29/01/2020, 12.13
VATICANO
Enviar a un amigo

​Papa: las Bienaventuranzas, el documento de identidad y el mapa de vida del cristiano

Francisco dio inicio a un ciclo de catequesis dedicado a las Bienaventuranzas, un mensaje “dirigido a toda la humanidad”. Dios, para entregarse a nosotros, a menudo elige caminos impensables, quizás el de nuestros límites, el de nuestras lagrimas y el de nuestras derrotas”. 

 

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) – Las Bienaventuranzas son “el camino que Jesús nos propone”, son “el documento de identidad” del cristiano, porque trazan el rostro de Jesús mismo, su estilo de vida”, por el cual “bienaventurado”, no es quien “se la pasa bien, sino una persona que está en gracia, que progresa en la gracia de Dios. Y que progresa en el camino de Dios”. Estuvo dedicado a las Bienaventuranzas el nuevo ciclo de catequesis para la audiencia general, iniciado hoy por Papa Francisco, que en su discurso de hoy “encuadró globalmente” las palabras de Jesús y “en las próximas catequesis comentaremos las Bienaventuranzas en singular, una por una”.  

Ante todo, el Papa subrayó “cómo sucede la proclamación de este mensaje”: Jesús habla desde una montaña, y su mensaje “va dirigido a los discípulos, pero en el horizonte están las multitudes, es decir, toda la humanidad. Es un mensaje para toda la humanidad”. 

“Jesús comienza a enseñar una nueva ley: ser pobres, ser mansos, ser misericordiosos.... Estos ‘nuevos mandamientos’ son mucho más que normas. En efecto, Jesús no impone nada, sino que revela el camino de la felicidad  – su camino – repitiendo ocho veces la palabra “bienaventurados”.

“Cada Bienaventuranza se compone de tres partes. Primero siempre está la palabra ‘bienaventurados’; luego viene la situación en la que se encuentran los bienaventurados: la pobreza de espíritu, la aflicción, el hambre y la sed de justicia, y así sucesivamente; por último, está el motivo de la felicidad, que es introducido por la conjunción “porque”. 

“Sería bello aprenderlas de memoria – agregó Francisco - para tener en la mente, en el corazón, estas normas que Jesús nos da. Prestemos atención a este hecho: el motivo de la bienaventuranza no es la situación actual, sino la nueva condición que los felices reciben de Dios como don: ‘porque de ellos es el reino de los cielos’, ‘porque serán consolados’, ‘porque heredarán la tierra’ , y así sucesivamente”.

“En el tercer elemento, que es precisamente el motivo de la felicidad, Jesús usa muchas veces un futuro pasivo: ‘serán consolados’, ‘recibirán la tierra en herencia’, ‘serán saciados’, ‘serán perdonados’, ‘serán llamados hijos de Dios’. ¿Pero que quiere decir la palabra ‘bienaventurado’? El término original en griego, makarios, no indica a alguien que tiene la barriga llena o se la pasa bien, sino que es una persona que está en una situación de gracia, que progresa en la gracia de Dios. Y que progresa en el camino de Dios”. 

“Dios, para entregarse a nosotros, muchas veces elige caminos impensable, quizás el de nuestros límites, el de nuestras lágrimas, el de nuestras derrotas. Es la alegría pascual de la que hablan los hermanos orientales, aquella que tiene los estigmas pero está viva, que ha atravesado la muerte y ha experimentado el poder de Dios. es el camino que conduce a la alegría. Hoy, nos hará mucho bien retomar el Evangelio de Mateo, Capítulo 5, versículos 1 a 11, y leer las Bienaventuranzas, para entender el camino que Jesús nos propone”. 

“Las Bienaventuranzas  – dijo luego, saludando a los fieles franceses - nos enseñan que Dios, para entregarse a nosotros, muchas veces elige caminos impensables, quizás el de nuestros límites, el de nuestras lágrimas, el de nuestras derrotas. Pidamos al Señor el Espíritu de las Bienaventuranzas, para poder experimentar el poder de Dios, manifestado en nuestros sufrimientos cotidianos”. Y en el saludo a los fieles árabes, agregó que las Bienaventuranzas, “son un mapa de vida: no piden de nosotros acciones sobrehumanas, sino imitar a Jesús en la vida de todos los días”. 

Por último, en el saludo a los polacos, Francisco recordó que “el domingo, en la Solemnidad de la Presentación del Señor, se celebra la Jornada de la Vida Consagrada. Recemos por las religiosas y religiosos que se dedican a Dios y a los hermanos en el servicio cotidiano, según el propio carisma, para que siempre sean fieles testigos del amor salvífico de Cristo. También pidamos por las nuevas vocaciones a la vida consagrada”. 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: Dios “ablande un poco el corazón” de quien condena todo aquello que está “fuera de la Ley”
02/05/2017 13:54
​Obispo de Bangalore: En Navidad compartamos la alegría de Dios con aquellos que nos hacen el mal
23/12/2015
Papa: El hombre nos es dueño del tiempo, que pertenece a Dios
26/11/2013
Papa: La humillación en sí no es bella, “sería masoquismo”, pero aquella sufrida y aceptada por Jesús te hace imitarlo
17/04/2015
El Papa en Mauricio: la misión de invitar a los jóvenes a hallar su felicidad en Jesús
09/09/2019 14:59