ambos lados del Estrecho de Taiwan comparten la misma sangre, el mismo idioma y las mismas raíces. Son una familia y no se pueden separar", escribió Miao Deyu, portavoz de la Embajada de China en el Reino Unido en una carta al Financial Times (Financial Times, 17 de octubre 2014). El pueblo de Taiwán se describe como "hermanos de sangre", y en la terminología y las metáforas, Taiwán se describe como un problema familiar. "La reunificación nacional que invocamos no sólo es una reunificación formal, sino sobre todo una conexión espiritual entre las dos partes", dijo el actual presidente, Xi Jinping, en una conferencia de 2014 (Xinhua 26 de septiembre de 2014). Por lo tanto, en su núcleo, la narrativa de "una China" quiere preservar la identidad de la familia que mantiene unida a la numerosa y multiétnica población china y quiere definir la "desunificación" como la mayor amenaza porque legitima la negativa de la identidad cultural de China. La auto-percepción de la gente de Taiwan se convierte en una señal crítica para establecer una lógica causal o menos uso de la fuerza militar. En la medida en que la "reunificación pacífica" se percibe como un medio para conducir al pueblo de Taiwan hacia una mayor solidaridad, la paciencia está garantizada y el conflicto militar se debe evitar a toda costa. Si la percepción es que la paciencia de Beijing da tiempo para la identidad de los taiwaneses "no chinos" para crecer, entonces la espera se convierte en un error estratégico y hay que considerar el uso de la fuerza.

 

Un tigre peligroso en el Mar de China Oriental

La disputa sobre el Mar Oriental de China se presenta como una larga lucha contra un viejo enemigo, un tigre que no ha cambiado - y tal vez no pueda hacerlo - su piel, y espera en las sombras para explotar cualquier signo de debilidad por parte de China.

Recordando a las injusticias de la conquista japonesa del territorio de China en el siglo 20, el relato sobre el conflicto del Mar Oriental de China se centra en la naturaleza de Japón, que se describe como un país que nunca se arrepiente, con nostalgia militarista, que podría alterar el equilibrio natural del poder asiático si se les permite. Después de haber declarado el Diaoyu "territorio inherente desde la antigüedad", las islas se han convertido en un símbolo de la lucha necesaria contra el rearme japonés (Defence News [81.cn] 13 de enero de 2015).

Por política interna, esto es también una prueba de valor en China: porque una vez habían estado mal preparados para responder a un ataque japonés, los líderes chinos no pueden parecer sumisos a la intimidación japonés. "Recordar la historia", "rearme" y "defender la patria" son temas que a menudo se hace referencia en las discusiones sobre el caso (The Diplomat 2 de agosto de 2013, China Daily, 26 de Marzo de 2004). Al mismo tiempo, existe la preocupación de no alienar a la gente de Japón. Si los japoneses toman un camino conciliador y reconocen el "gran poder" de China sea la magnitud y la gravedad de sus errores del pasado, hay espacio para las negociaciones. Si no, China debe estar preparada para luchar otra guerra, no para restablecer el control sobre algunas islas, sino para preservar la seguridad de la región y demostrar la inutilidad de tendencias militaristas japoneses.

 
La "conciencia marítima" en el Mar de China meridional

La narrativa que tiene que ver con el Mar de China meridional son muy diferentes. A diferencia de los otros dos conflictos, la gran cantidad de declaraciones de soberanía de China no se basa en ningún tipo de memoria o conciencia histórica generalizada, y esto es visto como un problema. Los comentaristas hacen hincapié en el hecho de que China, para convertirse en una "nación marítima", tiene que crear instituciones, mapas, la educación y las imágenes de equilibrar una peligrosa falta de "conciencia marítima" en el "suelo nacional azul" (Chinese State Oceanic Administration, 09 de junio 2014). Con el tiempo, estas pequeñas disputas parecen ser una prueba de fuego de la centralidad de China en la región, una forma de restaurar lentamente la dinámica de poder correcta entre la China  resurgente y las naciones más pequeñas en la periferia.

Todos los relatos ponen énfasis en el hecho de que China realmente quiere relaciones pacíficas y de beneficio mutuo en el sudeste de Asia, pero implícitamente se basa en una jerarquía que ve a China a la cabeza y de la voluntad del gobierno chino para usar una "dureza suficiente "cuando sea necesario. Si Estados Unidos sigue siendo parte de estos conflictos, el uso de la fuerza debe ser evitada, pero una combinación de la presión diplomática, militar y pública puede recordarles que esta estrategia está desgastada y que estos conflictos se encuentran fuera de su intereses nacionales esenciales. Puede amenazar demostraciones de fuerza para empujar los diálogos bilaterales con las condiciones de China, pero estas manifestaciones deben ser controladas para evitar dañar la imagen de China en la región.

 
Conclusiones

El crecimiento de China continúa cambiando el equilibrio de poder en la región Asia-Pacífico, y por lo tanto se convierte en cada vez más importante para entender cómo el comportamiento de los líderes chinos está influenciados por interpretaciones culturales del pasado. Requerirá mucha atención para evitar que la "narrativa" convertida en "clichés", y un profundo conocimiento del debate dentro de China podría traer un poco "más de profundidad en la visión del mundo de la política china y fortalecer las negociaciones con China y otros actores regional para evitar conflictos futuros.

 

(De: The Jamestown Foundation)

 

[1] China’s Propaganda System: Institutions, Processes, and Efficacy (2007); Anne-Marie Brady, Guiding Hand: The Role of the CCP Central Propaganda Department in the Current Era (2006); Wang Zheng, Never Forget National Humiliation: Historic Memory in Chinese Politics and Foreign Relations (2012); Lei Zhang, The Google-China Dispute: The Chinese National Narrative and Rhetorical Legitimation of the Chinese Communist Party (2013).
 

Ver Andrew Chubb, Exploring China’s “Maritime Consciousness”: Public Opinion on the South and East China Sea Disputes (2015).

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Coronavirus: Washington y Beijing arriesgan un conflicto armado
06/05/2020 15:59
Hanói ‘vende a muy bajo precio’ zonas económicas a Beijing
06/06/2018 18:51
Las presidenciales americanas, un “desafío imprescindible” para Asia del Este
26/09/2016 15:07
Líderes de la UE: miedo por ‘la diplomacia del coronavirus’ de Beijing
25/03/2020 17:23
Manila, nueva protesta contra las violaciones fronterizas de Beijing en aguas disputadas
03/10/2019 13:14


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”